Cuervo, de Leo Timmers.

16 Sep

 

 

Cuervo, de Leo Timmers, editorial Algar.

Cuervo es!negro!, !ni una manchita de color!, !debe ser horrible!…

Esto es lo que Cuervo escucha al pinzón, a la cotorra y al herrerillo: tres pajarillos llenos de colorines.

Cuervo, que se sentía solo y buscaba amigos, se viene abajo, se entristece, no le gusta ya cómo es y comienza a planear de qué modo puede ser como los demás.

Estos son los conflictos de los personajes: aceptarnos como somos, desgranar qué es realmente lo que valoramos de los demás y la importancia de sentirnos queridos.

 

 

Esta historia consigue estar llena de humor, a pesar de la miga del argumento, gracias a las ilustraciones. Sobre fondos blancos,  los protagonistas disparan expresividad y comicidad, marcadas en sus gestos, movimientos y posturas. Sin muchos más aliños.

Éste es Leo Timmers: la mano creadora. 

Nació en Bélgica y continúa allí con su família. Ha obtenido muchos premios y sus obras se han publicado en más de 15 países.

Le encanta crear álbumes ilustrados y especialmente dibujar animales con mucha personalidad, en constante movimiento, a pie o manejando vehículos.

 

 

Siempre animales que gesticulan en un tono de humor que recuerdan a los dibujos animados. 

Mira estas divertidas ilustraciones que tienen en el blog de Kireii , un blog repleto de bellas ideas :

 

Es autor de más libros publicados en español:

La gallinita roja y El gato con botas, ambos de la editorial Timunmás. La editorial Claret tiene publicados !Mira qué llevo!, !Mira qué sé hacer!, Yo soy el rey y El doctor submarino. ( Éste último es genial ).

Algunas de la cubiertas de sus libros en edición inglesa:

 

Pues al hilo de la historia de Cuervo, hay una animación que me ha recordado mucho a este mismo tema sobre la aceptación y el cariño de los demás, que llevamos a cuestas casi toda la vida.

Incluso viéndolo,  … que será porque estas fechas se asocian a escuela, a cuadernos, a gomas de borrar…  me pareció en algunos momentos ver un primer día de clase de algunos cursos, en los que los alumnos no paran de hablar, corren hacia las sillas de atrás e intentan buscar el punto débil del profe, quien se las ingenia para motivar y ser aceptado.

…. que me pareció, !vaya!

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: