Un árbol, una casa.

7 Jun

¿Quién no ha soñado de niño con una cabaña en la copa de un árbol?

Si ya imaginabas que algunos animalillos anidaban y hacían de un hueco del árbol su hogar, y en algunos cuentos se abría una puerta en el tronco para pasar a una linda casa con chimenea, cama y sillón… la idea de poder instalar tu pequeño mundo entre las ramas de un árbol era un sueño precioso. Un sueño que hemos podido saborear en el cine y entre las páginas de algún libro.

 

Pedro y su roble, de Claude Levert, se publicó por primera vez en 1979 en la editorial Miñón.

Ediciones El jinete azul lo reedita de nuevo sin haber perdido la frescura de una historia protagonizada por un niño que llena de atenciones a un viejo roble, que como todos los otoños, pierde sus hojas. Los dibujos de Carme Solé  son un encanto y están llenos de infancia. Puedes ver algunas páginas del libro desde aquí. 

 

000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

 

La casa del árbol.

Marije Tolman y Ronald Tolman, hija y padre, recrean la vida de una pareja de osos que viven en una cabaña en la cima del árbol. Han llegado hasta él desde el mar, en una ballena y en un barco de papel. El paso de las estaciones del año, la soledad y la compañía de otros animales de todos los tamaños, nos acercan a la amistad, a la alegría de compartir y a la paz de la lectura, en un libro sin texto y de gran formato.

Libro premiado en Bolonia en 2009, de la editorial AH, Adriana Hidalgo.

 00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

El viejo árbol.jpg

 

El viejo árbol, de Ruth Brown y editado en Juventud.

Los habitantes del viejo árbol están en peligro: su casa ha sido marcada y será talada en breve si no piensan pronto en una solución. Todos los animales colaboran en una idea que resolverá viejas rencillas. Las bonitas ilustraciones de tono clásico nos introducen en este frondoso y cálido árbol, con troquelado sorpresa al final.

 000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

 

 
 

 

El árbol de Julia, de Luis Matilla, editorial Anaya.
 
Es una obra de teatro basada en el hecho real de una mujer que vivió en la copa de una secuoya más de un año para evitar su tala. Nos cuenta cómo una niña, Julia, desde pequeña jugaba en Cóndor, un árbol, cuyo destino llega a su fin. Julia intentará impedirlo.

000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

 

 
La casa del árbol, de Blanca Pitzorno con ilustraciones de Quentin Blake.
 

A simple vista parecía un árbol como los demás. Pero, al observarlo detenidamente, se descubría una extraña puertecita en el tronco que daba a una escalera de caracol, una original disposición de sus viejas ramas que servían de escalera exterior, y una plataforma con una magnífica vivienda en la que podía encontrarse desde un piano a un invernadero con un sinfín de especies injertadas que producían una gran variedad de frutos.

En el árbol vivían una señora, Blanca, con una niña, Aglaia, que, cansadas de la ciudad, habían decidido instalarse allí.

 

000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

En muchos de los clásicos, encontramos también la aventura de vivir en un árbol…

 

 

No puedes perderte el encanto de La ardilla Nogalina y de Timoteo Puntillas.

Dos cuentos de Beatrix Potter, en donde las ardillas habitan en los árboles haciendo de ellos casas llenas de detalles y dulzura. Las ilustraciones de la autora y las bonitas historias, nos acercan de manera especial a la vida del bosque.

 

000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Un clásico adorable: Historias de Winny de Puh, editorial Valdemar.

A.A. Milne, cuenta de manera sutil, las divertidas historias protagonizadas por Cristopher Robin y su oso Winny. Descubrirás el viejo castaño en el que vive el Búho en el Bosque de los Cien Acres y también tras la puerta verde de un enorme árbol, vive Christopher Robin en el Bosque.

 000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Seguramente el recuerdo del primer árbol habitado del que nos contaron, fue el de aquel terrible gigante que vivía en un castillo en lo más alto de las habichuelas que plantó Juan.

 !Qué nervios, aquella bajada trepidante con la gallina de los huevos de oro bajo el brazo, hasta llegar al suelo !

Juan y las habichuelas mágicas.

00000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000
 
 
Luego fué Tarzán el rey de la casa en el árbol. Conocimos todas sus aventuras en la tele y los cómic le hicieron habitante fijo en nuestras casas. Y Tom y Huck, expertos además en anidar en sitios increíbles…
000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000
Todo un sueño esto de la casa en el árbol, que no deja de tener un sabor salvaje y rebelde, independiente de los adultos, de los demás…
 
 
Anuncios

2 comentarios to “Un árbol, una casa.”

  1. Inma junio 7, 2011 a 9:39 pm #

    Ohhh! Pero qué bonitos. La última ilustración me parece preciosa. Mil gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: