Archivo | 9:12 am

Primavera con Chihiro Iwasaki.

22 Mar

 

Nuestra primavera comienza con las ilustraciones de la japonesa Chihiro Iwasaki.

Sus acuarelas descubren imágenes llenas de frescura y de vida, en las que los niños, la naturaleza y la paz, son siempre protagonistas de sus papeles aguados.

 

 

Chihiro Iwasaki nació el 15 de diciembre de 1918, en Takefu, prefectura de Fukui, aunque pasó su niñez en Tokio.  Comenzó a estudiar dibujo y pintura al óleo con catorce años en Saburosuke Okada, y la caligrafía japonesa con dieciocho años, en la Escuela Kozei Fujiwara.

 

 

Su primer trabajo dirigido los niños, en 1950, fue una muestra “de papel-teatro”: unos paneles de narración de cuentos llamados Okasan no Hanashi (La historia de una madre). En 1956 creó su primer libro, Hitori de Dekiru yo (Qué puedo hacer que yo solo).

 

 

Ganó numerosos premios, entre ellos: Premio Gráfico Fiera di Bologna para Kotori no Hi Kuru (El Pájaro bonito) en 1971, y la Medalla de Bronce de la Feria Internacional del Libro de Leipzig para Senka no Naka no Kodomo-tachi (Los niños en las llamas de la guerra ) en 1974.

 

 

 En el otoño de 1973 Chihiro fue diagnosticada de cáncer. Murió al año siguiente, el 8 de agosto, con cincuenta y cinco años.

  

 

 

“Cuando pinto a los niños, me siento como si pintara mi propia infancia.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

Chihiro tiene un estilo único en el que mezcla las técnicas de acuarela occidentales con las japonesas, dando toques a la pintura con tinta china, al estilo tradicional chino. Sus primeras experiencias con la caligrafía japonesa también han influido en su técnica de dibujo.

Este estilo delicado representa una cualidad esencial en el trabajo de Chihiro, que hace de sus imágenes únicas e inolvidables.     

 

Sus obras pueden contemplarse en el Chihiro Art Museum Tokio Reopened, ubicado en el lugar en que la artista vivió y trabajó hasta 1974 y en el Chihiro Art Museum Azumino, creado en la ciudad natal de Chihiro y que junto a una colección internacional de artistas y en un entorno natural, su visita es todo un disfrute.

El Museo de Arte de Chihiro espera servir como embajador de la realización de actividades para difundir no sólo su obra, sino también el mensaje de su especial compromiso con la paz y la felicidad en todo el mundo.

 

 

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: