Las siestas de Polly. Peter Newell

10 Sep

siestas polly

Y ahora, cuando nos quedan pocas siestas de verano, encuentro este pequeño y encantador libro en la biblioteca pública que me hipnotiza no sólo por su tamaño, cuadrado, pequeño y grueso como si fuese un juguete, también porque Peter Newell, su autor, es un clásico irresistible.

Las siestas de Polly aparecieron publicadas como tiras cómicas en el Chicago Tribune entre 1906 y 1907. Newell ya era un ilustrador de prestigio y estas aventuras, vivaces e irreverentes, tuvieron un enorme éxito en aquellos primeros años del siglo veinte; ahora en 2013, las pone en circulación la editorial Impedimenta reduciendo cada viñeta a una pequeña y sola página.

¿Qué guardan Las siestas de Polly ?

Newell saca partido de la experiencia de ilustrar los libros de Lewis Carroll, Alicia en el Pais de las Maravillas, A través del espejo y La caza del Carabón, insistiendo en la relación entre la imagen y el texto, lo onírico y la realidad, el humor y lo absurdo. Recurrir a Alicia cuando lo lees, es inevitable, aunque su tono tenga tintes muy personales.

Todas las pequeñas historias responden a una misma fórmula: Polly se queda dormida ante un objeto o animal. En el sueño todo se transforma en algo extraño y provoca una situación límite de la que Polly se libra saliendo del sueño de manera brusca, a través de una explosión, una caída, un remojón…

Te encontrarás con notas musicales que persiguen a la protagonista, gatos que se convierten en arañas, humos de cocina como fantasmas, mapaches que bailan y tocan el banjo, o Jotas de Corazones que recitan poemas…

Es un libro curioso, para dedicar pequeños momentos a cada historia y disfrutar de los extrañamientos que se producen en ellas.

Un ejercicio de creatividad para poner en práctica en talleres de escritura o de historietas, en los que habrá que pensar en un animal u objeto curioso o cotidiano, un sencillo escenario, crear la situación extraña que lo ponga todo del revés y expresar sus sus consecuencias, para terminar con una vuelta a la realidad provocada por ese mismo objeto.

Éste sería un buen ejemplo:

 polly-1 polly-2 polly-3 polly-4polly-5

polly-6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: