Archivo | 10:15 pm

Arnold Lobel, o la delicadeza de la sencillez.

16 Dic

Ya tocaba un fin de semana con dedicación casi en exclusiva al sofá, la manta, la chimenea y una buena dosis de lecturas. Si me apuras, un paseíto mañanero por el sendero cerca de casa.

Yo lo llamo un fin de semana a lo Arnold Lobel: calma, nido, poco ruido y poca gente.

Resultado de imagen de arnold lobel

 

No hay biblioteca escolar que no tenga desde hace años los libros de Arnold Lobel y muy pocos niños que no conozcan a algunos de sus personajes.

Sobre la mesa tengo varios de sus libros y mientras releo sus historias, mi hija que ya cumplió los veinte, al verlos identifica a Sapo y Sepo:

!Anda, recuerdo perfectamente estos libros cuando era pequeña!, me comenta.

¿Y qué es lo que recuerdas de ellos?

Bueno, al ver las ilustraciones enseguida he reconocido a los personajes. Esos dos sapos eran muy muy amigos.

No me cabe duda de que además estos serían los primeros libros que consiguió leer sola. Y esto es un logro inolvidable aunque luego uno no sea muy consciente de ello.

Creo que aquí radica el recuerdo y la importancia de estos libros,  la exquisitez con la que deben tratarse aunque en apariencia sean extremadamente sencillos.

flat,800x800,070,f

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: