Ulises Wensell: la complicidad afectiva.

11 Dic

Seguro que reconoces sus ilustraciones porque habrán pasado por tus manos algunos de sus libros, aunque no supieras su nombre.

Es Ulises Wensell, uno de los grandes ilustradores de la literatura infantil española.

A lo largo de su trayectoria profesional ha obtenido numerosos premios: el Premio Nacional de Ilustración en 1978 por Don Blanquisucio, el Premio Lazarillo (1979), el Owl Prize otorgado en Japón por votación popular (1985), el premio de la Asociación de Ilustradores de Madrid (1993) y el premio de la crítica Serra d’or (1994), entre otros. También ha figurado en la Lista de Honor de los Premios Andersen y recibido diversos diplomas y menciones honoríficas en distintas exposiciones.

En el año 2007 recibió un homenaje en el Salón del Libro Infantil de Madrid, en cuyo marco se organizó una exposición con su obra en la Casa de Vacas de El Retiro, y al año siguiente fue seleccionado por la OEPLI como candidato al Premio Andersen de Ilustración.

 

Ulises Wensell (1945-2011) nació en Madrid y conoció los secretos de la pintura viendo trabajar a su padre.

Suele recordar que las más gratas horas de su infancia fueron las que pasaba viendo pintar a su padre, que en su tiempo libre copiaba obras de los grandes maestros del Museo del Prado. Junto a él aprendió a dibujar, a manejar los pinceles, a aplicar el color, y sobre todo a disfrutar mucho haciéndolo.

Ingeniero técnico químico por formación, pero dibujante, pintor e ilustrador por vocación y decisión personal, es autor de las imágenes de muchos libros para niños que han alcanzado difusión internacional.

Le interesa sobre todo lograr la identificación afectiva de los pequeños con los personajes protagonistas de las historias que ilustra; pretende poner en sus imágenes sentimiento, gracia, humor y ternura y, como ha asegurado en más de una entrevista publicada, lo que le hace más feliz es pensar que los niños y el público adulto puedan contemplarlas con simpatía y complicidad afectiva.

Y sin duda, esta conexión afectiva con los personajes lo logra con creces y especialmente, en los personajes de animales. Están llenos de ternura y simpatía.

«Las imágenes son la primera lectura atenta e interesada de los niños que aún no saben leer, y un medio excelente para invitarles a leer, a descubrir qué dicen las líneas de texto. Son útiles para enriquecer su propia imaginería interior, para nutrir su imaginación y provocar su fantasía y su voluntad de contar lo que ve, inventando a su modo una historia. Pero son útiles además para ayudarles a conocer, interpretar y compartir sensaciones, sentimientos y emociones. Para despertar y desarrollar su sensibilidad y su afectividad» (Ulises Wensell, 1998).

Si quieres leer más sobre Ulises Wensell, en la web de Cervantes virtual encontrarás un interesante reportaje sobre él.  Desde aquí.

Anuncios

Una respuesta to “Ulises Wensell: la complicidad afectiva.”

  1. Mara Oliver diciembre 11, 2011 a 3:04 pm #

    🙂 pues sí que me sonaban algunas de las ilustraciones, qué bonitas 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: