Archivo | marzo, 2011

Pulgarcito.

11 Mar

Pulgarcito.

Charles Perrault y fotografías de Pere Formiguera. Editorial Anaya, 1994

Mientras nos llega el último y nuevo Diario de Pulgarcito ilustrado por la Dautremer, leemos Pulgarcito, una edición de Anaya  que a los niños les hace chirivitas y nos encanta rescatar de las estanterías cada año.

Les gusta a rabiar este libro por las imágenes.

Son unos montajes fotográficos tan bien hechos, que cualquiera que no sepa de estas destrezas técnicas, al verlas las tomaría como reales. Y eso es lo que sucede entre los niños: que se lo creen. Y se les ponen los ojos como platos.

 

Ya sabéis del tamaño de este personaje, tan pequeño como un pulgar. Tan pequeño, que cabe en el gorro de uno de sus siete hermanos. 

Y tan tan pobres, que no tenían nada que comer, lo que empuja a que sus padres les abandonen en el bosque. !Ay, mi madre!

 

Esta literatura tradicional, la de los cuentos de Perrault, los Grimm o la nuestra propia tan difundida por abuelos, cuentacuentos, cuenteros e investigadores, está llena de pasajes impresionantes, propios de la oralidad y de las épocas en que se generaron estos relatos. Transmiten costumbres, valores y especialmente, transmiten Historia.

Pero a veces frente a los niños, hay pasajes que son tremendos y que cuesta contar tal y como se relatan, lo que provoca que los edulcoremos y hagamos versiones suavizadas.

En Pulgarcito por ejemplo, los padres antes de ver morir de hambre a sus hijos, prefieren que sean las fieras del bosque quienes resuelvan el asunto en dos ocasiones; o el Leñador amenaza con pegar a su mujer si no se calla y le importuna que ella siempre tenga razón; o el Ogro se va borracho a la cama y termina degollando con un cuchillo a sus propias hijas por equivocación… Bueno, unas cuantas delicias difíciles de encajar en un público infantil.

Muchos, aplicamos una censura ante la crueldad y el terror que impide ofrecer la auténtica versión original. ¿Contamos  las historias tal y como se han transmitido?, ¿son adecuadas las variaciones ?, ¿perderán nuestros chicos su capacidad de protección al evitar lo que no nos gusta contar?…

¿A que es un tema interesante para debatir y escuchar?

Hay pasajes e ideas en Pulgarcito que a todos enganchan y se cuentan con intensidad.

Ese pequeñajo tan valiente frente a un Ogro terrible comeniños, tan listo que es capaz de encontrar el camino de vuelta a casa , tan locuaz para convencer a la Ogresa de esconder a todos en su casa, tan hábil capaz de robar las botas de siete leguas al ogro, tan oportuno para quedarse con el tesoro y tan generoso para ayudar a toda su familia… sólo despierta admiración y entusiasmo en los que escuchan.

 

Nadie suele afligirse mayormente

de que vengan los hijos por mellizos,

si todos salen guapos y rollizos

y con un exterior sobresaliente;

mas si tiene un hijo

que no dice palabra o es canijo,

se lo desprecia, insulta y escarnece;

no obstante, muchas veces acontece

que el pobre monigote

es el que a la familia saca a flote.

 

 Perrault

 

 

Anuncios

Periódico para la Paz.

9 Mar

En enero, propusimos realizar un Periódico para la Paz, desde el que se difundieran noticias que han llevado al entendimiento y al acuerdo entre los hombres, y acciones que promueven mejorar las relaciones y los entornos.

Con esta idea pretendemos dar a conocer estas buenas noticias y contagiar con ellas a nuestros lectores, porque creemos que el ser humano tiene una gran capacidad para imitar.

El Periódico de la Paz es un buen material para leer, debatir y para hacer el papel de periodista de la Paz, ampliándolo con otras noticias que vayas encontrando.

Gracias a todos los que habéis colaborado 😉

 

Puedes descargar e imprimir el periódico en formato pdf , que puede servirte para realizar actividades durante el curso. Desde  aquí .

 

 

 

ELLAS. Marta Rivera de la Cruz y Cecilia Varela.

8 Mar

Hace 100 años que se celebró por primera vez el Día Internacional de la Mujer.

Un encuentro que tuvo lugar en varios países europeos y que reunió a más de un millón de mujeres que reclamaban, entre otras cosas, el derecho al voto y a no ser discriminadas profesionalmente por razones de género.

Anaya Infantil y Juvenil  quiere rendir homenaje con estos dos libros, Mi primer libro sobre ELLAS y ELLAS hicieron historia,  a un grupo de mujeres que en épocas en las que no tenían derecho a casi nada, se atrevieron a luchar por sus sueños y llegaron incluso a cambiar la historia.

De la mano de Marta Rivera de la Cruz como autora, y de Cecilia Varela como ilustradora, conoceremos a ocho mujeres extraordinarias de la historia.

Uno de los retos del siglo XXI es alcanzar la plena igualdad de derechos entre el hombre y la mujer.

Nuestra sociedad es ejemplo de paridad en muchos aspectos, los niños viven con total naturalidad que sus madres sean profesionales, y que haya mujeres en puestos de decisión y en profesiones tradicionalmente masculinas. Pero es importante que conozcan lo mucho que ha costado llegar a este punto y las historias de aquellas mujeres a las que debemos tan valiosa herencia.

Un grupo de mujeres que lucharon por sus sueños y sin necesidad de armas ni revoluciones, solo con voluntad y coraje cambiaron sus propias vidas y nuestra historia:

La condesa de Benavente, mujer ilustrada y amante de las artes,

María Guerrero, actriz reconocida internacionalmente,

María Moliner, pionera universitaria,

Clara Campoamor, luchadora sufragista,

la escritora gallega Rosalía de Castro,

Matilde Montoya, primera mexicana con título universitario de medicina,

María Zambrano, filósofa y ensayista y 

Anäis Napoleón, pionera de la fotografía en España.


 

Cecilia Varela representa con gran sensibilidad y ternura a este grupo de mujeres y recrea con habilidad –a través del vestuario, los objetos cotidianos y los paisajes urbanos y naturales– distintas épocas, desde el siglo XVIII hasta la actualidad.

Puedes utilizar el PDF de las actividades de lectura de ELLAS hicieron historia, desde aquí.

 

Avellanas, castañas y bellotas para contar.

7 Mar

El otoño nos dejó muchos regalos que continúan con nosotros: avellanas, castañas, bellotas… y a los que les hemos sacado un gran partido.

Ahora que hemos tirado del hilo de los números, queremos compartir estos materiales caseritos.

Acompañamos las lecturas con números con muchas actividades para contar, clasificar, seriar, componer y descomponer cantidades. Estas lecturas forman parte de manera indispensable en nuestros aprendizajes.

 

  • Con avellanas:

 

Pintamos con témperas el culete de las avellanas de diferentes colores.

 

Utilizamos diez colores diferentes, y asignamos a cada color una cantidad de avellanas determinada del uno al diez: una blanca, dos verdes, tres azules…

 

Con unas tarjetas de números del uno al diez que andaban rondando de caja en caja, las reutilizamos para asociarlas a este juego con avellanas. Además de las posibilidades de jugar contando sólo con los frutos, casándolos con las tarjetas ampliamos las experiencias.

 

Asociamos las tarjetas a la cantidad de elementos, buscamos el número de frutos que indican las tarjetas y además, escribimos en un papel los números y la cantidad de avellanas.

Sólo nos queda decorar un poco una caja pequeña para guardar en ella las avellanas cuando hayamos terminado de jugar y aprender.

 

  • Con castañas:

Este brillo de castaña es de noviembre. Ahora están un poco más apagadas, pero siguen siendo útiles. ¿Cómo?

 

Perforamos cada castaña con un punzón largo para atravesarlas con un hilo de plástico de color .

Hacemos collares con diferentes cantidades de castañas. Jugamos a contar, a escribir el número, a ordenar de mayor a menor, de menor a mayor, a sumar cantidades con otro collar…

 

  • Con bellotas:

De ellas, aprovechamos el gorro o boina  de la bellota para este juego de números.

 

Pintamos los gorros con témperas de color y cuando estén secos, quedarán mejor si los barnizas pues no se desteñirán con el uso o el agua.

Recopilamos tapas de los botes de cristal que pintamos por la parte inferior. En cada tapa escribimos un número.

 

 

Repartimos las tapas a un grupo de niños, que juntos deberán poner en ellas el número de gorros de bellota que se indican. También lo hacemos de manera individual.

Nos gusta contar una pequeña historia, en la que cuando aparece un número, hay que colocar las boinas en la tapa que le corresponde. Una historia que puedes inventar sobre la marcha:

Había una vez, un pequeño zorro que llevaba en el bolsillo del pantalón siete piedras, (hasta que no se terminen de colocar bien los elementos no se continúa). Eran unas piedras maravillosas que cuando les daba la luz, se hacía el arco iris.

Cuando llegó a casa, sacó las piedras y vió que solo tenía cuatro (colocar las boinas en las tapas), y descubrió que tenía un agujero en el bolsillo

La historia continúa hasta donde tú quieras.

 

 

Cuando terminamos de jugar, guardamos los gorros de bellotas en una caja de chicles que hemos decorado con números .

Los repuestos de casi todos estos juegos puedes encontrarlos en las tiendas de alimentación o esperar al otoño siguiente y salir al campo a recogerlos.

Esto sin duda, es lo más económico y divertido 😉

 

 

Malabares con libros.

5 Mar

Ya comentábamos en el post anterior, que los libros y los números se llevan bastante bien.

Y si no, mira las buenas migas que ha descubierto entre ellos Paul Octavious.

 

 

 

 

 

Toda su Galería de malabares, desde aquí.

Me enteré de esto en Teknologeek .

Los números en los libros.

3 Mar

Contar es muy divertido y cuando ya aprendes, no paras.

Contamos los escalones cuando subimos y bajamos. Uno, dos, tres…

Contamos los pétalos de una flor. Uno, dos, tres…

Contamos los dedos de las manos. Uno, dos, tres…

Contamos las monedas, los botones, los de la fila, las canicas… Uno, dos tres…

Encontramos muchos libros para aprender los números y para aprender a contar. Unos son puramente divulgativos y otros, de la mano de la ficción, nos enseñan la escala numérica y sus composiciones.

 

Sigue leyendo

La vuelta al mundo de un forro polar rojo. Wolfgang Korn.

2 Mar

La vuelta al mundo de un forro polar rojo. Pequeña historia de la gran globalización.Wolfgang Korn. Editorial Siruela.

Un periodista alemán, sentado frente al televisor de su casa, ve a un inmigrante abatido que junto a otros ha llegado a las Canarias en un cayuco. Entonces, reconoce que lleva puesto su chaleco de forro polar rojo que compró hace dos años y tiró poco tiempo después al contenedor de ropa para reciclar en Hamburgo.

Este hecho, le da la idea para comenzar el libro que la editorial le ha encargado y que hablará sobre la globalización. Ese forro polar será el protagonista de la historia.

¿Cómo es que un africano va a la deriva por el Atlántico con un forro de polar rojo que viene de un contenedor de ropa usada alemán? ¿Cómo llegó ese chaleco a África? ¿Dónde se fabricó? ¿De dónde procedían las materias primas? ¿Por qué los habitantes de los países pobres abandonan sus pueblos y tratan de llegar a países ricos en barcas? ¿Por qué son tan pobres sus países?.

La respuesta: !la globalización!

 

Querido lector, te encuentras ante un libro indispensable como ciudadano del siglo XXI. De manera clara, sencilla y original, te sorprenderás y descubrirás los muchos destinos de un viaje que parece de locos: las extracciones de petróleo de Dubai, los trabajadores de Chittagong, la producción del polietileno en Bangladesh y la industria textil, los microcréditos del Gramen Bank para las mujeres, el viaje en un portacontenedores, el encuentro con piratas, el puerto de Singapur, el consumo en Europa, las travesías de las “cáscaras de nuez” en el Atlántico y el comercio en Mauritania.

La globalización produce un enorme tráfico de ideas, personas, mercancías y dinero por todo el planeta. Aunque genera empleos nuevos en regiones subdesarrolladas y los precios de los productos bajan, al mismo tiempo genera injusticas de salarios para los nuevos trabajadores, no beneficia el reparto justo de los beneficios y produce un impacto tremendo sobre el medio ambiente.

 

 El chaleco de forro polar rojo y su materia prima han recorrido unos 25.000 Km hasta su lugar de destino: Hamburgo. Y continuará su viaje en su fase del reciclaje.

 

  

 

 

Cuando terminas su lectura, estás lleno de preguntas e inquietudes. Seguramente no volverás a ser exactamente el mismo y pondrás más atención en los productos que compras y en las basuras que generas.

 

 

El libro fué en 2009 Premio alemán al mejor libro juvenil de divulgación científica.

 

 

SOS Familia

1 Mar

Es importante destacar un espacio lector y hacer protagonista a la familia en la biblioteca.

Aquí se podrán colocar los fondos de carácter divulgativo que sirven de ayuda principalmente a padres y madres, relacionados con la educación y el desarrollo personal de sus hijos: guías prácticas, obras especializadas, manuales, revistas… preferiblemente dispuestas en un expositor.

Del mismo modo que sucede en otros espacios, los fondos se van renovando. Se agradecen las recomendaciones de libros de cuentos para leer juntos, de lecturas de ficción que traten sobre temas que les preocupan, desde dejar el chupete, controlar el miedo, perder a alguien querido, la separación de los padres o los celos de hermanos.

Los padres son lectores de la biblioteca, tienen su carné y pueden coger en préstamo cualquier libro, pero este lugar especial para ellos, les ayuda en sus lecturas y sobre todo, les hace presentes en este proyecto en el que ellos son también protagonistas.

A %d blogueros les gusta esto: