Los cuentos de los Hermanos Grimm

28 Sep

grimm1

Ahora que comenzamos el cole, debemos hacer buen acopio de cuentos porque tenemos un curso por delante para encandilar a nuestros niños con historias. Y la escuela debe estar repleta de cuentos.

Además de que éstos ocupen las estanterías de nuestras bibliotecas, deben estar presentes en la memoria del maestro y dispuestos a hacerse escuchar a través de su voz. Un narrador de cuentos siempre pone la semilla de la curiosidad en los oídos de los niños; luego con sus miradas irán a buscar ésas y otras historias, a las páginas de los libros.

Los cuentos de siempre, como los recogidos por los hermanos Grimm, siempre son un baúl de sorpresas; y parece cierto que habitualmente solo contamos cuatro o cinco más populares, quedándose en olvido otros muchos no tan conocidos y otros, como nosotros hemos comprobado con este libro, totalmente olvidados y sin embargo, llenos de belleza y emoción.

Lo que comenzó para los Grimm como una recopilación de cuentos se ha convertido en un tesoro cultural de la humanidad, así como en una inagotable fuente de inspiración para generaciones de escritores, artistas y cineastas.

Este maravilloso libro contiene 27 cuentos basados en la última edición de 1857, y se presentan en el orden cronológico en que aparecieron.

La edición viene con una cuidada selección de ilustraciones realizadas por los artistas más influyentes entre 1820 y 1950: una maravilla que convierte al libro en un tesoro para el público infantil y adulto.

Unos cuentos son deliciosos y sutiles, otros son dramáticos y de construcción tosca, pero abundan el humor, el ingenio y el ritmo narrativo perfecto; ofrecen una cautivadora gama de emociones humanas y garantizan un sorprendente redescubrimiento a receptores de todas las edades.

La liebre y el erizo. Gustav Süs, litografías pintadas a mano, 1855

=

Los cuentos de los Hermanos Grimm

Edición de Noel Daniel

Trad. de Mª Antonia Seijo y Nuria Caminero

Editorial Taschen, 2012

En el Museo Hermanos Grimm de Kassel guardan los manuscritos de estos Cuentos infantiles y del hogar, que así es como se titularon desde la primera edición en Berlín el 20 de diciembre de 1812 y que desde 2005 se incluyeron en el Registro de la Memoria del Mundo de la Unesco, iniciativa destinada a salvaguardar documentos relevantes para la historia de la humanidad.

Sobre esta publicación

Este hermoso volumen, editado por Taschen, una exquisita editorial que no acostumbra a publicar para niños, se lanzó con este proyecto para celebrar su 3o aniversario como editorial. Pensaba que muchos de sus lectores se habían hecho adultos con la editorial, y tenían sus propias familias. Estos lectores ya adultos están interesados en libros para niños bellamente producidos y que se toman en serio la exposición de un pequeño a historias e imágenes con profundidad y sentido histórico.

Queríamos que The Fairy Tales of the Brothers Grimm encarnara nuestra misión de crear libros significativos que sean intemporales pero originales, modernos pero clásicos.

La niña de los gansos.  Jessie Willcox Smith, 1911, óleo y carboncillo.

Esta traducción se mantiene fiel a las originales, sin abreviar, reflejando al máximo la oralidad de los cuentos que desembarquen en una buena lectura en voz alta. Se han conservado incluso los ocasionales episodios violentos, como el final de Cenicienta o La niña de los gansos, que tal vez algunos lectores adultos prefieran adaptar para oídos más jóvenes.

El libro ofrece a los niños –y los adultos– una oportunidad de descubrir de primera mano los cuentos originales y el excepcional arte visual que inspiraron. Cuando los Grimm comenzaron su proyecto, no planearon publicar los cuentos para niños. Fue solo después de publicar su primer volumen cuando se dieron cuenta de que los lectores más jóvenes estaban interesados. Refinaron y suavizaron continuamente las historias durante más de cuatro décadas, limando las partes más violentas hasta que apareció la edición final en 1857. Ésta fue la edición que creyeron más adecuada para los niños, y es este volumen el que se ha usado en esta edición para la traducción.

No ha habido una nueva traducción de los cuentos de hadas de los Grimm en casi diez años, y creímos que era el momento adecuado para una nueva. Los cuentos de los Grimm son desenfadados y están llenos de detalles maravillosamente cómicos, y nuestra traducción es vivaz, fresca y sumamente amena. Casi nunca se habla de los aspectos agradables de los cuentos, y quisimos aprovechar realmente la ocasión de una nueva traducción para destacar el auténtico placer que se siente al leerlos.

Cenicienta. Hanns Anker,1910, litografías en color.

Los Grimm

Jacob y Wilhelm Grimm, que nacieron en Alemania a finales del XVIII, fueron dos de los más destacados eruditos humanistas del siglo XIX. Publicaron extensos estudios sobre temas legales, históricos, mitológicos y lingüísticos, e incluso en 1838 empezaron a trabajar en un completo diccionario alemán.

tmp_14203-hermanos_grimm-2093379551

Los hermanos Grimm eran demócratas, abogaban por la unificación del puzzle germánico y colaboraron en la redacción alemana de los Derechos Humanos. Mientras ocuparon sus cátedras en la Universidad de Göttingen escribieron textos políticos que les costarían el exilio del reino de Hannover en 1837. Jacob fue diputado de la Asamblea Nacional de Fráncfort en 1848.

Siempre juntos, pese a la boda de Wilhelm con Dorothea Wild en 1825, vivieron sus últimos 20 años en Berlín, que era la capital del reino de Prusia.

Lluvia de estrellas.  Viktor P. Mohn, 1882, litografía en color.

La recopilación de los cuentos populares

Desde siempre se sintieron atraídos por la poesía y la narrativa popular y entendían su devoción por la literatura popular – cuentos de hadas, canciones y fábulas- como un tributo a la arqueología. Por eso, cuando en 1812 publicaron por primera vez sus Cuentos para la infancia y del hogar, no se dirigían a un público infantil. Su enfoque científico queda patente en la presentación del texto y los minuciosos comentarios que no tienen lugar en en la literatura para niños: detallan cómo y dónde se originaron los cuentos, y las similitudes y diferencias con las versiones de otros países. Además, el contenido violento y erótico de algunos cuentos no parecía adecuado para jóvenes lectores.

En su trabajo de recopilación no viajaron, como se dice a veces, por toda Alemania: escuchaban a viejas modistas, vendedoras, soldados y campesinos en las tabernas o en los mercados de su ciudad.

Tras seis años de transcripciones, arreglos estilísticos y limpiezas formales, el primer tomo de sus cuentos salió en 1812.

Para la segunda parte, que vio la luz en 1814, se ganaron la colaboración de algunas familias nobles, así como de la notable cuentista y verdulera Dorothea Viehmann, una viuda de sastre que impresionó a los hermanos porque era capaz de repetir sus cuentos siempre con las mismas palabras.

En el transcurso de cuarenta y cinco años y siete ediciones, hasta la última publicada en 1857,  que ya constaba de doscientos cuentos y diez leyendas infantiles, la recopilación de cuentos de los hermanos Grimm fue transformando la literatura popular en un genuino libro infantil, por sus constantes retoques en el contenido e inclusión de ilustraciones que le hicieron más atractiva a la mirada de niños y mayores.

Caperucita Roja. Divica Landrová, 1959, dibujos con color.

Las ilustraciones

Entre 1823 y 1826 se publicaron dos volúmenes traducidos al inglés de los cuentos de Grimm, con unas alegres ilustraciones de George Cruikshank que tuvieron un gran impacto en los lectores. Es aquí cuando realmente comienza la enorme repercursión de los cuentos en el imaginario de generaciones de niños. Los Grimm percibieron que los cuentos eran mejor recibidos con ilustraciones y recurrieron a su hermano pequeño, Emil Grimm, que era artista, para ilustrar siguientes ediciones. Wilhelm Grimm, el más afecto a la poesía de los Grimm, trabajó en el lenguaje de los cuentos y les dio su tono romántico y accesible para los niños.

grimm2

El zapatero y los duendes. George Cruikshank, litografía en color a partir de una ilustración en blanco y negro de 1823.

Los cuentos de hadas de los Hermanos Grimm impulsaron una actividad artística sin precedentes, no solo en Alemania, sino en toda Europa y América del norte. La colaboración entre artistas y editores de los cuentos de Grimm contribuyó a cambiar la forma de creación y comercialización de los libros para niños, lo que tuvo un profundo impacto en la historia de los libros ilustrados. Las nuevas tecnologías de impresión ofrecían resultados artísticos excelentes y permitieron también una amplia distribución. Había pintores, grabadores, encuadernadores, acuarelistas, diseñadores gráficos, escenógrafos, dibujantes expertos en las nuevas técnicas de impresión del siglo XIX, rendidos a estas populares historias.

También entonces las nuevas tecnologías cambiaron las formas de leer, la interacción entre texto e imagen.

La literatura infantil ya había existido en siglos precedentes, pero en general era una literatura pedagógica, con mensaje moral, sin ilustraciones y solo accesible a clases altas. Los mejores ilustradores de la época interpretaron con sus lapices y pinceles las historias de los Grimm y así continuaron haciéndolo otros muchos artistas reconocidos.

Las 12 princesas bailarinas. Kay Nielsen, 1913, acuarelas.

Le edición de Taschen viene acompañada del trabajo de ilustradores desde 1820 a 1950, con lo que obtenemos una visión general de la evolución de este arte en Europa a lo largo del siglo XIX y XX: Kay Nielsen, Gustaf Tenggren, Walter Crane, Arthur Rackham, Gustav Süs, Heinrich Leutemann, Viktor Paul Mohn…

Reune tendencias que van desde el romanticismo, hasta los primeros dibujos cómicos, pasando por el art deco: la obra brinda una visión de la evolución artística cuya influencia perdura hasta nuestros días.

Los lectores pueden aprender acerca de innovadores ilustradores de libros del siglo XIX, al igual que de los famosos artistas de la edad dorada de la ilustración de principios del siglo XX, dos vertientes que más tarde tuvieron un enorme impacto en la animación y los dibujos animados.

El legado visual de la obra de los Grimm ha sido olvidado durante mucho tiempo, y a través de este libro los niños pueden ir directamente a la fuente de la gran creación gráfica del pasado.

Blancanieves. Wanda Zeigner-Ebel, 1920, litografía en color.

Los cuentos populares, tanto de los Hermanos Grimm como los de Perrault, se convirtieron en ingredientes que alimentaron la alfabetización y el talento artístico en todo el mundo. Es un testimonio increíble del poder de los cuentos.

Y éste es el poder que está a nuestro alcance: poner en el camino del aprendizaje de la lectura buenas historias, libros que fascinen a los niños, textos con contenidos que despierten el deseo de leer desde muy pequeños. Las técnicas y métodos para aprender a leer siempre deben ir de la mano de la literatura y de los buenos libros.

Desde pequeños los cuentos de hadas y leyendas populares tienen un gran atractivo: contienen luchas y triunfos, el bien y el mal, risas y lágrimas… Los niños, igual que los adultos, disfrutan con historias emocionantes y con personajes que muestran sus verdaderos sentimientos. Hacer que todas las historias para niños terminen bien resulta no solo irreal, sino también insípido.

El pescador y su mujer. Wanda Gág, 1936.

Es interesante contar y leer estos cuentos porque nos hacen pensar en asuntos importantes de la vida que suceden desde la infancia hasta la vida adulta: los peligros de romper una promesa, juzgar por las apariencias, la envidia en los afectos, la fidelidad, la pérdida de la inocencia, la prudencia en el comportamiento o la astucia para lograr un  fin. Un abundante despliegue de comportamientos humanos que ayudan a los protagonistas a madurar.

Y todo ello se piensa en el maravilloso plano imaginario que nos brinda el escenario de la fantasía.

grimm3

La señora Holle. Herbert Leupin, 1949, litografía en color.

 

Los 27 cuentos de este libro

La obra tiene una introducción muy interesante que describe la historia de los cuentos de Grimm y sus ilustradores a lo largo del tiempo. También hay una breve historia del cuento con interpretaciones al comienzo de cada uno, y extensas biografías de los artistas al final del libro para aquellos que deseen saber más sobre su obra en un contexto histórico.

La lista completa los cuentos incluye: El rey sapo o Enrique el Férreo, El lobo y las siete cabritillas, Hermanito y hermanita, Rapónchigo, Hänsel y Gretel, El pescador y su mujer, El sastrecillo valiente, La Cenicienta, La señora Holle, Caperucita roja, Los músicos de Bremen, Los tres pelos de oro del diablo, El zapatero y los duendes, Pulgarcito, La bella durmiente, Blancanieves, El enano saltarín, Las tres plumas, El ganso de oro, Jorinde y Joringel, La niña de los gansos, Las doce princesas bailarinas, Lluvia de estrellas, Blancanieves y Rosarroja, La liebre y el erizo, El gato con botas y La llave de oro.

No nos faltarán cuentos para narrar y leer durante un largo tiempo.

Los cuentos de hadas, con sus luces puras y suaves, dan a luz y crecen los primeros pensamientos, los primeros impulsos del corazón. También son cuentos de casa, ya que en ellos podemos disfrutar de la poesía sencilla y enriquecida por su verdad. Y también porque duran en el hogar como una herencia que se transmite .
Jakob y Wilhelm Grimm (1812)

grimm4

Los músicos de Bremen. Rudolf GeisBler, 1892, lámina pintada a mano.

Vías:

  • Nota sobre la edición de 1857 por Dra. Regina Freyberger, historiadora del arte, Múnich.
  • Alemania canoniza a los Grimm. Desde El País
  • Érase una vezRevista Emilia

 

 

grimm6
Hänsel y Gretel. Heinrich Merté, 1881, litografía en color.

 

Una respuesta to “Los cuentos de los Hermanos Grimm”

  1. tumeaprendes septiembre 29, 2015 a 9:37 pm #

    Me parece fantástico. Ya hace bastantes años decidí dejar de lado los cuentos hiperversionados que se pusieron de moda en la escuela con tal de no traumatizar. Esta recopilación parece muy interesante. Lo apuntaré para la biblioteca.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: