Archivos por Etiqueta: naturaleza

El Roble. Calros Silvar

21 jul

Los árboles somos los vegetales más grandes y más longevos de la Tierra. Pero no es fácil llegar a viejos, para ello debemos sortear gran cantidad de peligros. Aunque vivimos sujetos a la tierra, corremos nuestras aventuras… que os contaré en este libro.

roble1

Calros Silvar, autor e ilustrador de este bello e interesante libro, nos acerca a la vida del Quercus robur y a la naturaleza que le rodea: sus diferentes partes, crecimiento y desarrollo, el paso de las estaciones, los animales que en él habitan, las plantas y animales vecinos y los usos de los diferentes elementos de este árbol, Roble, que simboliza la fuerza y la resistencia.

No sabes lo agradable que es leer y mirar la información sobre un tema concreto como éste, fuera de los libros de texto, en libros con otro formato, con ilustraciones y fotografías llenas de detalles, con un texto más cercano y una edición diferente, tal y como lo hace en esta ocasión la editorial ártabro.

  roble-012

Ya sabéis que desde Biblioabrazo sentimos pasión por el mundo vegetal y en especial por los árboles. Conocer sus nombres y peculiaridades es todo un juego del que cada vez quieres saber más. Y siempre invitamos al paseo y a sentir la cercanía de estos seres vivos que despiertan profundas ideas cuando ves su grandeza y el largo tiempo que atesoran.

Ahora, están los robles preciosos, tremendos, con copas pletóricas que regalan una agradable sombra. Pero para llegar a ser así de grandes, han tenido que superar que las ardillas se coman sus bellotas, o que los ciervos muerdan los tiernos plantones, o bien que los insectos roan sus hojas…

roble-013

Los robles adultos son un gran hogar para muchos animales y plantas, por lo que tienen un vecindario muy animado.

roble-014

La mayor amenaza para ellos viene de la mano del hombre: las talas para plantar otros árboles de crecimiento más rápido, la construcción de carreteras o embalses,  la ocupación del espacio para viviendas…

Los grandes bosques de la Península ya han desaparecido. Y muchos de los grandes árboles, no tienen sustitutos.

Conoce, observa y cuida los árboles de tu entorno que puedes encontrarlos en bosques, campos abiertos o jardines. LLámalos por su nombre. ¿Sabes distinguir su tronco, sus hojas o sus frutos?

roble011

  • Te recomendamos también del mismo autor y la misma editorial, junto a Henrique Niño: árboles.

arboles-9788493819200

alhilode2

Si te gustan las rutas a pie, te recomendamos las visitas a los árboles notables o singulares de Extremadura que se encuentran por toda la región.

No te pierdas el roble del Romanejo, en Cabezabellosa en el norte de la provincia de Cáceres.

Cuentan los pastores que su copa daba cobijo a más de 1000 ovejas. Tiene más de 500 años y es tan impresionante verlo en verano,

como observar su majestuosa estructura en invierno:

139381-cabezabellosa-el-roble-del-acarraderoel-roble-grande-o

Si quieres consultar dónde se encuentran y cómo son los árboles singulares extremeños, puedes hacerlo:

  • A través de esta web, de rápido acceso e información escueta y clara. Pulsa aquí.
  • Leyendo las páginas del libro de Diosdado Simón, Árboles notables de Extremadura, que es una auténtica joya por su investigación, primicia y dedicación a la defensa de los árboles.
  • O también, si quiere una información más amplia y detallada, a  través de este archivo que recoge el contenido del libro Árboles singulares de Extremadura, editado por la Junta de Extremadura y cuyo autor es Alberto Gil Chamorro. Pulsa aquí.

ciencia-015

Arándanos para Sal. McCloskey

3 abr

Corimbo_ISBN_978-84-8470-366-2

Arándanos para Sal. Robert McCloskey

Editorial Corimax, Barcelona 2013

Entre la multitud de libros atractivos de diferentes tamaños, con tapas duras y un derroche de colores sobre la enorme mesa de la librería en la que suelo curiosear, encuentro un pequeño libro, blando y con 59 páginas de texto ligero e ilustraciones de un solo color que abarcan el completo de cada página.

Me lo pido.

arandanos

En mi tierra hay muchas moras en verano y esto de los arándanos siempre me resultó exótico de pequeña, primero porque nunca los ví y segundo, porque sólo los escuchaba en las películas americanas, así que me quedó la sensación de bella y lejana rareza. Hacerlos protagonista de una historia, ya me cautivó.

Y es que McCloskey, el autor e ilustrador, es americano. Nació en 1914 en Hamilton, Ohio, y terminó viviendo en la isla de Maine con su mujer y sus dos hijas, escenario donde se desarrollan algunas de sus historias. Historias de la vida cercana llena de los quehaceres de una familia y de naturaleza.

De niño era un apasionado de la música y aprendió a tocar el piano, la armónica, la batería, y el oboe. Más tarde se interesó por todas las cosas mecánicas y eléctricas y llenó la casa con sus inventos. Pero fue en el arte donde encontró su vocación de vida. Ganó una beca para estudiar en la Escuela de Arte George Vesper en Boston, luego se trasladó a Nueva York para asistir a la Academia Nacional de Diseño. Casi por casualidad se volvió a los libros de los niños, basándose en las pasiones de su juventud para crear personajes memorables e ilustraciones de artista.

Robert McCloskey es uno de los autores de los niños americanos más queridos de todos los tiempos. Murió en 2003. Es autor e ilustrador de ocho libros, entre ellos Abran paso a los patitos, One morning in Maine, Time of Wonder y Arándanos para Sal son ganadores de las medallas Caldecott Honor .

arándanos

Sal es una pequeña niña, protagonista de varios de sus libros en los que va creciendo en cada una de las historias.

En Arándanos para Sal, sale a dar un paseo por el bosque con su madre en busca de arándanos para envasarlos y conservarlos para el invierno. Al mismo tiempo, una mamá Osa sale con su Osito por el bosque en busca de arándanos para comer antes de que el invierno llegue.

Sal y el osezno se despistan y toman otros caminos produciéndose una sorpresa en la que no faltan ni el humor ni el suspense para los más pequeños.

arandanos-002

¿Que buenos ingredientes tiene esta historia de Sal?

La pequeña protagonista se siente segura y la relación cariñosa con su madre le hace feliz. Poder imitarla y hacer las mismas cosas que hace ella le llena de confianza: lleva su cubo de latón para coger arándanos.

La simpatía con la que Sal no hace lo que se supone que es debido: se come los arándanos y termina perdida en el bosque encontrando a otra mamá que precisamente no es la suya. Añade aún más simpatía la similitud de la historia de mamá Osa y Osito; ver la misma escena en las páginas de un libro desde dos puntos de vista diferentes: el mío y el del otro.

Las referencias en el texto a onomatopeyas que le aportan juego a la lectura: !clin, clan, clon!, !cra,cra,cra!, ñam,ñam,ñam, !glup!

La naturaleza por todas partes: bosque, rocas, cuervos, perdices, arbustos, troncos…

Y un final placentero y tranquilizador.

978-84-8470-366-2i2

Uno de los ingredientes estrella son las ilustraciones en blanco y negro de McCloskey, llenas de movimiento y vida.

Son ilustraciones figurativas que van explicando lo que dice el texto pero añadiendo visualidad, paisajes llenos de detalles, animales que parecen pintados por un naturalista y especialmente, una expresividad fantástica tanto en los rostros y corporalidad de los personajes humanos como de los animales protagonistas.

Con una plumilla consigue enriquecer lo que hayas imaginado, con un estilo que ya no es frecuente en los libros ilustrados.

arandanos-001

Terminar con un detalle sobre este artista que me parece precioso, y es el homenaje a las historias infantiles de McCloskey con estas esculturas de bronce en el Lentil Park de Hamilton y en el Public Garden de Boston, que hacen referencia al primer libro que publicó, Lenteja, 1939, una historia sobre un niño y su armónica y  a Abran paso a los patitos, 1940, galardonado con una medalla Caldecott en 1941.

Esto es siempre un homenaje a la infancia.

lentil-sculpture

=make-way-for-ducklings-2

Adam and Dog

11 feb

Adán y el perro es una película de Lee Minkyu, nominada a los Premios de la Academia al mejor cortometraje de Animación. Ya en el 2012 ganó el Premio Annie al mejor cortometraje.

Son cerca de 15 minutos maravillosos llenos de silencios, naturaleza y especialmente del descubrimiento de sentimientos y emociones cuando dejas de estar solo.

No te lo pierdas a pantalla completa.

http://www.dailymotion.com/video/xxhyqf_adam-and-dog_fun#.US8LDvKJefg

 

=

Gracias, Juan, por el enlace ;)

Abecedarios en la Naturaleza

4 nov

Con el Alfabeto como protagonista, tenemos hoy tres propuestas de lectura llenas de creatividad y que pueden ser capaces de motivarnos para crear nuestros propios Abecedarios.

Jugamos con las palabras: ésta es una manera de aprender redonda.

Acompañados por los profesores Nemo Calypso y Nautilus Cousteau, conoceremos animales muy originales de la mano del abecedario: bebés ballena que bucean buscando biberones, conejos carteros, delfines dentudos, elegantes elefantes o felices focas finlandesas, entre otros muchos.

¿Descubriste el truco?

Todo es posible, la única regla la dicta el orden del abecedario.

Además, en cada ilustración puedes buscar otros animales u objetos que empiecen por la letra correspondiente y que no se citen en el texto.

Este juego es muy divertido y en el que seguramente tendrás que usar el diccionario si quieres practicar y hacer uno parecido. Ya llenó nuestra caja de ideas para algo que tenemos previsto ;)

=

  • El AbeZOOdario, de Javier Caboblanco. Editorial Ledoria.

Esta es una propuesta preciosa.

Javier Caboblanco es una maleta de ideas y un genio de la papiroflexia.

Siguiendo sus instrucciones, con papeles de color y un poco de habilidad, podremos hacer nuestro abecedario de papel en el que cada letra corresponde a un animal.

Puedes verlo en estos videos:

¿ Nos animamos a hacer nuestro abecedario de papiroflexia e inventar y escribir un texto para cada animal?

Javier tiene un canal de youtube en donde comparte muchas ideas para hacer con los chicos y encontrarás muchas pistas. Está fenomenal. Puedes disfrutarlo desde AQUÍ.
=
=

El abecedario también se acerca a otros elementos de la Naturaleza.

  • Discovering Nature´s Alphabet

El descubrimiento del alfabeto en la naturaleza es un libro para niños escrito por Brian Boyl en colaboración con su esposa, Krystina Castella, y publicado por Heyday Books de Berkeley California.

Lo conforman una colección de fotografías tomadas de la naturaleza, en las que sutilmente encontramos las letras del alfabeto.

Brian Boyl y Castella Krystina son excursionistas, mochileros ávidos y fotógrafos. En el año 2000 se propusieron un desafío:

¿podrían en sus viajes fotografíar todas las letras del alfabeto?

Imágenes tomadas desde aquí

Todo el libro es un acto de la naturaleza, pues los autores tuvieron una regla muy estricta a la hora de fotografiar:  las imágenes no podían de ninguna manera ser intervenidas por la mano del hombre.

A continuación puedes acceder a un pase de imágenes en donde verás algunas increíbles de un Abecedario muy Natural. ¿Serás capaz de reconocerlas? ¿ Salimos con la cámara a fotografiar?

Pasarán una a una con calma, disfruta de un momento de relax.

Pulsa AQUÍ

=

  • Más Abecedarios en Biblioabrazo desde aquí.
  • =
  • =

Zapatos sembrados, gallinas, huertos y bicis eléctricas

15 mar

Las lecturas nos ayudan a que las ideas y la realidad tengan puntos comunes.

A raíz del libro Una granja de otra época, me he dado cuenta que muchos intentamos acercar esa vida de campo y de naturaleza a nuestras casas de mil maneras.

Os cuento las últimas que he visto muy de cerca:

  • Zapatos sembrados

Esta idea es genial y ya estoy recabando botas y bailarinas de aquí y de allí para la siembra de temporada.

Visto en: Decoratrix

  • Gallinas en casa.

Mi amiga Lupe ha montado un gallinero en la parte de atrás del jardín de su casa, que está en plena ciudad. Andaba con ganas desde hace tiempo y ya lo ha conseguido: tres gallinas ponedoras plumirojas que ponen justo debajo de una higuera, que le llenan de emoción cada vez que recoge huevos y eso sí, le dan un poquito más de trabajo, pero muy recompensado.

  • Huertos en el balcón.

Hace tiempo que conocemos esta práctica estupenda y no hay nada como comer tus acelgas o calabacines crecidos en el balcón, en un rincón del patio o del jardín.

Si quieres animarte a tener tu pequeño huerto, puedes encontar información desde aquí, y en el blog  El balcón verde, que se dedican especialmente a esto.

Desde el cole hay muchas iniciativas de huertos escolares, en muchos casos apoyados por los Ayuntamientos. Lo contamos desde aquí.


  • Bicicletas eléctricas.

Hemos comprado una de estas bicis estupendas. Tienen adosado un pequeño motor que se carga con una batería. Te facilitan un poco más la vida, sobre todo si vives en un lugar que no sea muy llano. Los de casa estamos consiguiendo dejar de utilizar los coches en la ciudad a base de autobuses, bicicletas y por supuesto, piernas.

Merece la pena esta bicicleta no sólo por la no contaminación a la que contribuímos, también porque es una locura buscar aparcamiento en el centro de la ciudad y más de una vez, nos cae una multa de esas que te dejan en estado de shock durante largo tiempo.

=

=

Con estas propuestas y seguro que con otras que nos cuentes, haremos coincidir un poco más nuestro día a día con esa naturaleza a veces tan lejana. ¿Te animas?

=

Disfruto con este blog que ni te cuento, y cuando hay aportaciones de lectores, aún más…

Creo que somos muchos los que tenemos esa afición a las macetitas de cualquier tipo, no? Te mando fotos de mi “huerto” en la terraza del verano pasado. Este año tengo en marcha dos semilleros con tomates de varias clases, aguileñas, centaureas, amapolas, guisantes de olor… a ver si me van bien y enseguida van a la terraza, que ya lo echo de menos. ¡Qué bonitas esas botitas brotadas colgadas de la valla! Un beso y feliz fin de semana, Fernanda.

!Qué bonito, Fernanda!

Muchas gracias por tu aportación, !menudo tomate frito casero saldrá de ahí!



El viento en los sauces. Kenneth Grahame

21 ago

 

El viento en los sauces. Kenneth Grahame.

Ilustraciones de Elena Odriozola. Editorial Anaya,2006.

Todo comienza cuando el Topo, harto de la limpieza general de primavera en su casa, decide dejar la profunda tierra. Desde arriba algo le llama imperiosamente y subiendo por túneles, sale al exterior al brillo del sol y la brisa suave que le empujan a pasear guiado por sensaciones, olores, brillos…

Y algo… como parecido a una estrella, asoma desde un agujero… ! es la Rata de Agua!

Para el liberado Topo este fue solo el primero de muchos días felices, cada uno más largo y más lleno de interés según avanzaba el verano. Aprendió a nadar, a remar y se metió en la alegría de las corrientes y con el oído en los tallos de los juncos, escuchaba a veces algo de lo que el viento susurraba sin cesar entre ellos.

! Qué delicia de libro !

Pasará el verano y el invierno, y llegarán otros veranos para seguir con los animales que viven en la Orilla del Río, o un poco más allá, en el Bosque Salvaje, pero sin pasar hasta el Ancho Mundo que no tiene ningún interés para ellos.

Es una historia tranquila en la que lo cotidiano es la propia aventura. No pretende descubrirte paraísos lejanos, porque para los protagonistas que viven en la Orilla del Río, el paraíso lo tienen al ladito y les ofrece aventuras suficientes para colmar su existencia. Es su mundo, y no quieren conocer ningún otro.

Topo descubre este lugar de la mano de una amiga maravillosa: la Rata de Agua. Ella siempre devuelve el buen ánimo con su alegre charla y sus divertidas anécdotas. Con tacto, le enseña los pequeños misterios para vivir contento y salvar peligros:

Señas, contraseñas, signos y dichos que tienen poder y efecto, y plantas que se llevan en el bolsillo y versos que hay que repetir y trucos y trampas que se pueden practicar; todo muy sencillo cuando lo sabes, pero que hay que saberlo.

Aunque ninguno de los protagonistas tiene familia, forman un grupo de amigos muy unidos que se llenan de cariño y protección.

Tejón vive en el corazón de Bosque Salvaje: es el más fuerte, sensato y respetado. No le gusta nada la vida social, pero sí escuchar y ayudar a sus queridos amigos: había mucho que hablar en esos cortos días de inviernos cuando se reunían alrededor del fuego y era decidido a la hora de sacar de un buen lío a cualquiera de sus amigos.

 

Pero no todo es una balsa de aceite en este lugar. Para ponerlo todo patas arriba, tenemos al Señor Sapo. Es engreído, fanfarrón, cabezota y muy muy divertido. Su pasión por los automóviles le lleva a cometer excesos y locuras, que aún sabiendo que le conducirán al desastre, no puede dejar de vivir la maravilla de hacer lo que desea en cada momento.

Es un contador de historias como pocos. Indudablemente, mucho de lo que contaba pertenecía más a la categoría de lo-que-pudiera-haber-pasado-si-lo-hubiera-pensado-a-tiempo-en-lugar-de-diez-minutos-después. Esas son siempre las mejores y más picantes aventuras, ¿y por qué han de ser realmente menos nuestras que los hechos inadecuados que de verdad tienen lugar?

 

 

Kenneth Grahame , escritor escocés, creó esta historia para su hijo cuando tenía cuatro años, siguiendo el hilo de los cuentos que le narraba en la cama y que procuraban el refugio perfecto para un niño con problemas físicos y personales.

La vida del autor siempre estuvo llena de problemas desde la infancia, pues pronto se quedó sin madre y su padre que era alcohólico le dejó en manos de una abuela poco afectuosa . Tampoco encontró el amor en su pareja y su hijo Alastair, con problemas, terminó arrollado por un tren cuando tenía veinte años. Una mala pata tras otra, la verdad.

Pero sin embargo a través de sus historias, estuvo tocado por la varita mágica del lenguaje. Una forma de escribir tranquila y sin embargo cargada de vibraciones, capaz de hacerte sentir que la nieve es una alfombra de cuento de hadas, que la nostalgia puede curarse garabateando poemas, o que sin saberlo, puedes llevar un enorme cargamento de recuerdos en el olfato o en el oído que pueden despertar emociones en cualquier rincón del bosque, de la orilla del río o en una esquina de tu casa.

En esta edición de Anaya además, el texto viene de la mano de las ilustraciones de Elena Odriozolallenas serenidad y elegancia.

Un clásico de la literatura infantil y juvenil que merece la pena disfrutar y que muy bien responde a esa definición que dice, que la literatura infantil es aquélla que también leen los niños.

 

%d personas les gusta esto: