Archivo | 8:46 am

7 Llaves de cuento. Antonio Rubio

18 Feb

Estas Siete llaves de cuento encierran una pequeña colección de cuentos de fórmula que se agrupan en este libro para disfrute de maestras y maestros especialmente, aunque su goce sea también aconsejable a madres, padres, niños, niñas y otras gentes de buen leer.


7llaves

Siempre me cautivaron los cuentos de enorme gracejo y rara perfección. Me recuerdan breves piezas musicales que ponen a bailar en los labios de quienes las interpretan y provocan la leve sonrisa de quienes escuchan, siempre sonrisa que asiente y agradece el obsequio. Son pequeños cofres de rico contenido y fácil apertura. Para abrirlos se precisa tan sólo siete pequeñas llaves, siete llaves de cuento. Antonio Rubio

Este es un libro tesoro.

Un tesoro para los maestros y adultos que cuentan y que provocan la palabra oral y escrita.

Antonio Rubio, poeta, nos desvela de manera clara en las primeras páginas del libro en qué consisten los cuentos de fórmula (piezas literarias de tradición oral), las estructuras poéticas en que se construyen (enumeraciones, encadenados, diálogos, pareados, romancillos…) y los recursos poéticos habitualmente basados en lo fonético (ecos, onomatopeyas, analogías, comparación…).

Podrás disfrutar de la lectura y del juego de 26 cuentos de fórmula. Algunos que recordarás de tu infancia, otros nuevos para el oído y muchos muchos que querrás contar y memorizar.

Escojo algunos que me han gustado especialmente, para leer sin prisas, que la lectura necesita calma:

7llaves-6

 7llaves-3 7llaves-4 7llaves-5 7llaves-7

7  llaves de cuento

Antonio Rubio / Violeta Lopiz

Ed. Kalandraka, 2008

Todas las claves para no dejar en el olvido estos cuentos de fórmula. Cuanto más conectados estamos en las redes y más imprescindibles se nos hacen los dispositivos móviles, más aún me gusta recurrir a la memoria, a la tradición oral, al afecto de las palabras, al contar…

  • ¿ Y si hacemos un taller de Cuentos de fórmula?

Solo hay que comenzar recordando aquellos que oíste de niño, luego escribir, y preguntar a los demás…

Sin olvidar abrir las páginas de los libros de Carmen Bravo-Villasante o de Ana Pelegrín, que tanto investigaron en estos asuntos.

Uno que recuerdo de mi padre:

Érase una vez, un polaco y un inglés,

el inglés, sacó la espada:

! Chas, chas!

¿Lo mató?

No señor. Verá usted lo que pasó.

Érase una vez, un polaco y un inglés…

Seguro que ya te ha venido a la memoria algún cuentecillo sonoro que te contaban de niño 😉

=

=

A %d blogueros les gusta esto: