Archivo | 2:10 pm

La mejor bellota. Pep Bruno

27 Dic

portadaLaMejorBellota

La mejor bellota es un homenaje a los cuentos.

A pesar de que está recién salido del horno de la editorial Almadraba,  elaborado con las manos de Pep Bruno y Lucie Müllerová, rescata los ingredientes de las historias de siempre que atrapan los oidos del que escucha y la vista de quien lee, para encadenar con la imaginación una tras otra las escenas que componen la historia.

El cuento se hila en un bosque, bajo una encina que tiene en una de sus ramas una bellota hermosa, la mejor de todas. Una bellota deseada por el rey de los ratones que propone a sus súbditos la aventura de capturarla con la promesa de una recompensa inigualable: un enorme queso.

Imaginarás que esto no será fácil. Y aquí aparecen al acecho los peligros de una serpiente, un búho y una familia de cuervos que rondan la encina impidiendo que el propósito del rey llegue a buen fin.

bellota3

¿Qué cartas aparecen para afrontar el conflicto? Primero serán la valentía, la astucia y la inteligencia en el empeño de ratones y ratonas para alcanzar la bellota. Pero serán finalmente la experiencia y los cuentos, de la mano de un viejo ratón, quien sin prisas y tesón logre que la bellota, la mejor bellota, esté más cerca del rey ratón.

Preciosa historia. Está escrita con cuidado y medida, hilvanando las escenas, los personajes, los retos, las palabras acertadas, para dejar caer un final sorprendente, tranquilo y que nos dejará pensando.

bellota-1

Me encantan las ilustraciones de Lucie. Son amables, llenas de colores envolventes de otoño y con detalles encantadores, como el campamento de calabazas que montan los ratones o las reuniones en el bosque bajo la encina.

Y no termines de mirar hasta el final final del libro. Busca esa bellota entre las hojas, porque comprobarás que no siempre los cuentos terminan con un final cerrado.

bellota-2

Le digo a Pep que tiene que estar contento con esta historia que me parece muy suya cuando la leo: los retos, el empeño, las narraciones, la memoria, la voz de los mayores…

Es el valor de los cuentos. Y ahí está él, para que no lo olvidemos y germinen las historias.

A %d blogueros les gusta esto: