Poemas de La Oca loca. Gloria Fuertes

25 Nov

 

Cuando Gloria Fuertes entra en casa, todo quiere recibirla como a una reina: el mejor sillón para ella, la manta más calentita, el cojín más mullido, la mejor luz y por supuesto, el oído atento para escucharla, los ojos bien abiertos para seguir las letras y la voz clara para recitar.

Nos llegan estos versos de la poeta pacificista (qué mérito ser esto) de la mano de la editorial Kalandraka (impecable editorial), seleccionados por Federico Martín Nebrás y Antonio Rubio (qué pareja de grandes) y dibujados por Miguel Ángel Pacheco, quien siguió sus letras con líneas en programas de televisión para niños.

Gloria es nuestra poesía.

Poemas de la Oca loca

Gloria Fuertes

Ilustraciones de Miguel Ángel Pacheco

Editorial Kalandraka, 2016

Miguel Ángel Pacheco era 27 años menor que Gloria Fuertes, y comenta que aun así, ella era mucho más joven que él: su poesía sigue siendo tan espontánea y atrevida como entonces. Compartieron plató de televisión en un programa, Para los pequeños, en los que se recitaba un poema de Gloria Fuertes y el ilustrador dibujaba sobre un gran papel, con mano enguantada en blanco y un grueso rotulador negro, los dibujos que hoy podemos ver en este libro.

 oca-locao-1-10

Cómo se dibuja una señora

La cara de Doña Sara.
Se dibuja un redondel,
– con lapicero o pincel-;
mucho pelo, mucho moño,
ojos, cejas, y un retoño;
nariz chata,
de alpargata,
las orejas,
como almejas,
los pendientes,
– relucientes-,
las pestañas,
como arañas,
boca de pitiminí,
es así,
la cara de doña Sara.

El cuerpo, otro redondel,
tan grande como un tonel,
y en él se dibuja ahora,
la falda de una señora,
falda, blusa, delantal,
pierna flaca, otra normal,
los zapatos de tacón,
con hebilla y con pompón.

¡Qué señora tan señora,
doña Sara, servidora!

Dice Antonio Rubio que La Oca loca es una colección de dictados poéticos de singular originalidad, que después de cuarenta años, siguen conservando toda su gracia y su frescura.

Los poemas de La Oca loca se publicaron en 1978 por la editorial Escuela Española.

Lo mejor de estos dictados está en sus versos, pero también podemos acompañarlos de los dibujos que irán saliendo de la mano al tiempo que vamos rimando. Haced la prueba. A los niños les encanta dibujar y ver dibujar. Es como magia. Me pregunto, ¿por qué dejamos tan pronto el dibujo?

 

Cómo se dibujan unos patines

Hay tres clases de patines:

los patines chiquitines

con dos ruedas delanteras

y otras dos en la trasera

-y hay que ser equilibrista

para correr por la pista

o hay que ser chica muy lista-.

=

Los patines sobre hielo

con una cuchilla en la suela…

cuando se aprende, ¡se vuela!

-si antes no besas el suelo

con los patines de hielo-.

=

Tenemos otros patines

-que son menos peligrosos-,

que son peludos y hermosos…

-Este patín, tan patudo

que anda solo, vuela y nada,

y que no te cuesta nada

que se llama Pato-pito,

parece una flor que nada,

y es gratis, no cuesta nada.

=

Hay tres clases de patines.

Yo quiero ¡patines vivos!

¡patos, patitos, patines!

-para los niños pequeños,

para los chiquirritines!-

oca-loca

Gloria Fuertes creó un estilo particular en sus versos que hacían llorar de emoción y de risa, que acercaban el mundo con claridad haciéndose entender por todos, y ella los leía como si hablara, como si conversara contigo en un café.

He vuelto a ver el reportaje sobre la poeta en La mitad invisible.

Me gusta escuchar que era una mujer intelectual, feminista, pacifista, vanguardista, simpática, soñadora, rebelde, solitaria, creyente en su dios particular…

Hacen referencia en el programa a que su obra se etiquetó con INFANTIL y esta etiqueta hizo invisibles sus poemas para adultos; seguramente también como ha sido habitual en nuestra cultura literaria, se le hizo más pequeña como escritora por tener otras etiquetas: mujer, poesía y para remate , Infantil.

Yo apuesto porque esta etiqueta, INFANTIL, sea la mejor etiqueta que un escritor pueda tener, la de mayor respeto.

Peor para quienes mezclen los adjetivos Infantil, torpe, simple o ignorante; peor para quienes sigan utilizando Infantil para menospreciar a alguien: no deberíamos consentirlo.

Infantil es la etiqueta más bella; para las lecturas abiertas a los ojos que descubren el mundo y que serán inolvidables, y para evocar y proteger a la infancia que todos llevamos dentro.

Ñ de niños, que somos todos, los que aún temblamos con un poema. Decía la poeta.

Hemos disfrutado mucho de este reportaje. Tal vez te apetezca verlo.

La mitad invisible

gloria culturainquieta1

Gloria Fuertes goza de un extraño don que pocas veces se da en nuestro panorama literario: su poesía llega a todo tipo de lectores, su emoción humanísima abraza a todas las gentes.

Pacifista a ultranza, ha utilizado el arma de la palabra especialmente contra las guerras, sin olvidar otros dramas y dolores humanos.
Espontánea, divertida, irónica, disparatada, tierna, afectiva, surrealista, sencilla, solidaria, sincera y siempre comprometida… ella, como su poesía, es única e irrepetible. Gloria, sin lugar a dudas, es como escribe y escribe como es. Habla siempre en tono confidencial y amigable, todo lo hace sencillo y cotidiano, pero con la grandeza de tener siempre un alma con una inmensa capacidad de asombro ante la vida.

Fundación Gloria Fuertes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: