Search results for 'Peter Schössow'

Febrero en la editorial Juventud.

27 Feb

No podemos dejar que pase el mes de febrero sin mencionar tres novedades de la editorial Juventud que nos encantan por diferentes razones:

Biblioburro, de Jeanette Winter.

Nos da mucha alegría ver esta historia real convertida en libro. En septiembre de 2009 publicábamos en el blog esta preciosa noticia, Vamos por buen camino, en la que se demuestra que las buenas ideas surgen y se desarrollan en cualquier parte del mundo. Este es el proyecto de biblioteca de un maestro colombiano con pocos recursos y las ideas muy claras.

 

Mi primer coche era rojo, de Peter Schössow.

Por este autor sentimos debilidad. Sus historias están llenas de ternura, se acerca al universo de la infancia con un gran respeto y no teme tratar asuntos complicados como sucede en la historia de Elvis. o en Paula y la levedad del ser.

Como ilustrador es genial, meticuloso, claro y llena de expresividad a los personajes y a las escenas.

Sobre este coche rojo vivirás la aventura de un viaje en el que serás el conductor de un viejo coche a pedales, tomar decisiones y superar dificultades. ¿Sabes el significado de algunas señales de tráfico? Seguro que como niño, juegas a descubrirlas en los viajes de familia.

 

Historia de un árbol , de Miguel Ángel Cuesta.

¿Es compatible nuestra forma de vida con el respeto al medio que nos rodea? ¿Qué le sucede a un árbol cuando se decide construir sobre el espacio que ocupa?

Aquí hay una historia cercana, que sucede a menudo y sobre la que los niños también deben conocer, reflexionar, opinar y por qué no, actuar.

La naturaleza siempre nos ha acompañado en el cole, y si además éste es un año para los árboles… pues mira qué requetebién !

 

Anuncios

La visita inesperada

13 Mar

No hay tema que se resista en la literatura infantil y juvenil.

La muerte, esa visita casi siempre inesperada, también ocupa su espacio en la lectura. La manera de contar y de ilustrar, nos abre camino de muchas maneras hacia este tema que también es cercano a veces para los niños: casi siempre con la pérdida de algún animal querido o de los abuelos.

Nos gustan estos cuatro libros por la ternura, la cercanía y la habilidad con que los autores dan toques de humor, hablando sobre un tema que habitualmente nos resulta difícil.      

  

 

¿Cómo es posible?!

¿Cómo es posible?!. La historia de Elvis. Peter Schössow, Editorial Lóguez.

 

La protagonista no puede aceptar la muerte de Elvis, su querido pajarito. La compañía de sus amigos y un entierro adecuado, le ayudan a superar este trago.

Una historia llena de suspense, incertidumbres, amistad y un poco de humor, que nos recordará los entierros de hormigas, lagartijas, pajarillos… que hacíamos en cualquier rincón de arena.

 

La caricia de la mariposa

La caricia de la mariposa. Christian Voltz, de la editorial Kalandraka.

 
 
 

El abuelo y su nieto hablan mientras hacen las tareas del jardín, el espacio preferido de la abuela  y donde la recuerdan. Abuelo va respondiendo a las preguntas del niño sobre la ausencia de la abuela, con una chispa de humor, naturalidad y gran ternura. La presencia de la abuela les acompaña, les ayuda a realizar las tareas cotidianas y, sobre todo, les protege.

Originales ilustraciones en forma de collage, sencillas y llenas de sugerencias que enriquecen la historia.

 

Abuela de arriba, abuela de abajo.

Abuela de arriba, abuela de abajoTomie de Paola, de la Editorial SM.

Tomi tiene una abuela y una bisabuela que viven juntas. La abuela vive en la parte baja de la casa y la bisabuela, que tiene 94 años, arriba. Las visita todas las semanas, pero un día, la bisabuela muere.

He visto una estrella que caía del cielo- dijo Tomi.

– Quizás era un beso de la abuela de arriba – dijo su madre.

 

 

La isla de las manzanas.

La Isla de las Manzanas. Juan Farias. Editorial Miñón, 1984.

El abuelo José es ese abuelo que cuenta, que escucha, que da la mano al nieto, convirtiéndose en su mejor amigo. A pesar de haberse ido a la Isla de las Manzanas, ese lugar que nadie que esté aquí puede conocer, regresa a esperarle al lado del camino, cada vez que el nieto le echa de menos.

Las personas, las cosas, el tañido de las campanas, el sabor de la sopa de Mamá o la alegría de hundirse desnudo en el agua, todo y más vive si no se olvida.

A Miguel Delibes.

 


A %d blogueros les gusta esto: