Tag Archives: adolescencia

El guardián entre el centeno. J.D. Salinger

31 May

«Lo que más me gusta de un libro es que por lo menos de vez en cuando sea divertido. Leo un montón de libros clásicos y me gustan, y leo un montón de libros de guerra y de misterio y todo eso, pero no me vuelven loco.

Los que de verdad me vuelven loco son esos libros que cuando acabas de leerlos piensas que ojalá el autor fuera amigo tuyo y pudieras llamarle cuando quisieras. Pero eso no pasa mucho. No me importaría llamar a Isak Dinesen. O a Ring Lardner, solo que mi hermano me ha dicho que ha muerto.»

¿Y tú, a qué escritor o escritora te gustaría llamar?

Comienzo a pensar en libros para el verano y la lista siempre se llena de clásicos pendientes o con ganas de releer.

Muchos de los lectores que conozco se van haciendo mayores y también muchas seguidoras de Biblioabrazo me preguntan sobre lecturas para sus hijos que ya no son tan niños. Esto me ha hecho poner la mirada en las páginas de muchos libros para lectores avanzados o juveniles que quieren seguir con libros apasionantes.

«El guardián entre el centeno» de J.D. Salinger es un clásico inolvidable y su protagonista, Holden Caulfield, formará parte de tu memoria emocional en cuanto lo conozcas.

Es un adolescente de diecisiete años, con muchas ganas de ser mayor, en un entorno social, escolar y familiar que no se adapta y se resiste a hacer lo que se espera de él.

Lo que te cuenta en el libro sucede en unos tres días muy locos por Nueva York: desde que decide marcharse del colegio (le han comunicado que le van a expulsar), hasta que llega a su casa familiar en un lamentable estado.

Es verdad que está en un momento vital difícil lleno de incertidumbres en el que todo se cuestiona, en el que muchas cosas se viven por primera vez generando desconciertos y no todos ni todo lo que te rodea es fácilmente comprensible. Pero sin duda el suicidio de uno de los chicos del colegio al que acosaron un grupo de compañeros, es un detonante impactante para querer huir de todo.

En estos días de bandazos por la ciudad, Caulfield te lo cuenta todo y se dirige a los lectores en un lenguaje muy peculiar que sin duda es uno de los sellos de identidad de esta obra: un lenguaje suelto, coloquial y con el que juega a que tú termines las frases, sin ideas empaquetadas y resueltas. Deja mucho aire al lector.

Nos habla de la familia, de la sexualidad, de los amigos, los profesores, la música y la literatura desde situaciones cotidianas y pequeños sucesos pero que trascienden porque hay un engranaje sutil e intenso que circula por todas las situaciones y sobre todo porque es muy sincero y auténtico. ¡Cuánto cuesta encontrar a personajes así!

Si algo me ha sorprendido de esta historia es la intimidad del personaje.

Una intimidad que te llega desde sus pensamientos. Todos. Desde los más absurdos y livianos, hasta los más existencialistas. Pensamientos que llegan cargados con una gran ironía, a veces con un humor sarcástico, otras cargados de ternura y también de desprecio.

Sí, me ha gustado conocer a Holden Caulfield.

A él le gustaba mucho ir al Museo desde pequeño. Le sorprendía que habiendo allí las mismas cosas de siempre, repetía una y otra vez las visitas. Y es que él era el diferente, el que cambiaba en cada encuentro. Sus experiencias vitales modificaban su mirada y hacían que en cada visita descubriera algo nuevo.

¿No os sucede lo mismo en las relecturas de algunos libros?

Lo que yo pienso (de todo). Jordi Sierra i Fabra

22 Nov

Resultado de imagen de lo que yo pienso de todo. Jordi sierra i fabra

Me dice esta semana la peluquera que no puedo ponerme las gafas mientras espero con el tinte en la cabeza. Corro el riesgo de que en esa parte del cabello no quede bien el color.

Me da un vuelco el corazón.

Para mí este tiempo de espera en este lugar es un tiempo deseado y premeditado para la lectura. Llevo en el bolso un tesoro que palpita tanto como el susto que acaba de darme la peluquera. Y lo ha dicho en serio.

Lo siento.

Si termino esta sesión de peluquería con dos rayas de otro color en los laterales de mi cabeza, las llevaré feliz y contaré a todos que ha sido por no perderme las Reflexiones inmorales de Javier Pinto Trapa.

Corro el riesgo y no lo dudo.

Me pongo las gafas y me zambullo en la última historia de Jordi Sierra i Fabra que es totalmente adictiva.

Seguir leyendo

A %d blogueros les gusta esto: