Archivo | octubre, 2019

¿Qué leer y qué hacer con lo que se lee? Formación de profesores en Sevilla

29 Oct

Este mes de octubre he estado en Sevilla compartiendo experiencias de lectura en el CEP de Castilleja de la Cuesta con un grupo de 67 profesores de Primaria y Secundaria.

El título de este curso de formación despierta muchas reflexiones:

“¿Qué leer y qué hacer con lo que se lee?”

Este encuentro es una manera estupenda de celebrar y poner en valor la lectura y las bibliotecas escolares: octubre es un mes de celebración.

En esta sesión hemos hecho casi todo lo que me gusta hacer cuando estoy con profes: leer, conversar sobre lo que hemos leído, compartir algunas estrategias para despertar el deseo de leer y que lo leído nos acompañe durante mucho mucho tiempo.

Y nada mejor que elegir buenos textos, buenos libros, para que leer sea apasionante.

He elegido a uno de mis autores preferidos (si no es el que más): Roald Dahl.

Y Matilda, la lectora de libros más maravillosa del mundo.

20191028_235531

Para conversar sobre lo que hemos leído llevo aplicando desde hace un par de años dinámicas para la lectura inspiradas en las metodologías activas.

Estas dinámicas tienen un efecto extraordinario para la reflexión, la oralidad, compartir ideas, el aprendizaje de otros y con otros, y la creación de un clima de grupo cálido y conversador capaz de profundizar en la lectura.

Previamente intercambiamos ideas en parejas y en pequeños grupos con pistas, códigos y juegos que les voy  planteando y que son vividas con mucho entusiasmo.

Para llegar a la conversación o a la tertulia en gran grup, (a lo que le suelo llamar Círculos de lectura) y en donde continuamos exponiendo nuestras reflexiones, ideas, emociones, vivencias… relacionadas con lo leído.

Me alegro mucho de haber propuesto Matilda para esta sesión porque es un homenaje a los libros, a bibliotecarios, a la lectura y a la literatura. La conversación fue preciosa y no me cabe duda que muchos profes que no habían leído Matilda, ya deben haber devorado las páginas de este libro.

 

En estas sesiones no pueden faltar las estrategias para lo que denomino la Memoria emocional del lector que hacen perdurar la presencia de la historia y de los personajes aunque el libro ya no esté entre nosotros.

Son actividades que prolongan la lectura, la secuenciación de los hechos, la caracterización de los personajes, las frases más emocionantes… y que se realizan componiendo papeles, cartones, telas, carretes… y cualquier material que provoque la creatividad en nosotros.

En los encuentros de lectura con profesores y Biblioabrazo, siempre hablamos de literatura infantil, siempre  leemos,  conversamos, vemos buenos libros, compartimos experiencias… y lo hacemos tal y como lo haríamos con nuestros alumnos y alumnas. Viviéndolo.

Así, sí contagiamos y despertamos el deseo de leer.

Gracias Consuelo y CEP Catilleja de la Cuesta por invitarme.

¡¡Disfruté muchííííííísimo!!

Aquí os dejo las lecturas de literatura infantil y literatura de adultos recomendadas por todos los docentes participantes y que compartimos en el grupo.

 

Día Internacional de la Biblioteca 2019

24 Oct

En este día y desde 1997, celebramos el Día de la Biblioteca por iniciativa de la Asociación Española de Amigos del libro Infantil y Juvenil, en colaboración con el Ministerio de Cultura.

Se celebra cada 24 de octubre con el objetivo de concienciar sobre la importancia de la lectura y como reconocimiento a la labor de los bibliotecarios, en recuerdo de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo incendiada el 1992 durante la Guerra de los Balcanes.

Cada año se encarga a un escritor y a un ilustrador, ambos de reconocido prestigio, la redacción del pregón y el diseño del cartel que se difunde entre todas las bibliotecas de España, asociados e interesados.

Este año los elegidos han sido la escritora Gemma Pasqual y el ilustrador Miguel Calatayud

Este es el texto del pregón “La Sin Cuento”:

No quería ser princesa, no quería ser liberada por el príncipe azul. Tampoco que el beso de un Príncipe la devolviera a la vida; ni que la salvara de la explotación infantil, no quería esconderse en la casa de los siete enanitos y ser su criada hasta que un príncipe la viniese a rescatar. No era capaz de renunciar a su voz por el amor de un muchacho; ni esperaba que San Jorge la salvara del dragón. Nobles princesas condenadas a dormir o al silencio, por orden de una madrastra, de un padre o de un hada buena.
Y se calzó sus zapatos rojos y huyó de su cuento, corrió y corrió buscando refugio, convirtiéndose en una sin cuento. Era una sin libro, una sin papeles, no la querían en ninguna parte.
En una cáscara de nuez navegó por el Mar de las Letras, y naufragó. Nadaba contracorriente, fuertes olas de frases la ahogaban, y cuando se dio por vencida y se abandonó a su suerte, de repente, la salvó la capitana Pippi Långstrump, una niña libre, generosa, que nunca se aburría, que se atrevía a cuestionar el razonamiento de los adultos. Acompañada por Matilda navegaban por el mar de las letras para rescatar a todos aquellos personajes que se aventuraban a cruzar el mar buscando un cuento mejor. Heroínas con fuerte sentido de la justicia y del deber de proteger a los más débiles.
Finalmente, después de muchas tribulaciones llegaron a puerto seguro, el Puerto de la Biblioteca, el Paraíso del que le había hablado Borges. Un lugar lleno de tesoros hundidos, como le había dicho Virginia Woolf; una nave espacial que la llevaría a los puntos más lejanos del universo; una máquina del tiempo que la transportaría al pasado lejano y al lejano futuro; una salida a una vida mejor, más feliz y más útil, como le explicó Isaac Asimov. Un lugar donde no necesitaba ser princesa para ser la protagonista de todos los cuentos.
Larga vida a las bibliotecas, refugio de todos, también de los sin cuento, de los sin libro, de los sin papeles, de las niñas que no quieren ser princesas y de los niños que no quieren ser héroes. Larga vida a los bibliotecarios y bibliotecarias, guardianes del Paraíso, de máquinas del tiempo y de grandes tesoros como son los libros.

 

 

 

Desde el  Plan de Fomento de la Lectura de Extremadura  

se difunde el Día Internacional de la Biblioteca 2019 con el manifiesto y el cartel realizado por Fermín Solís.

Una divertida y entrañable historieta para no dejar de leer y hacer de los libros y las bibliotecas nuestros inseparables compañeros.

“Nada sin las Bibliotecas”

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: