Archivo | 10:56 am

Un regalo para Miguel y Dos cuentos para Manolillo.

29 Oct

El que está sentado en la Luna, es Miguel.

De tanto mirarla con pasión en las noches, muchos le decían que de mayor sería ingeniero en astros o perito en lunas.

Y quien está haciendo equilibrios en la punta, es Lucera, la cabrita de Miguel

Pero ni la luna, ni el rebaño fueron el futuro de este pastor tan lleno de pasiones.

Él, fué poeta.

Así nos lo cuenta Jose Luis Ferris y lo dibuja Max Hierro, en Mi primer libro de Miguel Hernández, de la editorial Anaya.

 

En cuclillas, ordeño

una cabrita y un sueño…

 

  •  Un sencillo libro con algunos de sus versos para su cumpleaños: 30 de octubre.

 

Seleccionamos unos versos de 5  poesías de Miguel Hernández.

Recortamos 10 cuadrados en cartulinas de colores y las unimos con celo formando una tira.

 

Cada grupo escribe en un papel los versos, y en otro papel del mismo tamaño una ilustración relacionada, usando diversos materiales: virutas de lápices de color, cerillas, fieltro, recortes…

 

Pegamos en las cartulinas los papeles. Unimos el inicio y el final de la tira de cartulinas y ya tenemos un pequeño libro que se puede cerrar o abrir con distintas formas para leer los poemas de nuestro autor.

 

 Una estrella que nos hará recordar siempre los versos de Miguel.

 

 Y un libro tesoro es éste:

Dos cuentos para Manolillo (para cuando sepa leer), editado por Pictografía.

 

Es una edición facsímil del cuadernillo confeccionado a mano por el poeta en la cárcel de Alicante, con dos de los cuentos que escribió: El potro oscuro y El conejito. 

Los escribió, dibujó y encuadernó como regalo para su hijo Manuel Miguel, al que le gustaba llamar Manolillo. En la cárcel se los entregó a su esposa, Josefina Manresa, que los mantuvo inéditos mientras vivieron ella y su hijo, con quien tantas veces los leyó.

 

En la exposición La sombra vencida sobre el autor en la Biblioteca Nacional hasta el 21 de noviembre, se muestran manuscritos, fotografías, cartas, pinturas y objetos personales del artista cedidos por varias instituciones públicas y por la familia.

 

 

Entre esos documentos, se encuentran los cuentos originales escritos para su hijo, que fueron cuatro. Además de los ya publicados, ven ahora la luz en la exposición Un hogar en el árbol y La gatita mancha y el ovillo rojo, escritos en hojas de papel higiénico.

La temática de todos ellos es la preocupación por explicarle a Manolillo lo que era la libertad.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: