Archivo | 6:56 pm

Cien mil millones de poemas

25 Mar

La editorial Demipage ha realizado con la publicación de este original libro, un homenaje a Raymond Queneau.

Cent mille milliards de poèmes, publicado en 1961, es el libro soñado de toda la literatura francesa y la obra més extensa y desbordante de este mundo. Verás por qué.

Dice Eduardo Vilas, en la parte final de este libro, que a la literatura francesa siempre le han quedado los libros pequeños y que siempre han intentado sobrepasar sus límites.

Precisamente Raymond Queneau creó el movimiento Oulipo, corriente literaria que privilegia la escritura combinatoria, utiliza las matemáticas y la intertextualidad e insiste en la dimensión sonora y musical de las palabras. Inteligente, creativa y generalmente divertida, la escritura oulipiana es una de las invenciones más geniales de la literatura del siglo XX. Esto y más lo he leído desde aquí.

Pues Raymond Queneau escribió el libro más largo del mundo en 10 páginas. Diez sonetos clásicos de catorce alejandrinos franceses, con la misma rima y troquelados para poder combinarse; un hombre que leyera sin dormir y sin descanso para beber o para comer, a un ritmo de un soneto por minuto, no terminaría su lectura, !en menos de doscientos millones de años!

En el caso de esta edición conmemorativa, 10 poetas españoles han contribuído con sus sonetos y el resultado es un espectacular libro con el que pueden surgir muchas lecturas y muchos juegos.

Te cuento también, que el nivel de los poemas se dirije a lectores avanzados, adultos; pero su originalidad ha sido irresistible y seguramente nos conducirá a propuestas adaptadas a lectores más pequeños.

¿Cómo puedes leerlo? En el libro se incluye una página de cartulina que se desprende con una mano estampada, de modo que puedas insertarla entre los troquelados y formar un poema al azar, combinando versos de diferentes poemas.

Como subraya Doce, uno de los 10 poetas españoles que participa, el libro propone un fascinante juego, porque nos permite recordar que la creación también participa del juego, del azar, incluso del accidente. Y además, subraya el papel activo del lector, que en este libro es total protagonista, pues es él quien crea nuevas mezclas , combinaciones y hasta puede crear su soneto.

Sinceramente, genial.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: