No es una caja. Antoinette Portis

19 Nov

Resultado de imagen de ¡No es un acaja!

 

No es una caja

Antoinette Portis

Editorial Kalandraka, tercera edición 2017

En 2008 Kalandraka publicó por primera vez en nuestro país esta delicia de libro que acopia numerosos reconocimientos: Libro de Honor del Premio Theodor Seuss Geisel 2007, Programa Nacional de Lectura 2008 (SEP México), Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes en 2009 del Banco del Libro en Venezuela, Programa Nati per Leggere 2012 en Italia, y Selección Ministerio de Educación 2015 en Argentina.

¿Qué maravilla guarda este libro para que no falte en ninguna biblioteca?

En él se encuentra la imaginación de un niño, quien ante una sencilla caja crea y revive múltiples situaciones.

Esta conjugación de sencillez y grandeza se encuentran en la forma y en el fondo de este libro.

Con una extremada austeridad en los trazos, en el texto y en el color, la autora logra hacernos viajar y vivir aventuras, tal y como lo hace un niño con una sencilla caja de cartón. No necesitamos de muchos más artilugios para jugar e imaginar.

El libro tiene dos lecturas simultáneas: la que hace el niño lector nombrando e imaginando lo mismo que el pequeño conejo protagonista, y la lectura que hace el adulto que acompaña al niño ante el libro,  y que reconoce el proceso que se genera en el pensamiento del pequeño, capaz de ver lo que en apariencia no es.

Esto me hace pensar el hecho de que un niño juega e imagina sin la necesidad de que los adultos tengamos que animarle a que imagine cosas diferentes a las que ve, porque éste es un proceso natural en él.

No sucede lo mismo con los adultos, quienes con el tiempo se encuentran con la dificultad de imaginar e incluso con actitudes de desdén ante la fantasía.

La fantasía no se opone a la realidad, sino que es un instrumento para conocerla y que hay que dominar. Rodari

¿Será que el libro se ha hecho para que los adultos no olviden que es normal y necesario que los niños imaginen con libertad y que lo hacen con facilidad?

Los niños recrean situaciones vividas asumiendo roles diferentes al suyo o asignando nuevas identidades a los objetos o personas con los que juegan. Se  desligan totalmente de la realidad presente para interpretar las escenas y personas que quiere ficcionar.

Estos juegos comienzan en solitario para convertirse con el tiempo en juegos de grupo. Seguro que habéis vivido muchas situaciones de juegos simbólicos observando a los niños en casa o en el cole: hablan solos dando explicaciones, también lo hacen con los objetos como si fuesen animados, y cuando conversan en estos juegos entre iguales se organizan para recrear las situaciones asumiendo sus papeles y dando vivacidad a los sucesos con los detalles que les interesan.

Alrededor de los 2 o 3 años el niño entra en esta etapa del Juego simbólico. La mayor autonomía, el avance en su lenguaje y la soltura de movimientos que va logrando, le permiten esta capacidad de representación. El Juego simbólico se prolongará hasta los 7 años aproximadamente, siendo una fuente de aprendizajes de gran valor.

No olvidemos además que la gran curiosidad y las ganas de apropiarse del mundo es señal de que desciende de humanos.

¿Recordáis estas situaciones cuando érais pequeños?

https://i1.wp.com/www.logopediadomicilio.es/wp-content/uploads/2014/05/ni%C3%B1os-jugar-jardin-sl.jpg

Normalmente estos juegos, imprescindibles en el crecimiento del niño, se dan de manera espontánea siempre que haya tiempo para ello, de ahí la importancia que dejemos a los niños jugar de manera libre y que no les sometamos continuamente a actividades dirigidas y regladas.

A partir de la lectura de este libro y de la conversación que inevitablemente genera, podemos inventar objetos o animales con cajas de cartón o crear con ellas espacios para imaginar.

Mis hijos se pasaron horas y horas de juego con algo muy parecido a lo que puedes ver en esta imagen que he visto en la Red.

juguetes-con-cajas-de-carton-11

Como me encanta compartir las lecturas que me gustan especialmente con los adultos que me rodean, incluidas las infantiles, he querido divertirles un poco y les he propuesto un juego de imaginación a partir de esta caja tan versátil.

Les he dado un trozo de cartón que nos recuerda a la caja del libro, pero no será una caja pues habrá que imaginar algo diferente y dibujarlo sobre el papel.

Con papel de bolsas, un trozo de cartón rectangular, pegamento y un bolígrafo corrector, esto es lo que han imaginado: ¡NO ES UNA CAJA!

 

 

Se han divertido de lo lindo ¡y bien pronto les voy a proponer más cosas!

Antoinette Portis tiene también publicado otro libro parecido a éste, en el que el objeto con el que imaginar es un palo: Not a stick

Para estar con niños hace falta mucha fantasía

Anuncios

2 comentarios to “No es una caja. Antoinette Portis”

  1. Belén noviembre 19, 2017 a 9:55 pm #

    Enhorabuena,Ana,por esta recomendación.Me han encantado las propuestas con cartón,bolsas de papel y corrector.¡Qué buena idea!!!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Ana Nebreda noviembre 19, 2017 a 11:06 pm #

      Me alegro, Belén. Vamos a hacer más cosas parecidas y las contaremos 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: