La mujer esqueleto. Ana Cristina Herreros y Daniel Tornero

5 Nov

Para todas aquellas mujeres que se dejan la piel en todo lo que hacen.

La primera vez que escuché La mujer esqueleto, fue de la voz de Ana Cristina Herreros, o Ana Griott.

Me encanta escuchar historias. Si tuviera que pedir un deseo, entre mis opciones estaría la de escuchar historias de la voz de Ana Cristina. He oido sus narraciones en varias ocasiones, y no me cansaría de ponerle atención mil veces más.

Sería difícil que el relato que traemos hoy  hubiese surgido en nuestra cultura. Este cuento fue recogido por Maurice Metayer y publicado en Espasa-Calpe en 1991; y desde la tradición oral de los esquimales inuits, que habitan las regiones árticas de América y Groenlandia, se cuela entre las páginas de nuestros libros y entre las voces de los narradores.

¿Es posible conmoverse con una historia donde la protagonista sea una mujer esqueleto?, ¿un cuento donde la Muerte viva una historia de amor?.

Sí. Una sala repleta de adultos se estremecieron de sentimientos.

mujer-esqueleto3

La mujer esqueleto

Ana Cristina Herreros

Ilustraciones de Daniel Tornero

Editorial Libros de las Malas Compañías, 2014

Es un relato intenso que nos habla de una mujer consentida que no supo elegir marido. Tras su fracaso y abandono, despojada de todo, hasta de su carne, busca compañía. Todos huyen de ella con miedo. ¿Alguien le dará su pálpito y su aliento?

Es una narración sorprendente. Con muchas lecturas y situaciones impensables: hombres que se convierten en osos polares, una mujer casada con dos hombres, danzas en la oscuridad y un esqueleto que vaga en el hielo.

Es una historia emocionante de principio a fin, donde el amor puede conquistar incluso a la Muerte. ¿O acaso es la Muerte quien libera de la vejez a un hombre sin miedo?

Hacía tiempo que no hablaba con nadie,

así que corrió hacia ellos.

Pero en cuanto los cazadores la vieron,

echaron a correr como si los persiguiera la Muerte.

La mujer esqueleto vio cómo se alejaban,

lágrimas cayeron de sus cuencas vacías.

mujer-esqueleto2

Las ilustraciones que Daniel Tornero ha hecho para esta publicación se presentan como collages. Utiliza papel milimetrado, texturas diferentes de papeles blancos y pintura.

Ha logrado aportar al contexto cierta ingenuidad que rebaja el tono siniestro que las historias de esqueletos y muerte suelen generar en nuestros oídos occidentales. Las composiciones conducen la historia con cierta suavidad  que en muchas ocasiones la historia no permite.

Libros de las Malas Compañías publica el libro dentro de la colección Libros crecederosLibros que se pueden leer a niñas y niños pequeños pero que tienen una doble lectura que se descubre cuando creces. Libros para gente mayor que sigue siendo niña.

Y a solas, leyendo La mujer esqueleto, vuelve a apretarse mi corazón. Tal vez porque sigo escuchando la voz de Ana Cristina.

También encontraremos este relato en Cuentos populares de la Madre Muerte, editado por Siruela en 2011.

Es un libro repleto de historias profundas, y me gusta mucho el prólogo tan poético que escribe Ana Cristrina Herreros sobre la cultura de la muerte. Una mirada poética y de conciliación que me encandila al leerlo, aunque reconozco que en la distancia con el texto, aún no he hecho las paces con la muerte.

Algunos párrafos:

“…Pero la muerte dejó de celebrarse porque comenzó a ser eso que había que ocultar, eso que no debía ni mencionarse. Y en ese afán por que no se viera, la gente olvidó su íntima relación con la vida. También la vejez dejó de ser esa edad de la dignidad, esa edad a la que se ha llegado después de tanta vida, de tanta sabiduría, y pasó a entenderse como una enfermedad mortal. Se perdió el respeto a la vida y el respeto a los viejos, y la vejez se convirtió en algo vergonzoso que hay que negar, que hay que esconder con cirugías, o apartarla de nuestra vida. Parece que fuera contagiosa.

Este miedo, esta ocultación, se produjo no hace mucho tiempo: sucedió cuando la gente cambió la vida sobre la tierra por la vida sobre el asfalto. La tierra nos enseñaba, a poco que la mirásemos, que todo cuanto nace muere, que la muerte es lo que se nutre la vida, que lo muerto da de comer a la semilla para que ésta pueda vivir. Perdimos esa Maestra y olvidamos cuánta vida hay en la muerte. El asfalto nada nos enseña de la vida porque en él nada germina, en él nada se entierra…

…Pero los cuentos nos rescatan de este olvido, porque los cuentos que todavía hoy se cuentan al calor de la lumbre o a la fresca en verano se forjaron en esos tiempos en los que el hombre y la mujer descubrieron que si uno entierra una semilla en la tierra crece una planta, que una vez cortada, una vez muerta, nos alimenta…”

Anuncios

4 comentarios to “La mujer esqueleto. Ana Cristina Herreros y Daniel Tornero”

  1. Ana Cristina Herreros noviembre 5, 2015 a 9:56 pm #

    Qué bonito miras, mi querida Ana Nebreda, y es que miras con el corazón…

    Me gusta

  2. Bibliolibre noviembre 6, 2015 a 12:48 pm #

    Y que bien escribe y qué generosa es compartiéndolo. Un abrazo

    Me gusta

  3. Estefanía Oliveras Quesnel noviembre 6, 2015 a 4:41 pm #

    Hola, me encanta recibir estos artículos, de echo es lo que más me gusta recibir en mi correo.
    Soy diseñadora e ilustradora, vivo en México donde la muerte tiene un día de celebración en noviembre precisamente, también es el mes en que yo cumplo años, por lo que siempre he guardado un gusto especial por esta celebración. Hace un tiempo quise realizar una ilustración hipotética para el mes de noviembre en un calendario y recordé precisamente el relato de La mujer esqueleto, que leí en “Mujeres que corren con lobos” de Pinkola Estés, por que es un relato sobre la muerte muy distinto a lo que se concibe en otros lugares, y yo no quería recurrir a las mismas imágenes tradicionales de siempre. Así que decidí basarme en este relato para realizar la ilustración, aunque con un estilo art nouveu que es mi favorito y un elemento agregado muy personal: un gato (me encantan los gatos). No puedo agregar aquí la ilustración, pero la enviaré por correo.
    Actualmente vivo en un rancho agroecológico alejado de muchas cosas. Significó mucho para mí lo que mencionaron sobre la necesidad de la muerte para la vida en la naturaleza, ojalá mas personas profundicen sobre esta reflexión.
    Muchas gracias por todas las maravillosas lecturas.

    Me gusta

  4. Antonia Pérez laza noviembre 9, 2015 a 6:44 pm #

    De nuevo los que somos docentes volvemos a tener en nuestro aula 24 caritas ávidas de historias y de imágenes de los hagan disfrutar, sentir emociones, tranportarse a otros lugares y mundos mágicos. Gracias por las sugerencias que nos hacéis llegar.Un saludo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: