El pequeño conejo blanco. Cuentos de piedra.

27 may

Nos encantan las piedras. Siempre recogemos algunas en los paseos, entre otros muchos tesoros.

En la sierra de las Villuercas de Cáceres, cogimos estas piedras de pizarra que son preciosas por sus tonos, por lo planas que son y porque siempre apetece tocarlas. Precisamente por ser tan lisas y delgadas, rondaba la idea de hacer algo con ellas a raíz de una lectura… ! Y ya está !

 

Lo primero, pintar cada una de un color liso para marcar el fondo.

 

La historia elegida estaba clara: El pequeño conejo blanco.

Es una adaptación de un cuento tradicional portugués hecha por Xosé Ballesteros, con ilustraciones de Óscar Villán y editado por Kalandraka.

Esta historia no envejece nada. Está en la lista de libros leídos y contados cada año con técnicas diferentes porque el cuento es redondo: el conejo blanco encuentra su casa ocupada por una cabra abusona. Busca ayuda entre los animales para echar a la cabra de su casa y precisamente la hormiga, la más pequeña, es quien saca genio y coraje para dar una buena lección a la cabra cabruna.

Es el patrón de una historia tradicional siempre acertado. Los dibujos son buenísimos y el texto con los ingredientes perfectos: repeticiones de esquemas, algunas rimas, palabras graciosas, trote en las secuencias y final feliz.

 

 

 

Haremos los personajes en las piedras, sobre todo porque después de contar la historia los niños juegan con ellas para reconstruir las secuencias.

Van repitiendo las frases, el orden de los animales, el tono de cada voz… jugando construyen el problema y lo solucionan.

De este modo, la lista de habilidades que ejercen es enorme.

 

El pequeño conejo blanco, que fue a por coles para hacer un caldo y…

 

… cuando llegó a su casa, ! allí estaba la cabra cabresa! , dispuesta a saltar encima de su cabeza.

 

Pidió ayuda al buey para echar a la cabra caburra… pero el buey tenía miedo.

 

Pidió ayuda al perro para liberarse de la cabra cabreja…  pero también tenía miedo.

 

El gallo tampoco le ayudó a sacar de casa a la cabra cabrilla… ¿imagináis por qué?

 

Y se encontró con la hormiga, que no le tenía miedo a la cabra caprina. Le picó con fuerza en la barriga y la cabra escapó como un cohete:

-Yo soy la cabra cabresa

y a esta casa no vuelvo

porque… porque no me interesa.

 

Con las coles prepararon un sabroso caldo y se lo comieron.

 

Seguro que ya has leído el libro en alguna ocasión, pero si aún no lo has hecho, merece la pena porque está contado muy requetebién …y es una manera estupenda de aprender que las apariencias engañan y que de abusones en nuestras vidas… !nada de nada!.

Si te gusta cómo te quedan los personajes, los de este libro o los de otro especial para tí, puedes buscar una caja bonita, un papel de colores chulo, y prepara un regalo único y personal para alguien especial.

! Y además, te lo habrás pasado pipa !

About these ads

20 comentarios to “El pequeño conejo blanco. Cuentos de piedra.”

  1. Noe mayo 27, 2011 at 10:35 am #

    ¡Qué bonita idea! Yo le hice a mi niña cuando era más pequeña los personajes en papel del cuento del Pollito de Avellaneda. Voy a copiaros la idea y lo voy a hacer con el cuento de Los chivos chivones. Muchas gracias por compartirlo y además os ha quedado precioso.

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo mayo 27, 2011 at 11:55 am #

      Genial, Noe. Chivos chivones me encanta, y también forma parte de esa lista que nunca falla. Éste siempre lo representamos con una silla que hace de puente, por la que subimos y bajamos,y nos encanta el soniquete de cada chivo, y por supuesto, el ogro con las calaveras colgando del puente. Ánimo, y a pinar y leer ;)
      Besos
      Ana Nebreda

  2. Lola Azul mayo 27, 2011 at 6:31 pm #

    ¡¡Qué bonito!!. Me parece una idea muy buena y además ha quedado genial. :)

  3. Marta Malicia mayo 27, 2011 at 11:02 pm #

    Me parece una idea genial. Ahora que ya tenemos tiempo de largos paseos por el río con nuestros pequeños buscaremos el tamaño adecuado para crear “A que sabe la luna”. Tal vez la playa nos preste alguna concha o caracola. Intentaremos enseñaros nuestra interpretación.

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo mayo 28, 2011 at 5:51 pm #

      Ah!!! qué buena elección: te quedará estupendo y será divertido ir colocando una encima de otra, las piedras con los personajes .. No te olvides de una grande y redonda para la Luna ;)

  4. Nuria mayo 28, 2011 at 4:05 pm #

    Impresionante… precioso de veras.

  5. silvia mayo 28, 2011 at 11:22 pm #

    Precioso Ana, me ha encantado!! Como siempre, cuándo leo us entradas, me apetece probarlo con mis enanos … seguro que les encantaría!!! Iremos a la búsqueda de piedras varias !!! Gracias

  6. doloretes mayo 29, 2011 at 8:05 pm #

    Marta Malicia me ha quitado la idea, enseguida he pensa do en el álbum “A qué sabe la luna” es genial la idea. Me la apunto. Eres una fuente de inspiración. GRACIAS

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo mayo 29, 2011 at 8:32 pm #

      Hay historias redondas que siempre funcionan, contadas con mil técnicas distintas, a todos nos gustan. Gracias a tí, Dolores ;)
      Ana

  7. Ángeles Abelleira e Isabel Abelleira mayo 29, 2011 at 9:24 pm #

    Excelente idea Ana, como siempre gracias por compartir. Nos encantan estas propuestas en las que además de desarrollar la creatividad le estás mostrando a los niños/as como realizar cosas/regalos que no cuestan nada. Lo que decimos siempre, el valor de las pequeñas cosas. Gracias y un saludo desde Galicia

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo mayo 29, 2011 at 10:20 pm #

      Es verdad. Y lo que disfrutamos en el proceso de hacerlas!
      Un abrazo para vosotras, que no hay semana que no me hagáis pensar sobre muchos asuntos de miga en la escuela. Gracias por esas inquietudes y espíritu crítico.
      Ana

  8. Bajo el diente de león mayo 29, 2011 at 9:40 pm #

    ¡Absolutamente precioso! Muchas gracias por compartirlo.

    :**

  9. Bibliolibre mayo 30, 2011 at 7:17 am #

    ¡Qué imaginación más imaginativa, imaginera!
    Tienes el don de la creatividad, y que los dioses te lo conserven muchos años para que podamos seguir inspirándonos en tí.
    Te vamos a tener que bautizar de nuevo como bibliosorpresa
    Un besote
    Bibliolibre

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo mayo 30, 2011 at 9:03 am #

      Qué bien leer esto por las mañanitas :)
      Pero casi todo lo que hago, es porque le he visto hacer algo parecido a alguien, que me ha encendido las ganas y las ideas. De la nada, nada, no me sale casi nada. Y esto es lo bueno de compartir: que van salpicando las ideas de unos a otros, para hacer cosas interesantes.
      Como lo que nos pasa cuando te leemos a tí ;)
      Besos y gracias, Agustina.
      Ana

  10. Eleana junio 3, 2011 at 2:10 pm #

    Me fascinó!!!! Gracias por compartir tan original idea. Felicidades!!!. Me la copio para mi hijo y la voy a reseñar en mi blog en una próxima entrada. Un beso

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

%d personas les gusta esto: