El pájaro sin nombre que quería ser rey. Ramón Besora

20 Dic

 

Era tan pequeño que nadie le puso nombre, hasta que llegó la ocasión de demostrar lo despabilado y vivaracho que era. Y como al crío más pequeño y querido le llaman el rey de la casa, a él le nombraron reyezuelo.

Todo sucedió una mañana cuando todas las aves del bosque se reunieron para elegir al rey que las representara. Nadie podía faltar allí. La opinión de todas era importante.

¿Quién de todas reunía las condiciones ideales para llevar la corona del rey con dignidad?

En estos últimos días me llegó este libro a las manos, y que hoy viene como anillo al dedo.

reyezuelo1

El pájaro sin nombre que quería ser rey

Ramón Besora

Ilustraciones de Judit Morales y Adrià Gòdia

Editorial Milenio, 2015

En la reunión de las aves todas hablaron sobre las mejores cualidades para ser rey:  el más fuerte, el de plumas más vistosas, el más listo, el más trabajador, el de mando más enérgico, el de mejor trino…

La sabiduría del búho determinó que la principal virtud de las aves era la de volar, y en una carrera elevándose hacia lo más alto del cielo, se disputaría quién debería llevar la corona sobre su cabeza.

En esta ficción el mundo animal tiene sus propias normas de elección de representantes que nada tienen que ver con las de nuestra democracia, pero esta historia expone situaciones estupendas para motivar una conversación interesante: reconocer nuestras cualidades, opinar en el grupo, escuchar las ideas de los demás, atreverse a asumir retos, aceptar una derrota o comportarse con nobleza.

Seguro que surgen preguntas y reflexiones que den la oportunidad de ser un lector crítico y conducirnos a un diálogo hasta filosófico en el que los niños participen con creatividad, sin que las historias estén enlatadas.

Ahora bien, si lo que te apetece es deslizarte por una historia en busca del goce de trasladarte a las plumas de otro y vivir una situación emocionante con un final dichoso, aquí también tendrás una oportunidad.

 

reyezuelo2

 

Puedes leer algunas páginas del libro desde aquí.

A los primeros lectores les gustan mucho los textos con pictogramas esparcidos en las frases, encontrando en ellos un alivio, sin dejar de ser también un reto a descifrar en la lectura, pero mucho más liviano que el de las palabras.

Esos pequeños dibujos, que encontraremos en las primeras páginas del libro, son pequeños empujoncitos para lograr la construcción del texto. Y es interesante no olvidar esta propuesta de creación de textos con niños más mayores, quienes encontrarán también en los pictogramas una motivación, algo así como pequeños trinos en los renglones.

Descripciones, noticias, mensajes, cartas o carteles que pueden crear para que otros lean, sin olvidar detallar el glosario de los pictos.

reyezuelo3

alhilode2

 

Una cosa más.

Leyendo este relato en el que lo protagonizan muchas aves, hemos querido descubrir cómo son las que aparecen en la historia y que no sabíamos identificarlas correctamente: un camino de ida y vuelta que hacemos entre la ficción y la información con tanta frecuencia.

Afortunadamente vemos pájaros casi todos los días y sin embargo, como con el reyezuelo, nos quedamos sin nombres en los labios.

¿También te sucede esto? ¿Quieres saber cómo son y cómo cantan?

  • El Reyezuelo es un pájaro tan pequeño como la palma de la mano. Ni el frío ni la nieve hacen callar su canto, pues no quiere que el bosque se quede sin música. Su canto desde aquí.

=

  • Al Verdecillo o verderón común, lo encontrarás con facilidad en los parques y jardines. Los machos tienen el vientre de color amarillo. Su canto desde aquí.

=

  • El Petirrojo picotea comida por el suelo: insectos, lombrices, caracoles… y corre como un ratoncillo. Le gusta mucho estar cerca del agua. Su canto desde aquí.

=

  • La Abubilla hace su nido en los agujeros de los árboles. En septiembre vuelan a África en busca del calor. Es tan exótica, que no la olvidarás. Su canto desde aquí.

=

  • El Pájaro carpintero o Pico picapinos, hace agujeros en los troncos con el pico para coger las larvas que viven bajo la corteza del árbol. Su canto desde aquí.

=

  • La Golondrina construye su nido con barro, saliva y paja, y está tan pegado al techo, que no puedes asomarte a su interior. Por dentro está mullidito con pelos, tallos y plumas. Su canto desde aquí.

=

  • El Ruiseñor común es famoso por su canto, que aprende de un ruiseñor cantor más experto. Cuando este experto canta muy bien, todos los ruiseñores de la zona cantan mucho mejor. Su canto desde aquí.

=

  • El Jilguero va siempre en bandos, en pandilla. La hembra construye su nido en las horquillas de las ramas de árboles y arbustos. Su canto desde aquí.

=

Y ahora…

¿Te animas a salir de ruta a observar a estos pajarillos?

¡No olvides tus prismáticos!

Curiosidad:

En España cada vez hay más visitantes de otros países (ingleses, holandeses, estadounidenses…) con el fin de avistar aves: se ha convertido en un motivo importante para el turismo rural. Los aficionados lo llaman birding (bird, es pájaro en inglés).

Es verdad que aquí tenemos una gran diversidad ornitológica debido a que ha habido más conservacionismo en zonas rurales y el desarrollo industrial, que machacó el medio ambiente a principios del XX, llegó más tarde a nuestro país.

Y además, en estos países existe una gran tradición de acercar la naturaleza a la escuela, y desde pequeños en el cole, salen a observar plantas y animales.

Vía: SEO/ Birdlife. Sociedad  Española de Ornitología.

==============================

Estarás de acuerdo con nosotros que no son pocas las posibilidades de lectura de algunos libros.

Gracias a la Editorial Milenio por este regalo.

2 comentarios to “El pájaro sin nombre que quería ser rey. Ramón Besora”

Trackbacks/Pingbacks

  1. El pájaro sin nombre que quería s... - diciembre 21, 2015

    […] En esta ficción el mundo animal tiene sus propias normas de elección de representantes que nada tienen que ver con las de nuestra democracia, pero esta historia expone situaciones estupendas para motivar una conversación interesante: reconocer nuestras cualidades, opinar en el grupo, escuchar las ideas de los demás, atreverse a asumir retos, aceptar una derrota o comportarse con nobleza.  […]

    Me gusta

  2. El pájaro sin nombre que quería s... - enero 24, 2016

    […] Era tan pequeño que nadie le puso nombre, hasta que llegó la ocasión de demostrar lo despabilado y vivaracho que era.  […]

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: