Una maestra en Katmandú. Vicki Subirana

8 Jul

Hace unos años leí por primera vez esta inmensa historia y he vuelto de nuevo a ella por dos motivos: la actualidad de Nepal tras el terremoto, y el viaje que unos amigos harán al país este verano.

Por segunda vez me han atrapado sus páginas,(nada que ver con la película que se hizo y que no logró transmitir la fuerza que la autora consigue con esta publicación), y hasta aquí traigo en esta ocasión este libro que no guarda, sino que derrama, estalla y te empapa de la historia real de una maestra que comienza en 1989 en Katmandú un trabajo pedagógico y que en 1993 pone en marcha una escuela de calidad y gratuita, Daleki School,  para los niños marginados, los intocables,  con un proyecto educativo innovador.

¿Qué potencial puede tener la pedagogía para mejorar la sociedad?

=

Una maestra en Katmandú

Vicki Subirana

Editorial Aguilar, 2012

Una clase en la escuela Daleki.

FOTO  ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

=

Me ha sorprendido e impactado de nuevo la fuerza y convicciones que algunas personas tienen para llevar a cabo grandes ideas que suenan imposibles, utopías para el resto de los mortales, y que son capaces de hacerlas reales a pesar de la cantidad enorme de trabas que encuentran a su alrededor e incluso, de los errores personales que pueden cometer en esa construcción.

Una maestra en Katmandú es una historia real y muy personal de una mujer catalana, Vicki Subirana,  que nos ofrece múltiples miradas apasionantes sobre Nepal, sobre la enseñanza, sobre nuestra sociedad y cómo no, sobre muchas convicciones personales.

La mirada a una cultura muy diferente y lejana. En Nepal coexisten sesenta y una etnias que se caracterizan por tener sus propias lenguas o dialectos, y por practicar diferentes religiones y ritos, y tener distintas culturas, gastronomías, formas de vida y maneras de vestir. Con la cercanía que la protagonista vivió, nos presenta constantes ocasiones para reflexionar sobre muchos temas comprometidos acerca de los valores humanos: el papel de la mujer, la corrupción, la hospitalidad, las creencias, la compasión… sin obviar cierta esquizofrenia cultural por la que tuvo que pasar en los primeros años.

Los niños que reciben educación a través de EDUQUAL son de las castas más bajas.

FOTO  ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

=

También nos rozará la piel con sus relaciones personales: una nueva familia que la protege, nuevos amigos, una hombre sherpa con quien se casa, su maternidad…

Y nos acercará al mundo de la cooperación, de las ONGs, de la preparación se los voluntarios, de las dificultades administrativas, de los límites de la implicación…

Pero quiero destacar especialmente en este espacio su papel de maestra y el empeño y entusiasmo por llevar a cabo una pedagogía que impulsa el espíritu crítico de los alumnos, el pensamiento lógico-análitico y la creatividad, siempre con la dignidad y respeto que todos los niños por igual deben tener y recibir. Transcribo algunos párrafos jugosos:

Lo que más le ha gustado ha sido el método de lectura y escritura. Hace casi un mes que estamos empleando un sistema que me va muy bien: he dejado que los niños traigan objetos para meter en las cajas de exploración que tenemos en la clase. Después de hacer la observación de objetos, cada niño escribe el nombre del objeto que ha traído en un cartoncito y lo mete en una cajita que he hecho para cada uno, a la que llaman La caja de mis palabras. (…) Están tan motivados y deseosos de aprender el nombre y el significado de las cosas que les rodean, que constantemente están recogiendo objetos que encuentran en sus casas, en la clase, en el suelo. !Es maravilloso!

================

Es absolutamente necesario trabajar con las familias. Me doy cuenta de que hay demasiadas contradicciones entre lo que los niños practican en el hogar y lo que se les enseña en la escuela.

(…)

De este modo comenzamos a montar proyectos paralelos: el asesoramiento de los padres en la educación de sus hijos y la alfabetización fueron lo primero. Los padres venían por la tarde y aprendían a leer y a escribir. En realidad aquellas reuniones nos daban la oportunidad de hacer campañas contra el trabajo y la explotación infantil, ya que eran bastantes las familias que sacaban a sus hijas de la escuela para casarlas o ponerlas a trabajar.

================

Monté una pequeña biblioteca que fue la sorpresa de toda la escuela. Lo hice de forma muy sencilla, utilizando unos biombos de madera y unas cortinas a rayas de colores que yo misma confeccioné. Me dí cuenta de que en aquel tiempo todavía no existían libros de cuentos para niños que recogieran la tradición oral y las leyendas del pueblo nepalí.

================

Nuestros métodos y el sistema pedagógico se convirtireon en una atracción, porque hacíamos cosas inusuales: danza, música, educación física, plástica, excursiones… Todo se desarrollaba en un escenario privilegiado: clases limpias, espaciosas y bien equipadas. La escuela era completamente gratis.

Una clase de Daleki School.

FOTO  ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

=

Vicki Subirana continúa viviendo y escribiendo sobre esta historia y en especial, sobre su labor educativa y pedagógica que ha difundido como La Pedagía Transformadora y que puedes conocer mejor a través de la Fundación EduQual.

Victoria Subirana (derecha) con una familia del barrio Sukumbasi.

FOTO  ©  Ángel López Soto, miembro de GEA PHOTOWORDS

  • Las imágenes son de Ángel López Soto y están tomadas de una entrevista que el fotógrafo hizo a Vicki Subirana en Nepal y a la que puedes acceder desde AQUÍ.

4 comentarios to “Una maestra en Katmandú. Vicki Subirana”

  1. VICTORIA EUGENIA RODRIGUEZ ALVAREZ julio 8, 2015 a 5:17 pm #

    Hola buenas tardes. lo primero, me gustaría felicitaros por vuestro trabajo y la labor que realizaís en la transmisión de cultura. Os sigo desde hace tiempo y siempre me sorprendeís, con los temas que trataís porque me parecen interesantísimos y muy pedagógico.
    En este caso me interesa mucho este tema porque soy Trabajadora Social y me parece primordial trabajar el DERECHO UNIVERSAL A LA EDUCACION. Tuve que hacer una trabajo sobre este tema y concretamente sobre la labor de UNICEF en la educación de los niños.
    Tenemos que trabajar y luchar por el derechoa la Educación (Africa, América Latina, Mexico, Ecuador Brasil, población gitana, población marroquí, población rumana, españoles, discapacitados……TODO EL MUNDO). Intentemos cambiar la mentalidad de los padres para abrir nuevos caminos y posibilidades de estudiar y tener una formación y un futuro a los niños.

    Me gusta

    • Ana Nebreda julio 9, 2015 a 7:36 am #

      Gracias, Victoria.

      Me gusta

      • VICTROIA EUGENIA RODRIGUEZ ALVAREZ julio 9, 2015 a 1:29 pm #

        Es un placer, son temas interesantes

        Me gusta

  2. Carmen Díaz Marín julio 13, 2015 a 8:24 am #

    Muy interesante y motivador el artículo. Es bueno comprobar que nada es imposible y que tenemos que perseguir nuestros sueños sin tregüa. Buscaré el libro y será un regalo para mi santo. Un biblioabrazo.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: