La verdadera historia de Caperucita. Antonio Rodríguez Almodóvar.

17 Abr

la-verdadera-historia-de-caperucita-ES

La editorial Kalandraka ha vuelto a editar en febrero de este año 2013 La verdadera historia de Caperucita, de Antonio Rodríguez Almodóvar e ilustrado por Marc Taeger.

Es un clásico que repetiríamos una y otra vez. Un cuento redondo que seguirá rodando en los corros de cuentos y en las rodillas cuenteras de los abuelos, de padres y maestros.

Pero esta Caperucita es muy especial, se parece mucho a la que habitaba en los cuentos populares antes de versionar y edulcorar estas historias para los niños, porque les alertaban de los peligros, de los maliciosos y de la estupidez propia, sin poner paños calientes a las consecuencias que podía provocar la falta de atención en la vida.

caperucita-1

La narración de la historia guarda quehaceres de la vida cotidiana , vocablos populares, ironía en los personajes, pinceladas escatológicas y mucho humor. Una narración perfecta y fiel a lo popular, como no podía ser de otro modo en Antonio Rodríguez Almodóvar, dedicado con pasión a la recuperación y estudio de los cuentos populares.

Se centra en la inquietante e intensa historia entre el Lobo y Caperucita. Aquí está la miga del asunto.

La madre y la abuela dan algunas pinceladas, el cazador o leñador ni aparece y sin embargo, sí es protagonista un gato listo, como el que solía habitar en las casas de los pueblos, que hasta tenían su propia entrada en la puerta: la gatera.

  caperucita-2

Habiendo escuchado y narrado tantas veces la historia de Caperucita, con ésta aprendemos cosas nuevas: que hay dos caminos, el de las agujas que es más largo y laborioso, y el de los alfileres, el corto y sencillo; que las tripas pueden hablar; que si estás maluscona, mejor cuidarte; pon atención dónde dejas tu ropa y que un buen apretón de tripita, puede salvarte la vida.

Y cuando Caperucita ya se fijó en la bocaza del lobo, dijo:

– Abuelita, abuelita, !que me estoy haciendo caca!

– Ay, hija, !qué ocurrencia tienes! ¿Ahora?

– !Sí, ahora! ! No me puedo aguantar!

– Está bien, sal un momento fuera, pero no tardes, que hace mucho frío y andan por ahí los lobos

– Que me lo digan a mí – dijo Caperucita, pero en voz muy baja.

caperucita-3Esta historia no deja de sorprenderte además por sus fuertes e impactantes ilustraciones, que parecen haber salido de la mano de un niño.

Marc Taeger nació en Suiza y hace años que vive en España.

Sus trabajos son muy reconocibles porque tienen un toque picassiano que rompe las líneas de la lógica adulta y prueba con perspectivas imposibles y formas imaginarias.

Una explosión de color y trazos que nos devuelve a lo primero, primitivo… como siempre hizo con nosotros Caperucita.

almodovar-y-taeger

Hace tiempo escuchamos de la voz de Antonio Rodríguez Almodóvar la narración de esta historia, y fué preciosa, con pelos de punta incluídos.

En estos días estará en el II Jornadas de Literatura Infantil y Juvenil de Extremadura que se celebran en Miajadas, por si quieres darte una vuelta.

7 comentarios to “La verdadera historia de Caperucita. Antonio Rodríguez Almodóvar.”

  1. doloretes abril 17, 2013 a 12:53 pm #

    Es un lujazo contar con Antonio Rodríguez Amodovar, y escucharlo ya ni te cuento…siempre genial y humildísimo. que es de muy de agradecer.

    Me gusta

  2. Araceli abril 18, 2013 a 2:31 am #

    Es encantador gracias por mandarme estas hermosas historias

    Me gusta

  3. Gina I. Beard mayo 7, 2013 a 8:48 pm #

    Esta versión se basa en textos recogidos de tradición oral francesa y estudiados por el gran folclorista Paul Delarue. Es la misma versión lo único que cambia es la parte en que caperucita se acerca al lobo vestido de abuelita y comienza hacerle las preguntas. En el momento que se está acercando a preguntarle sobre los dientes. Caperucita se da cuenta de que no es su abuela, sino el lobo y entonces le dice que tiene que ir al baño. Entonces el lobo la deja ir afuera pero le amarra un hilo en la muñeca para que no se escape. Entonces caperucita rompe el hilo y escapa. Pero algo particular que me llamo la atención fue el papel que jugó el gato de la abuelita, ya que le iba advirtiendo que esa no era su abuelita sino el lobo. La trama del cuento la encontré muy interesante y mantiene al lector cautivado. El cuento es excelente para presentar vocabulario nuevo. La forma en que está escrito el texto tiene movimiento. Además incluye sonidos onomatopéyicos. Pero lo más que me cautivó fueron las ilustraciones, ya que utilizan colores negros, verdes, amarillos, anaranjados y rojos, resultando así impactantes. Las técnicas en las ilustraciones es pintada con crayola de aceite y los dibujos parecen como si fueran dibujadas por niños.

    Me gusta

  4. Adrian O. Vinson mayo 14, 2013 a 5:51 pm #

    Una selección de Cuentos al amor de la lumbre ha aparecido en alemán, Das leben ein Märchen. (Universidad de Salzburgo, 2007). Actualmente se prepara la edición en árabe. El bosque de los sueños ha aparecido en italiano en 2011 (Il bosco dei sogni), y se prepara su traducción a otros idiomas. La verdadera historia de caperucita se ha editado en italiano, portugués, brasileño, catalán, gallego y euskera.

    Me gusta

  5. Fran Justice mayo 14, 2013 a 9:47 pm #

    La versión más esperada de caperucita, rescatada del folclore francés, mantiene toda la frescura y oralidad de los cuentos de la abuela.

    Me gusta

  6. Marien marzo 11, 2016 a 11:02 am #

    Nunca me ha gustado el cuento de Caperucita Roja y por más vueltas que le den, siempre será un cuento feo para mí. Y la versión de Rodríguez Almodovar, tampoco me gusta; deja a la abuelita comida por el lobo, a la niña la hace más tonta aún, ¡llega a meterse en la cama con el lobo!, que si velluda, que si las uñas,… el lobo tiene una cuerda tan larga que Caperucita llega hasta su casa, en fín y un montón de detalles más que hacen que este cuento se cuente como se cuente no tiene arreglo. Lo cogí con mucha ilusión, y me desilusionó.

    Me gusta

    • Ana Nebreda marzo 11, 2016 a 8:56 pm #

      Marien, a mí sin embargo me parece un cuento estupendo de la tradición oral. Muy versionado en el tiempo, y precisamente el de Almodóvar está mucho más cercano al que se contaba antaño.Está repleto de metáforas y de avisos sobre algunos peligros en el camino de la vida.
      Pero creo que las historias deben gustarnos para poder contarlas, y si hay alguna que nos produce rechazo, por mucho que nos digan que es estupenda, debemos dejarla aparcada.Tal vez algún día la miremos de otro modo; o tal vez no.
      Gracias por tu comentario, Marien.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: