Archivos por Etiqueta: escuela

Lecturas de cole

19 sep

Os traemos de nuevo una selección de lecturas en las que el cole es protagonista y que pueden formar parte del fondo de vuestra biblioteca escolar.

=

=

=

Un texto con mucha gracia que leí hace tiempo en el blog de Sarai Llamas, y que quiero traer aquí, ahora que en estos primeros días de cole casi todos quieren establecer los límites.

=

¿No te suenan todas estas situaciones? ;)

Y para que no haya confusiones, puedes descargar estas pegatinas tan chulas para pegar en libros y cuadernos.

=

=

Lo que tiene que aprender un ciempiés que quiera ser sabio como Pedrito

15 sep

Una buena lectura para comenzar el cole.

Con textos de Mercedes Carrión e ilustraciones de Francesca Chessa, OQO edita esta alegre historia para comenzar el curso con un buen bocado: Lo que tiene que aprender un ciempiés que quiera ser sabio como Pedrito.

Ir a la escuela por primera vez nos llena a todos de inquietud y es mejor comenzar desde el principio con buen pie, y si no… que se lo digan a un ciempiés!!

Hay que dormir bien la noche anterior, llegar puntual y tener un poco de orden.

En cuanto leas esta historia, descubrirás las muchas posibilidades que tiene para narrar, dramatizar, corear… porque hay ingredientes para hacer de ella una lectura en comunidad.

=

Hace tiempo, en una visita que hicimos a las escuelas de Évora en Portugal, dentro de las actividades del Comenius Bibliotecas sin fronteras/sem fronteiras, vimos una experiencia muy bonita que nos enseñaron las maestras con sus alumnos:

Sobre telas, habían pintado los personajes de una historia leída, y con la ayuda de las mamás y papás las cosieron para hacer con ellas pequeños cojines.

Me encantó.

Y ahí estaba esta idea al acecho, a la espera de una historia para apropiarse de ella.

El ciempiés Pedrito nos ha convencido.

Hemos utilizado todos estos materiales:

=

Mira cómo han quedado los pequeños cojines de los personajes de esta historia: la gata Maragata, la hormiga Rodriga, la araña Maraña y el ciempiés Pedrito.

! Da un gusto achucharlos !

Seguro que puedes hacer cojines con tus personajes favoritos y colocarlos en cualquier rincón.

=

Letras en los cordones.

17 jun

Letras en los cordones.

Cristina Falcón Maldonado. Il.: Marina Marcolin

Editorial Kalandraka

Qué bonito es cuando, desde la páginas de un libro surge la voz de un niño que te cuenta a través de su mirada su intenso mundo. Emociones, compañías y vivencias que acompasan al crecer y hacen conectar al lector con la infancia, donde detalles que en apariencia son sencillos, dejan una huella imborrable.

La voz es de una niña, la tercera entre siete hermanos todos seguiditos que viven con la abuela.

 Claro que para ella no hay nada como la presencia de su mamá que viene los fines de semana: todos duermen con ella para que no haya envidia de los besos, les cuenta historias de cuando era pequeña  y con ella, están seguros que nada malo les pasará.

Está descubriendo el mundo tan acompañada, que lo hace también a través de lo que viven sus hemanos, y en especial de Flor, que es la mayor.

Flor ya sabe leer, dice que las letras, que a mí me parecen unos dibujos muy difíciles de entender y de juntar, son contadoras de cosas y que cuando aprendes a leer es como si te contaran cuentos.

A Flor le encanta la escuela y quiere se maestra de mayor. Y aunque es la encargada de cuidar a sus hermanos, sueña mucho.

Yo creo que es por las letras, que a Flor las letras le han metido esas cosas en la cabeza.

Este libro, tan estéticamente delicioso, no guarda una historia para recrearse, sino muchas historias para pensar, removerte y hacer un poco mejor lo que nos rodea.

Lleno de afectos y de mucha humildad, nos adentra en una familia en donde la madre tiene que trabajar lejos de casa y los niños deben andar un camino largo para ir a la escuela y sin zapatos. No es una historia de otro tiempo, es una historia de hoy en muchos lugares del mundo.

Letras en los cordones surgió a raíz de la participación de Cristina Falcón en una campaña internacional organizada por varias ONG’s en favor del derecho de la infancia a la escolarización y la educación.

Sorprende el hecho de que el relato está contextualizado en un tiempo pasado pero, lamentablemente, todavía en las escuelas rurales y de montaña, en Latinoamérica, los niños caminan dos horas para llegar a la escuela y no tienen zapatos.

Y a veces suceden estas maravillosas coincidencias, en donde hay una buena historia y una buena ilustración.

Marina Marcolin llena de romanticismo las páginas, usando papeles viejos en tonos beis, cuadernos de escritura de pauta, letras de imprenta, lápiz y acuarelas abocetadas…

Ilustraciones que cargan de emoción cada línea escrita.

Pensaba que qué protagonistas son las letras en nuestras vidas desde pequeños. No siempre son fáciles y a veces se ponen bravas cuando se juntan, otras se quedan calladas… pero cuando se encienden, cuando se abren, el mundo se hace inmenso, y con ellas vas cambiando y creciendo.

Pero no todos los niños y niñas tienen acceso a la educación. Y casi siempre, la falta de zapatos va asociada a la falta de letras. Más de 75 millones de niños en el mundo no van a la escuela, de los cuales las niñas sufren aún más esta carencia.

Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2015, es velar porque todos los niños y niñas puedan terminar un curso completo de enseñanza primara. Este objetivo hará que el resto de los propuestos progresen. Si tienen acceso a una educación de calidad pueden ayudar a conducir a su país fuera de conflictos, de la pobreza y hacia la recuperación y crecimiento económico.

Si quieres saber más: UNICEF y Campaña Mundial por la Educación en España.

=

Con la lectura de este libro he sacado unas imprentillas de madera muy curiosas con letras mayúsculas y minúsculas, signos y dibujos.

  • Jugamos con ellas a estamparlas y nombrarlas, construir nuestros nombres, hacer palabras y colgarlas de cordones en el papel o que sigan un camino, colocarlas en el orden alfabético…

 

Y pensar en el modo de que las letras lleguen a todos los niños, junto a unos buenos zapatos.

! Al encerado !. Ignacio Elguero

12 dic

! Al encerado! de Ignacio Elguero y editado en Planeta, retrata la vida diaria en los colegios de los años sesenta, setenta y ochenta. Un recorrido por la memoria colectiva de distintas generaciones.

La vida en los colegios, en aquellos años en manos de distintas órdenes religiosas, comenzaba en parvulines o párvulos y finalizaba en Preu o en COU, según la época y el ciclo escolar. Años colegiales marcados por himnos escolares y uniformes, Hermanos y Hermanas, asignaturas hoy desaparecidas, recreos de juegos y cromos; disciplina, urbanidad, religión, castigos y medallas, ortografía, la llegada de las clases mixtas…

Un paseo por tres décadas muy distintas, y por la evolución y los cambios que se iban desarrollando en los colegios paralelamente a lo que sucedía en la sociedad. Un tiempo ido que perdura en la memoria de muchos españoles.

«Me producía una ansiedad terrible oír aquello de “Marisol ¡al encerado!” Y aunque me lo supiera todo perfectamente, se me olvidaba de golpe.»

Ignacio Elguero de Olavide  (Madrid, 1964), es escritor y periodista. En la actualidad es director del Radio Nacional de RNE, emisora a la que está vinculado desde hace catorce años. También dirige el espacio literario «La estación azul».

Tuvimos el placer de contar con él en las VII Jornadas sobre Bibliotecas Escolares de Extremadura celebradas en Cáceres el 30 de noviembre, en las que participó en una amena e intensa mesa redonda acompañado de Óscar López y moderada por Olga Ayuso.

Ha publicado los ensayos generacionales Los niños de los chiripitifláuticos: retrato generacional de los nacidos en los 60 y Los padres de Chencho: niños de posguerra, abuelos de hoy. Y también tiene publicados libros de poemas: Siempre (Hiperión, 2011), Materia (Premio Internacional de Poesía Claudio Rodríguez 2006), El dormitorio ajeno, Cromos y Los años como colores. Las antologías de poesía joven 33 de Radio 3, Periféricos. 15 poetas e Inéditos. 11 poetas.

Es Premio Ondas 2002, Premio Internacional Audiovisual Antonio Machado 2002, Premio Galicia de Comunicación 2007, Premio Bibliodiversidad 2007, Premio Aula de las Metáforas 2008, Mención especial Ondas 2010, Premio Nacional de fomento a la lectura 2011  entre otros reconocimientos, por sus distintos programas culturales.

  • Para seguirle o ponerse en contacto con él, sólo con entrar en su web.

Pinocho. Carlo Collodi y Roberto Innocenti.

18 sep

Cuando comienza el cole y pensamos en una historia de las de siempre, Pinocho aparece como protagonista.

Y si además te gusta tener a los clásicos en buenas ediciones, la editorial  Kalandraka ha mimado esta edición, que es todo un tesoro.

Carlo Collodi, italiano cuyo verdadero nombre era Carlo Lorenzini, publicó en 1881 por entregas para una revista de cuentos infantiles Las Aventuras de Pinocho, que es considerada hoy como una obra clásica de la literatura infantil.

Todos tenemos referencias de esta inolvidable historia y os animamos a leerla porque realmente es muy entretenida, divertida, conmovedora y con muchos mensajes que no han perdido interés para niños y mayores, a pesar de los más de 100 años que nos separan.

Esta edición se hace muy especial porque el ilustrador es Roberto Innocenti, uno de los grandes grandísimos, también italiano y ganador del premio Hans Christian Andersen en 2008.

Poder contar con los ojos y la mano de Innocenti en cualquier historia, es hacerla crecer aún más.

Sus ilustraciones están repletas de asombrosos detalles fruto de un serio trabajo de documentación histórica, de manera que podremos apreciar el ambiente, la cultura, objetos y personajes de la época en que se ideó la narración.

Roberto Innocenti nos permite disfrutar de las callejuelas y viejos edificios, de los atuendos y actividades de las personas, con la habilidad de colocarte como espectador desde diferentes ópticas: un picado, un contrapicado, un primer plano, una panorámica…

Había una vez…

“Un rey”, dirán enseguida mis pequeños lectores.

Pues no, niños; estáis equivocados. Había una vez un trozo de madera que no tenía ningún valor. Era sólo un trozo de leña, de los que echan en las estufas…

… Apareció en el taller de maese Antonio, conocido como maese Cereza, por su nariz colorada. Al desbastarla con su hacha, la madera habló: “No me pegues muy fuerte “.

Así comienza esta potente historia de un trozo de leña, que en manos de un carpintero, Gepetto, al que llamaban Panocha por su peluca amarilla como el maíz, convirtió en un muñeco de madera y que corrió la aventura de transformarse en un niño de verdad.

Desde el inicio, Collodi narra las aventuras dirigiéndose personalmente al lector, o lectores, porque no quiere que perdamos la atención sobre lo que le ocurrió a Pinocho, no sólo para hacernos palpitar en sus vivencias, también porque su experiencia supondrá para todos una lección de vida.

Pinocho es un muñeco de madera insolente y sin educar. Tiene poca voluntad y se arrepiente constantemente de lo que hace. No será fácil el camino de la educación; nunca lo ha sido.

Cuando siente el cariño de Geppetto, se llena de promesas: portarse mejor, ir a la escuela, aprender un oficio o ayudar a su padre… pero !son tan difíciles de cumplir!, ¿cómo resistirse a las tentaciones que le rodean?

Pinocho tampoco comprende a los adultos que en muchas ocasiones son hostiles con él:

Los niños tenemos muy mala suerte. Todo el mundo nos riñe, todo el mundo nos regaña, todo el mundo nos da consejos. Todos hablan como si fueran nuestro padre o nuestra madre…


Tiene Pinocho mucha dosis de ingenuidad e inocencia que le harán confiar en cualquier estafador que se acerque a él. De modo que en estas situaciones, Collodi hace una mezcla perfecta entre el humor y el drama, acercándose con habilidad a la realidad de la vida.

Cuando Zorro y Gato quieren apoderarse de las monedas de oro que Pinocho tiene, le comentan que:

En el País de los tontos hay un lugar: el Campo de los Milagros. Allí escarbas un hoyo pequeño y pones dentro las monedas. Lo riegas, echas una pizca de sal y al día siguiente ha crecido un árbol lleno de monedas.

¿Y qué pensáis que hizo el muñeco de madera? Pues sembró sus monedas de oro, con tristes consecuencias.



Si hay un mentiroso famoso en el mundo mundial, éste es Pinocho. Llegó a mentir tanto, que la nariz le crecía muchísimo, de modo que no podía girarse hacia ningún lado en una habitación, porque la nariz le llegaba al extremo de la pared.

Las mentiras se descubren enseguida, pues sólo las hay de dos tipos: las que tienen las piernas muy cortas y las que tienen las narices muy largas.

En el intenso viaje de Pinocho, un viaje por muchos lugares y un viaje de crecimiento personal, las aventuras y desventuras se suceden sin respiro y le acompañarán variopintos personajes, con los que aprenderá a base de sustos, de llantos o de cariños, la complejidad de las relaciones con los demás.

Conoceremos a un enorme Titiritero cubierto de pelo con un buen corazón, a un Grillo parlante, a un malvado Gato y una perversa Zorra, al Hada de los cabellos azules, a Mecha en el País de los juguetes donde son vacaciones todo el año, las fauces de un Tiburón gigante…

Y también viviremos las transformaciones del muñeco que marcarán etapas de su vida. LLega a convertirse en el perro guardián de un campesino, en un burro con enormes orejas y largo rabo al que solo le salen fuertes rebuznos, en un escolar aplicado hasta que aparecen las malas compañías…

Hay una clara intención educativa en todas sus aventuras, que salpicadas de exageraciones, humor y desdichas sin edulcorar, nos recuerdan las palabras del Grillo parlante:

! Ay de los niños que se rebelan contra sus padres y se escapan de casa! Nunca llegarán a nada en la vida y tarde o temprano se arrepentirán amargamente!.

Es Geppeto quien moldea el leño parlante y asume su paternidad. Es muy muy pobre y siempre está dispuesto a darlo todo por su hijo. Me encanta este párrafo lleno de ternura:

Geppetto que era pobre y no tenía un céntimo en su bolsillo, le hizo a la marioneta un trajecito de papel de flores, un par de zapatos de corteza de árbol y un sombrero de miga de pan.

Y también este otro, lleno de humor, cuando le pregunta el titiritero a Pinocho sobre la profesión de su padre:

¿Cuál es el oficio de tu padre?

Es pobre, gana lo necesario para no tener nunca un céntimo en el bolsillo.

Geppetto está empeñado en conseguir que su hijo sea una persona buena y con voluntad y saldrá en su busca durante largo tiempo hasta que en un naufragio, cae en el abismo de la boca del tiburón gigante (¿pensabas que era una ballena?).

En su barriga estuvo viviendo durante dos años, hasta que Pinocho le rescató.

Una mañana todo cambió y Pinocho se convirtió en un niño de verdad.

Fué un largo y duro aprendizaje para un muñeco que tuvo que aprender a vivir desde el corazón de los demás.

Cuando los niños que han sido malos se vuelven buenos, tienen la virtud de hacer felices a sus familias.

Para saber más:

Roberto Innocenti en Imaginaria .

Las aventuras de Pinocho en Cuatrogatos .

Roberto Innocenti en Biblioabrazo desde aquí y aquí .

En el mundo a cada rato: Binta y la gran idea.

15 sep

 

En el Mundo a Cada Rato (2009) es una contribución del cine a la protección de los derechos de la infancia en el mundo.

Son cinco historias diferentes sobre la situación de la infancia en el mundo y que abordan cinco prioridades de UNICEF : la lucha contra el VIH/SIDA; la inmunización; el desarrollo integral de la primera infancia; la protección de la infancia contra la violencia, la explotación y la discriminación; y la educación de las niñas.

Los directores de las diferentes historias son Patricia Ferreira, Pere Joan Ventura, Chus Gutiérrez, Javier Corcuera y Javier Fesser.

Queremos protagonizar hoy, el cortometraje de Javier Fesser: Binta y la gran idea.

Un corto que nos hace reflexionar sobre la educación de las niñas a través de una historia ubicada en África.

Binta es una niña senegalesa de siete años que participa en la puesta en marcha una obra de teatro infantil para mostrar a su pueblo el deseo de su prima, Soda, de ir al colegio. Pero Soda se encuentra con el rechazo de su padre.

 

Sin embargo, el padre de Binta es un humilde pescador sensible a la importancia de la educación de los niños y niñas, y está empeñado en llevar a cabo algo que se le ha ocurrido y que hará cambiar las convicciones de algunos hombres de su pueblo. No hay nada como ponerse en la piel del otro para comprerdele mucho mejor.

 

La educación de las niñas proporciona a las familias, las comunidades y las sociedades un mecanismo para romper el círculo de la pobreza y de la marginación.

Las niñas de África, de Oriente, de América, las niñas occidentales, payas y gitanas.

Si quieres leer un poco más sobre todo esto, puedes hacerlo desde aquí.

Hemos puesto un enlace de dos secuencias de la historia, pero puedes verla prácticamente entera, en tres partes, desde youtube

Y es una delicia… una cruda historia llena de esperanza : no podría ser de otra manera.

 

El tren de la familia ratón. Haruo Yamashita y Kazuo Iwamura

14 sep

 

El tren de la familia Ratón, de Haruo Yamashita, ilustrado por Kazuo Iwamura y editado por Corimbo, 2009.

Mamá ratón ha preparado todo para sus siete ratoncitos: mañana comienza el cole.

Sombreros hechos de tapones, zapatos con cáscaras de nuez, carteras de seda… pero los 7 ratones no quieren ir al colegio.

Mamá, con ingenio, inventa un tren divertido para ir al colegio, que todos los escolares cogerán.

Una bonita historia repleta de simpáticos dibujos llenos de detalles, y acertada para leer en estos primeros días del cole tan, tan especiales.

 

Si quieres ampliar el fondo de la biblioteca escolar o elegir un buen libro en la librería o en la biblioteca pública que cuente alguna historia del cole, seguro que encuentras muchos.

Aquí dejamos una pequeña selección de libros que nos gustan y que hablan de la escuela, de sus habitantes, de las emociones y experiencias que en ella vivimos. !Todo un universo!

 

 

%d personas les gusta esto: