Archivo | noviembre, 2011

Los pendientes de la maestra.

27 Nov

Los pendientes de la maestra, de Mari Carmen Díez Navarro. Editorial GRAÓ, 2011.

Esto es debilidad por esta mujer comprometida con la educación y capaz de contar y explicar lo complejo de una manera tan cercana. Su entusiasmo y convencimiento sobre una escuela abierta que da paso a las sorpresas, a las visitas, a los regalos, a la música, a los amigos, a las salidas y a las cosas nuevas y útiles que enriquecen el ambiente de aprendizaje, es una delicia.

El libro, que es de esos que se leen a sorbitos, reúne una selección de artículos de prensa que ha dividido en cuatro bloques: Niños de hoy, Escuelas, Familias y Sociedad de hoy.

Comenta la autora : Escribo este texto desde la experiencia de estar trabajando hace 41 años en la escuela, sin que se me pase la “inspiración”, las ganas de divertirme con los niños y el deseo de innovar y mejorar mi práctica educativa.

Y en el libro nos deja los trucos de la elefanta vieja para explicar algunos hallazgos productivos recogidos de la experiencia, atajos y trucos para evitar rodeos, pérdidas y otros malabares. ¿Quieres saber de algunos?

– Confiar en la experiencia de los mayores de la familia y en nuestros recursos y capacidades, sin ponernos en manos exclusivamente de las opiniones de los especialistas a los que a veces se les supone un saber engrandecido y sobrevalorado.

– El juego es algo bueno y necesario para los niños. Hay tal premura en que crezcan deprisa, en hacer mayores a los niños antes de hora, en pedirles que sean reponsables, serios, trabajadores… que el juego está pasando a ser considerado una pérdida de tiempo por parte de muchos. Se contraponen “las cosas serias” a las cosas de jugar. Sin embargo, jugar es una cosa muy importante.

– Dar paso a la naturaleza y permitir a los niños cubrir placenteramente sus necesidades de investigación, juego y aprendizaje. Los elementos naturales dan buenas pistas sobre las cosas de la vida.

– Incluir en la crianza los SI y los NO. También el NO es positivo porque da seguridad y contención, ayuda a encajar la realidad, aprender y aceptar las limitaciones.

– La escuela debe ser un lugar de inclusión, un lugar de personas y después vienen los papeles, objetivos y evaluaciones.

– El aburrimiento, no es nada malo. Puede ser un paso previo a la creación de algo nuevo, al pensamiento autónomo y a la imaginación.

Escribe Mari Carmen Díez:

Siento la escuela como un lugar de encuentros, de descubrimientos, de inventos y aprendizajes.

Un lugar donde caben las emociones y los conocimientos, lo de cada uno y lo de los otros, lo sencillo y lo complejo.

Un lugar donde se da y se recibe, se habla y se escucha, se mira y se es mirado.

Siento la escuela como lugar de estancia, de acomodo, de salud, de placidez , de afecto.

Y en este contexto escolar, igual se puede ver teatro, que bailar una polca, dibujar a un amigo o ver una película buena.

Si no se nublan ni el tiempo, ni los ánimos, que a ratos también pasa.

(Los dibujos de este post son regalitos que tengo guardados de muchos pequeños alumnos. A ellos también se les nota que se fijan mucho en los pendientes de la seño. Estos papelines,  sus risas, sus preguntas y miradas, son las mayores compensaciones.)

Mari Carmen Díez Navarro es maestra y psicopedagoga, especialista en educación infantil. Coordinadora pedagógica de la Escuela Aire Libre de Alicante y vocal de ASMI ( Asociación para la Salud Mental Infantil desde la Gestación)

Escribe libros de poesía y pedagógicos: Mi escuela sabe a naranja, El piso de abajo de la escuela, La oreja verde de la escuela, Un diario de clase no del todo pedagógico, Proyectando otra escuela.

Jugar y cantar en África.

23 Nov

Qué bonito es todo lo que cuenta Ifeoma Onyefulu en sus libros sobre África.

Fui una niña africana así que jugar era la parte más importante de mi vida. Me encantaba inventarme mis propios juegos usando hojas de hibisco y, a veces, preparaba comidas con trozos de papel. He crecido en la creeencia de que los niños necesitan jugar. Algunas de las habilidades que después se utilizan en la vida se aprenden interactuando con otros: respetar las reglas, esperar turno, no hacer trampas. La emoción de reunirse, de animar a los más jovenes a participar, me parece mucho más valiosa que el triunfo.

Los juegos que nos presenta en este libro, son juegos de Senegal y Nigeria y lo mismo que sucede con muchas historias de la literatura oral, tenemos muchos juegos prácticamente iguales que hemos aprendido de nuestros hermanos, padres o amigos mayores.

Juegos de cosquillas corporales, juegos con chapas, la peonza, el pasimisí, el ratón y el gato, las tabas… aunque les nombremos de diferente modo: ryembalay, itu okwe, okoso…

Algunos nos resultan más extraños, aunque cada vez están más difundidos, como el ncho: un juego de contar en el que en cada hueco se colocan seis semillas y dos jugadores compiten para ver quién es el que recoge más semillas, siguiendo unas normas.

Del mismo modo que sabemos la importancia de contar cuentos a nuestros pequeños, esos que aprendimos de nuestros mayores, seguramente también no debamos olvidar seguir enseñando los juegos que con sencillos materiales hemos aprendido a relacionarnos, a controlarnos, a reírnos, a resolver dificultades… en los recreos, en el portal de casa, en el parque o en el rellano de la escalera.

Casi siempre la música y el son acompañan a los juegos. Curiosamente, la música, el juego y las narraciones producen sensaciones liberadoras y de complicidad con los otros. Las tres, están presentes desde que somos muy pequeños.

La editorial Kókinos tiene una colección de  libros disco de canciones de todo el mundo, y justo hay uno, que lo cazamos ahora:

Canciones infantiles y nanas del baobad, de Chantal Grosléziat y Elodie Nouhen.

Es un repertorio tradicional infantil de 30 canciones de África occidental y central. Aparecen las letras originales y la traducción al español y al final del libro hay una explicación sobre los orígenes, la gesticulación e instrumentación de cada canción.

  • He encontrado en la web de Cuentos africanos, unas canciones infantiles, que si tienes tiempo, escúchalas. A ver si te gustan tanto como a nosotros. Seguro que encuentras un tiempo para ponerlas en el cole: a la entrada, mientras pintan, en el bocadillo…

Una por aquí.

Otra por allá.

Y otra por acá.

==================================================

Africa.

22 Nov

Este Año Internacional de los Afrodescendientes, nos ofrece una oportunidad especial de redoblar los esfuerzos en la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia que afectan a los afrodescendientes en todas partes. Naciones Unidas.

Para acercarnos y conocer África, hemos elegido algunos libros de carácter divulgativo que queremos reseñar y de los que aseguramos que tienen un lugar merecido en la biblioteca.

  • A de África. Ifeoma Onyefulu. Edita Intermón.

Nos encanta este libro que anda circulando desde el 93, porque tiene unas fotografías preciosas y especialmente porque la autora nos regala una visión de África colorida, amistosa y alegre.

Otra realidad que, curiosa y milagrosamente, también acompaña a la que habitualmente conocemos.

El libro guarda las imágenes favoritas de la autora, que pertenece a la tribu Igbo y creció en Nigeria.

En las imágenes se refleja la diversidad del continente, el estilo de vida tradicional en los pueblos, los estrechos vínculos familiares y sobretodo, la hospitalidad de los africanos.

De la mano de tres niños, conoceremos el continente a través de un juego:

Cada niño escogerá alguna cosa de África que le parezca importante y después elegirán una cosa en la que están de acuerdo los tres.

¿A que es una buena idea para aplicarla en algún aprendizaje escolar ?

Oone comienza con los colores de las semillas que sirven de adornos corporales.

Otra belleza de libro sobre África:

  • Tam-tam colores. Caroline Desnoëttes e Isabelle Hatmann. Editorial Edelvives, 2007.

El libro, repleto de imágenes sobre África, nos presenta este continente a través de la narración que un abuelo, Mussa, le hace a su nieta Fatu, sobre el viaje que hizo en su juventud desde Senegal a Sudáfrica.

Viajó durante meses por los caminos más diversos recorriendo miles de kilómetros, descubriendo nuevos paisajes y viviendo historias inolvidables.

En su relato, contará los recuerdos de cada uno de los países africanos por los que pasó. A veces relacionados con las telas de los vestidos, o con sus construcciones, sus cerámicas, juguetes, comidas, animales…

Y más:

  • África, pequeño Chaka… de Marie Sellier y Marion Lesage. Editorial Edelvives, 2003.

Papá Dembo es tan grande como un baobab y es el más sabio de toda la aldea.

Papá Dembo es mi abuelo y cuenta las historias mejor que nadie.

                                                                                                                                               

A través de los pequeños relatos del abuelo, vamos a descubrir la cultura africana: las familias, los trabajos, las aldeas, sus comidas, la sabana, la lluvia, sus creencias…

Además, el libro está salpicado de fotografías de obras que se conservan en el Museo de Artes de África y Oceanía de París: máscaras, fetiches, muñecas, instrumentos musicales…

Encontramos también lecturas muy interesantes y estupendamente enfocadas al conocimiento con un estilo narrativo- divulgativo. A partir de una experiencia basada en la ficción, conocemos la cultura de un lugar.

Y hemos leído:

  • Mi casa es tu casa, de Marie- Thérèse Schins, editorial Edelvives 2004.

Un par de días después, mi padre y yo sacamos de la biblioteca algunos libros de África Occidental para ver las fotografías con tranquilidad. Mi padre está mucho tiempo contándome y leyendo en voz alta un montón de cosas de Togo y Ghana. !Mientras tanto, yo me muero de curiosidad!

Justo esto es lo que queremos hacer y que nos pase con los temas que queremos conocer.

  • Hoy día en Senegal, de  Bocar, editorial SM.

Estos diarios de niños que viven en diferentes lugares del mundo están entre nuestros preferidos. La edición es estupenda y en el interior encontramos mucha información que se ofrece en ocasiones de manera sorpresiva en solapas que se abren o pequeñas notas que salen de un sobre.

Y el último que os contamos y hemos leído en la misma línea narrativa:

  • Álex y Ghandi en Mozambique, de Anna Manso e ilustraciones de Emilio Urberuaga.

Con un tono descarado, muy ágil y divertido, la escritora nos cuenta las peripecias de un niño listillo y atrevido de once años, que acompañado del perro Ghandi, se escapan del internado y corren sus aventuras en Mozambique. Aquí descubrirán que no hay agua potable, no hay mucha comida, no hay electricidad, ni médico y la escuela suele ser un espacio de sombra que hay bajo las ramas de un gran baobab.

Viajarán en machibombo, el autobús: un vehículo viejo con los asientos destrozados, lleno de pasajeros. Bailarán la marrabenta y la pasada. Escucharán muchas lenguas: suajili, el makua, manica, o el shangana. África es un mercado ambulante con gente vestida de miles de colores.

Y ahora, te proponemos dos retos:

  • Si quieres saber dónde se encuentran los países africanos, te vas a entretener con este mapa interactivo desde aquí.
  • Si quieres aprender o recordar las capitales de los países de Africa, este mapa interactivo te ayudará desde aquí.

Elena nos recomienda jugar en la aldea africana de Tibao, desde aquí.

 

Bibliotecas Escolares en Tránsito.

20 Nov

Un placer estar en el  Congreso Nacional de Bibliotecas Escolares que se celebró en Santiago de Compostela los días 10, 11 y 12 de noviembre.

Me encantó la puesta en escena del  Palacio de Congresos, en el que cajas de colores y de muchos tamaños, ambientaban el espacio de manera sugerente… ¿qué guardarán?, ¿cuántas cajas llenas de sorpresas tenemos en las bibliotecas?, ¿qué caja, qué color… abriría?, ¿cuántas llevaremos abiertas en el cole?…

Sigue leyendo

Concienciados con la literatura infantil. Página 2

18 Nov

Leo en Literatura infantil y juvenil, donde Jorge Gómez nos pone al día sobre noticias lectoras, el especial LIJ de Página 2, Concienciados con la literatura infantil, emitido recientemente.

Y como vamos a tener el gustazo de estar con Óscar López el día 30 en las Jornadas sobre Bibliotecas escolares de Extremadura, nos viene de perilla verlo, escucharlo e inspirarnos… con Jose Antonio Marina, con las interesantes reflexiones de Laura Gallego sobre la lectura compartida de los jóvenes, con las lecturas ya clásicas que nadie debería dejar de leer, con la habilidad de unir palabra y rap tal y como lo hace El Chojín, o con las conversaciones de jóvenes lectores y escritores.

Bueno, un pequeño bocado gustoso  a este gran pastelazo que es la LIJ y que puedes ver desde aquí.

Emilio Urberuaga: felicidades.

8 Nov

Emilio Urberuaga lleva desde 1982 ilustrando libros infantiles.

La pasada semana fue galardonado con el Premio Nacional de Ilustración que concede el Ministerio de Cultura a la trayectoria de un artista en el ámbito del libro y de las letras españolas.

Seguro que has tenido en tus manos en más de una ocasión algunos de sus trabajos. El más popular, Manolito Gafotas que nos ha arrancado sonrisas no sólo por el texto de su autora: la caracterización de los personajes en el dibujo y sus extraordinarias expresiones, le daban aún más sal y pimienta a la historia.

Pero por el cole corren sus ilustraciones por todas las aulas. Coco es un personaje entrañable y adorable que los más pequeños persiguen; Óscar es un oso que nos ayuda a entendernos un poco mejor; Olivia es una niña que nos descubre nuestros sentimientos más escondidos y con Cúper el perro, todo es más divertido.

Aunque también es autor de textos, como en La selva de Sara, Pluma y Tapón,  Una cosa negra o ¿Quién anda ahí?, ha dibujado para muchos textos de otros autores y ha publicado en casi todas las editoriales.

Sus ilustraciones se caracterizan por un inteligente sentido del humor acompañado habitualmente con un enorme toque de ternura. Capaz de transmitir emociones tanto con una paleta de color intensa, como en blanco y negro; y emociones en el trazo de niños, adultos y animales.

Sus dibujos nos transmiten muchas cosas que a veces es difícil hacerlo con palabras y sólo una buena ilustración da ese impacto. A los niños les encantan sus ilustraciones y las interpretan con facilidad. Sólo es posible esto cuando el trabajo se hace con un enorme respeto hacia ellos y adentrándose en sus mundos con complicidad.

Creo que este premio es un chispazo para que la gente se acuerde de que hay un mundo infantil que es prioritario, el futuro, afirma el autor. El niño que ahora lee estos libros, en 15 años es un adulto que irá a comprar o descargarse otros. Hay que crear el hábito para que después lean. Trato que mi trabajo sirva para hacer mejores humanos, o lo intento por lo menos.

Estas imágenes son del Banco de recursos de SOL, y puedes ver más desde aquí.

Libro de nanas: libro cuna.

5 Nov

Con muchos de los poemas de los libros que presentamos en el  post de Lunas y nanas  y algunas aportaciones recogidas de la memoria de quienes nos rodean, hemos  hecho nuestro Libro de nanas.

El libro de nanas es como una cuna y sus páginas son las sábanas llenas de poemas.

  • La creación del libro ha sido sencilla, aunque nos ha llevado su tiempo:

– Elige un libro viejo o catálogo de lecturas, mejor si tienen páginas resistentes.

– Cortamos unos 7 u 8 cm de la parte superior de las páginas, excepto de la cubierta posterior.

– En la parte interna de esta cubierta dibujaremos nuestro bebé dormido entre las sábanas. Procuraremos que en la parte superior de la cubierta quede la cara del bebé, para que siempre aparezca en la lectura y dé la sensación que leemos sobre las sábanas de la cuna que van pasando.

– Si las hojas no son muy fuertes, pegamos dos o tres juntas para formar solo una más resistente. Antes calcula bien las páginas que quieras que tenga el libro.

– Pega sobre las nuevas páginas hojas de colores.

– Escribimos en las páginas las nanas.

– Puedes pegar en la portada un papel bonito decorado o una tela que te guste.

!Ya está nuestro libro cuna lleno de nanas para leer y cantar!

Pasa las páginas y verás qué bonito ha quedado.


Lunas y nanas: poesías y canciones para ir a la cama.

2 Nov

Las nanas, arrullos y cancioncillas que llegan al oído del más pequeño, en la voz de quien le quiere y le protege, son los primeros sones y palabras  rimadas llenas de tradición que mecen el sueño y la calma, en la cuna de un abrazo.

Las más bellas nanas del mundo, recién salidito de la editorial Kókinos, nos anima a hablar de esta belleza de la literatura tradicional que se produce en cualquier lugar del mundo.

Este libro es un viaje musical con seis escalas: africana, criolla, eslava, escala del jardín de Edén, brasileña y portuguesa y escala asiática. Una recopilación de los seis libros-disco de la colección Canciones infantiles del mundo, hecha con un gran cuidado, como acostumbra esta editorial.

Fragmentos de infancias recuperadas, piezas originales cantadas por adultos y por niños nativos de cada uno de los países que conforman esta recopilación. Auténticas joyas que nos han sido expresamente confiadas para ser compartidas.
Cantos amorosos, transmitidos de generación en generación, reflejos de penas y de alegrías, útiles para espantar miedos, tristezas y dolores. 

  • Y con esta novedad de inicio, os ofrecemos una selección preciosa de libros en los que la noche y la luna se llenan de poesía y de nanas, y que pueden ocupar un lugar especial en nuestra biblioteca personal y en la biblioteca escolar.

==============================================================

La luna

Se enojó la luna

se enojó el lucero,

porque esta niñita

riñó con el sueño.
==============

Duérmete, Natacha,

para que la luna

se ponga contenta

y te dé aceitunas.

================

Duérmete, Natacha,

para que el lucero

te haga una almohada

de albahaca y romero.

Juana de Ibarbourou.

A %d blogueros les gusta esto: