LEER. André Kertész

13 Ene

Encuentro en la lectura de un artículo la referencia a André Kertész, uno de los fotógrafos más singulares del siglo XX que fue capturando imágenes de lectores por todo el mundo entre 1915 y 1970.

Se desata la curiosidad y la necesidad de ver y tocar “Leer“, publicado en 1971 por Grossman Publishers y que se convirtió en uno de los trabajos más emblemáticos del autor.

Consulto en el catálogo en línea de la Biblioteca Pública y… ¡¡bingo!! ¡Tienen un ejemplar!

Me acerco, lo tomo en préstamo y me pierdo en las fotografías.

La fotografía siempre ha sido un medio fantástico para contar la realidad, demostrar la verdad de un acontecimiento, mostrar un escenario, de ahí que siempre ha estado muy ligada especialmente al periodismo.

André Kertész va más allá de lo que vemos, logra con su ojo, con su cámara, adentrarse en la intimidad de los protagonistas, transmitir que algo está sucediendo en el interior de las personas ajenos a lo que sucede a su alrededor. El poder que la lectura tiene de transportarnos es una evidencia en sus imágenes.

Comenta Alberto Mangel en el prólogo del libro que el fotógrafo “encontró en la realidad objetiva sus límites absurdos. En las fotos de este volumen, los lectores están allí, leyendo frente a nuestros ojos, pero también (sospechamos) ejecutando de soslayo actividades secretas, inauditas, peligrosas, exactamente al borde de lo que nuestra razón juzga verdadero”.

Mangel está extraordinario en el prólogo con su referencia a la escena de Rojo y negro de Stendhal, en que el viejo Sorel de manera violenta quita el libro que su hijo, absorto en la lectura y ajeno a su trabajo, tiene entre las manos. El padre ve en el acto de leer una acusación a su ignorancia y un desprecio por su trabajo manual.

El acto de leer ha generado suspicacias, regañinas y ataques en muchas generaciones y sociedades, reflejados en la literatura y que, por cierto, serían un apasionante itinerario lector.

Tal vez en memoria de su padre, que era librero, o porque entendía profundamente la naturaleza transformadora de la palabra impresa, Kertész empezó a fotografiar a personas ensimismadas en la lectura en su Hungría natal, tan pronto como aprendió a tomar fotos. Y es un tema con el que continuó más tarde en París donde vivió, o en Nueva York a donde se trasladó tras la invasión nazi en Europa, o incluso en sus viajes por todo el mundo.

Tener un libro en las manos, con letra impresa en papel, abrirlo como una granada o como una ventana para asomarte, mirar y leer, sigue siendo tan maravilloso que hasta ver cómo lo hacen otros y percibir el círculo mágico que genera la lectura, es muy emocionante.

LEER

André Kertész

Editorial Periférica & Errata Naturae, 2016

Pienso: Cada vez que destacamos un libro de fotografía nos damos cuenta de lo poco explotado que está este género entre las lecturas infantiles y juveniles. Hay que explorar este territorio.

Y más: Cómo funcionaría un libro así en un Club de Lectura… Me gusta.

4 comentarios para “LEER. André Kertész”

  1. Mari Carmen Díez Navarro / Tomasetti enero 13, 2021 a 10:40 pm #

    Ana, te echo de menos. Besitos

    Mari Carmen Díez Navarro

    Me gusta

  2. Carmen Diaz Marín enero 18, 2021 a 7:40 pm #

    Me encanta este fotógrafo; cuando pinto con tinta más de una vez he escogido una de sus imágenes para recrearlas. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: