La lectura y los Derechos Humanos. Alba Besora, editora.

9 Dic

Estoy segura de que los libros y las lecturas son a veces el único camino para conocer y reflexionar sobre la conciencia de la humanidad.

A través de las historias vividas por otros nos acercamos a la realidad y la sentimos. Conocer esa realidad es el primer paso para que surja el deseo de mejorarla o transformarla, desarrollando un sentido de solidaridad y de respeto a la dignidad humana.

En este marco se encuentran las publicaciones de algunas colecciones de la editorial Milenio. El trabajo que realiza una editorial para lograr un sello personal va desde la elección de las autorías, la estética, las temáticas y los lectores a quienes se dirige.

Me encanta el trabajo que realiza Alba Besora, editora de la colección Nandibú Horizontes, desde la editorial Milenio.

Estos libros guardan historias de la vida inspirados en hechos reales. Narrados entre las líneas de la ficción y la documentación, miran de frente a duras realidades que están cerca de nosotros o que sucedieron hace tiempo: necesariamente inolvidables para que no vuelvan a suceder barbaries similares que ultrajen la dignidad o la vida de los seres humanos.

El fomento de la lectura es un pilar indispensable en la formación de personas. Este es el lema de la colección Horizontes.

Estoy metida de lleno en estos libros. Son lecturas apasionantes para la reflexión y la conversación con grupos de jóvenes lectores y lectoras. Lecturas como limones, se me ocurre, porque acompañadas son maravillosas.

Solo vivir son diez historias protagonizadas por adolescentes y jóvenes que se marchan o huyen de su país en situaciones de mucho peligro. Son historias llenas de dolor y tristeza, además de nostalgias, violencias y desgaste. Pero también hay valentía y coraje, y son relatos llenos de vida.

Los autores, Sara y Martí, tienen un potente objetivo: que estos relatos se conviertan en una herramienta de escucha y respeto.

A través de entrevistas que hicieron a jóvenes que migraron solos durante la infancia o la adolescencia desde Marruecos, Guinea, Ghana o Senegal se han documentado para trasladarnos sus duras experiencias de peligrosas y desgarradoras huidas por motivos políticos, por guerras o pobreza.

Todos emprendieron este viaje con el deseo común de lograr una vida mejor.

«Los comediantes hablaban de lugares mágicos donde los niños siempre son niños, y de países donde nunca nadie está triste, nadie se aburre y nadie pasa hambre. Contaban que había un lugar en la otra orilla, en la orilla que no se ve, donde los deseos se cumplen muy fácilmente».

Solo vivir

Sara Montesinos y Martí Albesa

Editorial Milenio 2020

 =========================00000=========================

Durante una conmemoración del final de la Segunda Guerra Mundial y el aniversario de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, Sachiko Yasui contaba entre una multitud en Minneapolis el 6 de agosto de 2005, cómo sobrevivió al bombardeo y las terribles pérdidas y consecuencias para su familia. Entre el público se encontraba la escritora Caren Stelson que le causó tanto impacto lo que escuchó y conocer lo que nadie le había contado sobre esa guerra, que no paró hasta encontrar a esta mujer japonesa para escucharla despacio y escribir su historia.

En 2010 comenzaron los encuentros en Nagasaki con Sachiko para guardar y difundir la memoria de este suceso.

«Las cenizas quemaban los pies descalzos de Sachiko. Padre se agachó y recogió unos trozos de tela rasgada que revoloteaban por el suelo, franjas de kimonos, camisas, pantalones. Se paró, bajó a Aki de su espalda y se agachó junto a Sachiko. Delicadamente, enrolló las franjas de tela alrededor de sus blandos piececitos.»

La historia de Sachiko es muy dura y duele leerla. Es un terrible trozo de la historia de la Humanidad. Es un necesario ejercicio de memoria. Hablar del pasado nos hace pensar en el futuro.

Caren Stelson, americana, difunde lo que sucedió en Nagasaki desde la voz de la japonesa Sachiko.

«Hoy es un día muy importante para hablar de la paz -dijo Sachiko, y volvió a sonreír a los niños-.

¿Qué podemos hacer para cuidar la paz que tenemos?»

Sachiko

La historia de una superviviente de la bomba de Nagasaki

Caren Stelson

Editorial Milenio, 2018

 =========================00000=========================

La belleza del caos es pura ficción, pero te aseguro que podrás encontrarla muy cerca en el mundo real. Lo he pasado genial inmersa en esta lectura por lo que sucede, por la frescura del lenguaje, por los pensamientos, los diálogos y la emoción de los personajes.

Un torbellino de sucesos incomprensibles y de duras situaciones acontecen a dos jóvenes que no se conocen, Ava y Gideón. Se pelean interiormente por entender y encajar en un mundo difícil de comprender, no solo para ellos que están creciendo y topándose ya con la vida de manera más consciente, pues también lo sería para muchos adultos (la vida sucede a todos en cualquier edad).

«-¿Sabes lo que dicen los japoneses de las cosas rotas? -Robbie me mira-. Las llaman Kintsukuroi. Cogen las porcelanas rotas y les tapan las grietas con oro. Las vuelvan a hacer como eran, pero nuevas. Ellos piensan que las grietas pueden conferir más belleza, más valor a las cosas.

-Creen que las grietas no se deben ocultar, porque forman parte de la historia de ese objeto, y deben verse. Y si vas a mostrar las grietas, ¿por qué no hacerlo con belleza?»

En esta historia no hay pelos en la lengua: el luto, el suicidio, las drogas, la fe, el sexo… remueven a los protagonistas para cuestionarse lo que les rodea y tomar identidad. Y a pesar de sus incertidumbres e intensas vivencias, en el encuentro de ambos hay poesía, ternura y apoyo.

Muchas complicidades a través de la música, los libros, el cine, las cartas, la conversación y el amor.

La maravilla de encontrar a alguien con quien no tienes que aparentar ser guay porque no hace falta, porque conectas y te preguntas: ¿Cómo es que no te he conocido antes?

«- Y tengo que seguir arreglando mis movidas, porque la vida es un caos.

Pero, joder, puede tener su belleza.»

La belleza del caos

Claire Chistian

Editorial Milenio, 2018

=========================00000=========================

  • Otros libros de la colección Nandibú. Horizontes, comentados en Biblioabrazo:

2 respuestas hasta “La lectura y los Derechos Humanos. Alba Besora, editora.”

  1. Gurriqui1 diciembre 10, 2021 a 3:54 pm #

    Qué bonito, me encantan tus reflexiones. Leer en comunidad, analizar el trasfondo de cada historia, estas impactantes y extraordinarias, y otras más sencillas que también tienen mucho que contar. Me quedo con que «la vida sucede a todos en cualquier edad». Gracias por compartirlo!

    Me gusta

    • Ana Nebreda diciembre 11, 2021 a 5:59 pm #

      Y a mí me hace feliz que te gusten 🙂 Ya sabes que me pirro por tus ideas y ocurrencias

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: