Peonza 93. Leer con conocimiento

13 Ago

 

Ya era hora de hacer una reseña del último número de Peonza  que recibimos al inicio del verano.

El tema estrella son los libros de conocimiento o de divulgación dirigidos al público infantil y juvenil. Varios artículos interesantes desarrollan Paciano Merino, Carlo Frabetti, Vicente Muñoz Puelles, Carla Baredes y Rosa Serrano, que nos aportan diferentes perspectivas en torno a este tema.

En la editorial comentan que:

Tanto los libros de conocimiento como los de literatura surgen de la curiosidad por conocer, del impulso de explorar y del placer de descubrir… Los cuentos y los libros de ficción narrativa cubren una parte de esas necesidades; otra parte importante de estos afanes pueden resolverla los libros informativos. Por eso, ambos tipos de lectura son necesarios.

Y desde el blog apoyamos esta idea:  ambos tipos de ediciones deben estar muy presentes en las bibliotecas escolares.

En las recomendaciones de la selección de fondos para las bibliotecas escolares, se fomentan especialmente los libros informativos. Éstos, deben suponer alrededor de un 60% en el total del fondo bibliotecario de Primaria y un 80 % en las bibliotecas de los centros de Secundaria, frente a los libros de ficción.

Sin embargo, en la mayoria de las bibliotecas escolares, siguen primando, de largo, los libros de ficción.

Además de que la lectura se ha centrado casi siempre en la narrativa (poca poesía y teatro), y que a través de las historias de ficción sin duda hemos llegado a aprender más de lo que imaginamos…, este desequilibrio de fondos entre ficción e información, puede deberse a varios motivos:

uno de ellos es la escasa edición de libros de divulgación para niños que ha habido en el mercado, aunque últimamente se está publicando mucho más y mucho mejor.

Los libros de conocimiento deben estar ideados y redactados por expertos en las materias que sepan divulgarlas, acompañados por buenas imágenes y diseños, con diferentes tipografías para resaltar ideas o resúmenes, con elementos jerarquizados de lectura para que puedan ser útiles a lectores de diferentes etapas y conformados con índices, capítulos, glosarios…  en definitiva, que tiene su complicación y la apuesta es más difícil, pero afortunadamente existen editoriales que saben hacerlo muy bien.

Por otra parte, la demanda de libros informativos desde el ámbito educativo ha sido escasa ya que la enseñanza tradicional se aferra a los libros de texto como libro exclusivo de su materia y se abren pocas puertas para que en las aulas entren otras voces.

En este aspecto, la creación de buenas bibliotecas en los centros, las que tienen vida, colaboran a que esto se vaya modificando con la difusión de sus fondos y la creación de bibliotecas de aula conformadas con libros de la biblioteca escolar.

Teresa Maña y Mónica Baró, han comentado en varias ocasiones que el libro informativo cubre los intereses lectores de muchos niños que no se sienten atrapados por el texto narrativo y que sin embargo, sí sienten curiosidad y atracción hacia el tipo de lectura que generan los libros divulgativos.

Este es un tema que nos resulta muy interesante  😉 

   
 
 
 
 
 

Colección Filosofía para profanos

Colección Filosofía para profanos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Genial la presentación de Rosa Serrano de la colección de Filosofía para profanos, de Maite Larrauri, ilustrada por  Max y editada en Tandem.   Nos ha despertado toda la curiosidad por leerlos.

 

Como la revista se presta a leerla a tragos por la variedad de artículos, pues no queremos dejar de comentar los buenos sorbos que nos han ofrecido Jose Luis Polanco con su artículo sobre Camus, Yexus en la entrevista al historietista Bourgeon, Irene Savino en la visita a la biblioteca de los álbumes o Rocío Martínez en su admiración por Peter Sis.

Rebeca Luciani  es la ilustradora protagonista de este número. Y así lo hace: 

  
 
 
 
 
 
 

Carnaval

El cuento del cafecito

La sonrisa de Daniela

 

Rebeca Luciani

 

2 comentarios to “Peonza 93. Leer con conocimiento”

  1. Mariví Calero agosto 13, 2010 a 1:30 pm #

    Hola Ana, totalmente de acuerdo en el tema de los libros informativos. Creo que es el reto (sin olvidarnos de otros) que tenemos las bibliotecas escolares; incorporar a nuestras bibliotecas cada vez mayor número de libros informativos y que éstos sean de calidad, y por supuesto que se usen.

    Como bien dices, nos encontramos con que no hay mucho en el mercado, pero en las leyes del mercado la oferta responde a la demanda, y necesitamos un cambio de mentalidad y metodología en las aulas, para que este tipo de libros sean necesarios e imprescindibles en los centros.
    “Animar” a compañeros/as y alumnos/as a acercarse a los libros informativos y que comprueben su eficiencia y su atractivo, es nuestra tarea, por lo que tus recomendaciones son para nosotros de gran utilidad. Gracias por compartir.

    Por cierto, y aunque me estoy extendiendo ya demasiado, el blog te ha quedado chulísimo con las nuevas incorporaciones de las ilustraciones. Me encantan.
    Un abrazo
    Mariví

    Me gusta

    • biblioabrazo agosto 13, 2010 a 5:03 pm #

      Hola, Mariví:
      De las mejores cosas de esta pasión por la biblioteca escolar, es haber encontrado a compañeras/os con los que compartir animadamente esta inquietud… y nosostras hemos echado muchas chácharas y risas con los libros 😉
      Pues aún estoy preparando algún cambio más en el blog…
      Nos vemos.
      Besitos
      Ana

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: