El lector. Amy Hest y Lauren Castillo

3 Abr

Detrás de un libro: escritores, ilustradores, editores, distribuidores, libreros, mediadores de lecturas…

Delante de un libro: el lector.

Escribo sobre literatura infantil y sobre lectura en la infancia no solo para que los niños tengan en sus manos un buen libro para leer (mirar, jugar, tocar, cantar, recitar, dramatizar), sobre todo escribo de literatura infantil para que los adultos (profes, familia y mediadores) se entusiasmen con estas lecturas, con esta gran literatura, y que les haga disfrutar tanto como para contagiar las ganas de leer a los pequeños que les rodean.

Por eso, si un adulto no sabe de la existencia de estas lecturas maravillosas, ¿cómo podrá ayudar a un niño en un itinerario lector apasionante e inolvidable?

Nuestro lector inicia un camino largo, empinado y nevado. Hay que abrigarse, llevar unas buenas botas y mirar hacia adelante vislumbrando el camino entre los copiosos copos de nieve.

Arrastra un trineo pesado y le acompaña su pequeño e inseparable perro.

Van dejando huellas en la nieve, las marcas de sus pasos y del trineo: líneas y puntos, a veces rectas y otras haciendo curvas.

La colina está muuuy alta y el camino es trabajoso, pero al llegar a la cima no se puede disfrutar más: hacer bolas y muñecos de nieve, ángeles en el suelo, una merendola y… un buen libro para leer juntos.

Después, viajar por el mundo será rápido. Solo tendremos que montar, empujar y bajar en el trineo a gran velocidad.

“Y en el mundo sólo se oye al lector leyendo hasta la última página…, hasta la última palabra”

El lector

Amy Hest

Ilustraciones Lauren Castillo

Editorial Picarona, 2018

 

Mientras leía y contemplaba las ilustraciones de esta bella historia, pensaba en la coincidencia entre esta secuencia narrativa y la conquista de la lectura en la infancia. Interpretaciones de lectora.

Pero no he podido evitar pensar en el esfuerzo y entusiasmo del aprendizaje de la lectura, de los logros paulatinos como las pequeñas huellas en la nieve, de las ganas de leer de un tirón, del tiempo y el esfuerzo necesarios para lograrlo; hasta que al fin llegas a la cima y puedes leer solo e incluso en en voz alta a alguien cercano.

Leer un libro, un libro deseado.

Entonces, ya puedes correr y volar, y conquistar el mundo con miles de lecturas más.

 

Amy Hest vive en Nueva York.

Cada mañana pasea con el perro de su hija, Billy, por Central Park.

“No hay día que nos guste más que un día nevado. Hacemos pistas hermosas y, a veces, hacemos pistas locas y caminamos cuesta arriba y cuesta abajo. Luego, volvemos a mi casa. Me acomodo a escribir ese libro y Billy también se recolcoca. Su cama está justo al lado de mi escritorio, donde sube el calor. En los fríos días de invierno, lo envuelvo en una acogedora toalla vieja y él duerme las mañanas mientras escribo. Ronca a veces, y habla dormido a veces, y lo miro a menudo. Debido a que hay un perro llamado Billy en mi vida, me encuentro escribiendo MUCHO sobre perros en estos días. El perro de THE READER es leal (como Billy) y dulce (como Billy) y le encantan los días nevados (como Billy). Somos buenos amigos, Billy y yo. ¡Mejores amigos!”
A Amy le gusta dar largos paseos (en la ciudad), andar en bicicleta (en la ciudad) y nadar (también en la ciudad). ¡A ella le gustan las películas y la lectura, por supuesto!

Lauren Castillo vive en Nueva York

“Los perros son algunas de mis cosas favoritas para dibujar, así que incluso si no estoy trabajando en un libro con perros, intentaré encontrar una manera de escabullirme. Chauncy, mi perro de la infancia, estuvo alrededor de 15 años en mi vida, y éramos “dos buenos amigos”. Inseparable, como el niño y su perro en EL LECTOR. Entonces, cuando leí la dulce historia de Amy y la forma en que retrató la relación especial y amorosa entre un niño y su perro, pude relacionarme absolutamente. Chauncy era un verdadero perro callejero: caniche, terrier, shih tzu. Un adorable y leal perrito desaliñado. Y quería que el perro en este libro tuviera esas mismas cualidades. Puede que mi perro Chauncy y el perro de THE READER no parezcan idénticos, pero ambos son un amigo perfecto.

A Lauren le gusta explorar la ciudad, soñar despierta en parques, garabatear en cafés y espiar perros lindos en la calle.

(Tomado de las redes de Bianca Schulzer )

Disfrutar de la historia, de sus personajes, sus relaciones, la trama.

Recrearse en las ilustraciones, los colores, las perspectivas, lo que nos cuentan.

Descubrir el mundo, sus paisajes, los ciclos, la naturaleza, los lugares.

Reconocer a los otros y saber de ellos.

Identificarse y mirar en nuestra intimidad.

Ponerle palabras a lo que sucede y a lo que nos sucede.

El lector también eres tú, tengas la edad que tengas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: