La sirena en la lata de sardinas. Gudrun Pausewang

4 Feb

 

Los seis singulares cuentos que guardan este libro con un título muy muy divertido e intrigante, han sido los protagonistas del encuentro entre maestras, maestros, madres y abuelas del CRA Orden de Santiago, y una servidora.

Lo hemos pasado genial entre lecturas y otros artilugios para hacer de la palabra y los libros, momentos inolvidables en el cole y en familia.

¡Ay que ver el efecto levadura que tiene la lectura compartida!

Dar voz y escuchar a los otros nos hace comprender más y mejor lo que hemos leído.

No sabía muy bien cómo iban a caer estos cuentos locos de la fantástica Gudrun Pausewang, en los que hay una mezcla explosiva de realidad y fantasía. ¿Cómo se interpretarán…?, me preguntaba.

Pues ha sido precioso.

No puedo dejar de agradecer cada vez que tomamos un préstamo de libros, al Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura, por este buen trabajo con los clubs de lectura.

sirena-sardina4

Habrás oído hablar en alguna ocasión de los libros -cebolla.

Pues éste es uno de ellos.

Son esas historias que tienen varias capas de comprensión y en los que la metáfora es contínua, de modo que la posibilidad para conectar con tus experiencias, o la capacidad de interpretar más allá de lo que literalmente estás leyendo, se dispara constantemente ante el lector.

Puedes quedarte en la historia tal y como la narra, con sus disparates, sus fantasías, sus extrañezas… o saltar esa apariencia para comprender otros mensajes implícitos en la historia.

Ante la divertida situación de una sirena que se encuentra encerrada en una lata de sardinas (éste es el primer cuento del libro), y su llegada a la casa de una familia provocando comportamientos muy diferentes entre ellos, nos hace pensar en lo que realmente puede representar esa sirena.

Lejos de casa, diferente y extraña para todos, llegada desde el mar…

En todos los cuentos hay sorpresas, disparates, humor, sentimientos y algo profundo que corresponde al hecho de ser humano: la avaricia, la generosidad, la compasión, la libertad, el poder, la identidad…

Todo está latente en estas las historias.

Gudrun Pausewang no busca solo entretener, quiere enseñar cosas, aunque sean tristes o duras. Y nos hace pensar.

Si lo hacemos en voz alta y juntos, en conversación, parece como si lo entendiéramos con más claridad. Las experiencias y las ideas de los otros nos enriquecen.

Todos los cuentos dieron paso a opiniones y comentarios: la abuela Solveig rescatada por el Holandés errante en su goleta, el Dragón que vivía en el cráter del volcán y ponía huevos de oro, el bufón que no tenía sombra y tuvo que descubrir lo que había debajo de su piel, el carnicero que ante el discurso de la cerda es clemente y le libra de la muerte dando un giro insospechado a sus destinos, o la familia de vampiros que tiene un hijo que solo come verduras, juega con humanos y saca insuficientes en Religión y Sociales.

Cada cuento suscitó conversaciones intensas sobre los que son diferentes, el cuidado a los mayores, los refugiados, el miedo a conocerse y a aceptarse, el derecho a la imaginación, el respeto a los animales, la intolerancia…

Todos elegimos nuestro cuento favorito, el que leeríamos seguramente por tercera o cuarta vez, el que leeríamos a otros para hacerles disfrutar tanto como lo hemos hecho nosotros.

 

Gudrun Pausewang (1928) es alemana y vivió de pequeña con su familia en plena naturaleza, en un proyecto de retorno a la vida alternativa y ajena a la superficialidad de la vida moderna.

Este amor a la naturaleza le dejó huella pero el proyecto de su familia finalizó cuando comenzó la guerra. Esta segunda Gran Guerra que le hizo vivir cosas tan tristes.

Ella fue maestra y durante muchos años trabajó en colegios de Sudamérica: sur de Chile (1956), Venezuela (1961) y Colombia (1968).

Comienza a escribir en 1970 libros infantiles a partir del nacimiento de su hijo. En sus libros es constante la Paz, la justicia, la ecología y la alerta a los movimientos neonazis y la energía nuclear.

En 2017 recibió  Premio Alemán de Literatura Juvenil al trabajo de toda su vida.

Fuimos comentando en el grupo cada uno de los cuentos, a modo de Tertulia dialógica, en donde cada uno leía un párrafo que le había marcado de manera especial y que inevitablemente sugería los comentarios de unos y otros.

-” ¿Y qué hay verdaderamente en nuestro interior, debajo de la última piel?- preguntó.

– No puedes verlo, pero sí oírlo – respondió la bufona- y a veces incluso sentirlo.

Se aproximó a él y le acercó la cabeza a su pecho.

-¿Oyes cómo palpita?- preguntó- Es el corazón. Tú también tienes uno.

El bufón suspiró profundamente y se quedó pensativo.

-Me parece- dijo la bufona- que podríamos pasarlo bien juntos, ¿no?”

 

La sirena en la lata de sardinas

Gudrun Pausewang

Ilustraciones de Markus Grolik

Editorial Anaya, 1997

 

Y hubo tiempo para otros artefactos lectores relacionados con onomatopeyas, abecedarios y tautogramas, acompañados por buenos, buenísimos libros para la biblioteca escolar.

Sin que nunca falten en estos encuentros las recomendaciones de lectura por correo. Me llegó una muy acertada: La verdadera historia de un ratón llamado Pérez, de Ana Cristina Herreros e ilustrada por Violeta Lópiz, de la Editorial Siruela.

Millones de gracias a todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: