Tag Archives: fantasía

No es una caja. Antoinette Portis

19 Nov

Resultado de imagen de ¡No es un acaja!

 

No es una caja

Antoinette Portis

Editorial Kalandraka, tercera edición 2017

En 2008 Kalandraka publicó por primera vez en nuestro país esta delicia de libro que acopia numerosos reconocimientos: Libro de Honor del Premio Theodor Seuss Geisel 2007, Programa Nacional de Lectura 2008 (SEP México), Los Mejores Libros para Niños y Jóvenes en 2009 del Banco del Libro en Venezuela, Programa Nati per Leggere 2012 en Italia, y Selección Ministerio de Educación 2015 en Argentina.

¿Qué maravilla guarda este libro para que no falte en ninguna biblioteca?

En él se encuentra la imaginación de un niño, quien ante una sencilla caja crea y revive múltiples situaciones.

Esta conjugación de sencillez y grandeza se encuentran en la forma y en el fondo de este libro.

Sigue leyendo

Anuncios

Eragon y la trilogía de “El Legado”.

5 Feb

Pierre, a quien le encanta leer y poco a poco va haciéndose con una interesante biblioteca personal, nos recomienda que leamos Eragon, el primer libro de la trilogía El Legado.

Se lo ha pasado bomba con la lectura, y aunque son libros con muchísimo texto, enseguida se sintió atrapado por la historia y las páginas pasaban una tras otra con mucha facilidad. Nos comenta que se lee y se entiende muy bien toda la trama. Es un mundo de fantasía apasionante.

La saga está escrita por Christopher Paolini y editada por Rocaeditorial.

Son tres libros: Eragon, Eldest y Brisingr.

La aventura transcurre en el reino legendario de Alagësia donde el protagonista, Eragon, un joven de 15 años, encuentra un día una gema que resulta ser un huevo de dragón. De él saldrá una hembra a la que bautizará con el nombre de Saphira y que le convertirá en un Jinete que deberá derrotar al rey Galbatorix.  

 

Acompañado de Brom, un antiguo Jinete que le entrenará para la lucha y la magia, por el camino se irá encontrando con otros humanos, elfos y enanos que lucharán de su lado intentando vencer a los oscuros enemigos reinados por un ser cuya maldad no tiene límites.

 

 

 

  

 

 

Sufrirá las dudas de la desconfianza, el esfuerzo de proseguir en el entrenamiento y el cumplimiento de las promesas que Eragon ha realizado.

Cuando el peligro ataca desde todos los flancos, se verá obligado a elegir. Una elección que podría acabar con un sacrificio inimaginable.
Eragon es la única esperanza de salvar Alagaësia de la tiranía.
 
 
 
 
 
 
¿Podrá el hijo de un granjero unir a las fuerzas rebeldes y vencer al Rey?

 Gracias Pierre por tu recomendación  😉

 

 

Rodari, maestro en la escuela.

5 Dic

Gianni Rodari, maestro.

Rodari comienza pronto a impartir clases en las escuelas de primera enseñanza. En los Preliminares de la Gramática de la fantasía, comenta :

“ Debía de ser un pésimo maestro, mal preparado en su tarea, y que tenía en la cabeza de todo, desde la lingüística europea hasta el marxismo (el señor Romussi, director de la Biblioteca Cívica de Varese, aunque el retrato del Duce estaba bien a la vista sobre su escritorio, me entregó siempre sin inmutarse los libros que solía pedirle, cualquiera que fuese su contenido); tenía de todo en la cabeza, salvo la escuela. 

Un poco por simpatía y otro por ganas de jugar, les contaba a los chicos historias sin la menor referencia a la realidad ni al sentido común, y las inventaba sirviéndome de las “técnicas” alentadas y a la vez escarnecidas por Breton”.

 

Muchos de los que hoy llevamos tiempo entregados a la escuela, seguramente nos sintamos reconocidos en situaciones semejantes.

 Los relatos a través de la prensa le acercan definitivamente al mundo infantil y se enriquece aún más en 1970 cuando retoma su tarea pedagógica con los escolares.

Contagia a los maestros el derecho de la imaginación en la escuela:

 

 

“ La necesidad de que la imaginación tenga su puesto en la enseñanza; para quien tiene fe en la creatividad infantil; para quien sabe qué virtud liberadora puede tener la palabra”.

 

Rodari anima una escuela activa en la que dejemos a los niños participar en la construcción de su mundo, como en los Cuentos para jugar:  cuentos abiertos que nacen de un programa de radio en el que los lectores tienen la opción de elegir entre diferentes finales. Cuentos llenos de sorpresas, con inicios inquietantes y planteamientos que nos desprenden de las rutinas.

…” En efecto, del cielo azul caía una lluvia de sombreros. No un sólo sombrero, que podía estar arrastrando el viento de un lado para otro. No sólo dos sombreros que podían haberse caído del alféizar. Eran cien, mil, diez mil sombreros los que descendían del cielo ondeando. Sombreros de hombre, sombreros de mujer, sombreros con pluma, sombreros con flores, gorras de jóquey, gorras de visera…” (Cuando en Milán llovieron sombreros).

También promueve el humor y la carcajada que tanto le gustaba. Dice:

“ En nuestras escuelas en general se ríe poco. La idea de que la educación de la mente es algo triste es una de las más difíciles de combatir”

Un humor que provoca sonrisas ante personajes o planteamientos que Rodari  estira hasta el absurdo y que sin embargo se acercan a la realidad, aprovechando esta circunstancia para lanzar una crítica social.

“Érase una vez, en Gavirate, una mujercita que pasaba todo el día contando los estornudos que hacía la gente, luego contaba los resultados a sus amigas y juntas hacían muchos comentarios.” ( La mujer que contaba los estornudos).

O una buena crítica a la falta de comunicación entre las personas, aunque sean vecinas:

“Poco a poco, a base de estar siempre callados y malhumorados, se olvidaron también de hablar. Y al final sucedió que los dueños de las casas se pusieron a ladrar como sus perros. Ellos quizá creían hablar, pero cuando abrían la boca se oía una especie de “bau” “bau” que ponía la piel de gallina. Y así, ladraban los perros, ladraban los hombres y las mujeres, ladraban los niños mientras jugaban, y las noventa y nueve casitas parecían noventa y nueve perreras.” (El país de los perros).

 

 

Risas que pueden ser comunes pues sus cuentos , como Cuentos por teléfono, son estupendos para leer en voz alta y un recordatorio de la importancia de narrar historias a los niños.

El padre protagonista de este libro, que por su trabajo no puede estar en casa, se compromete todas las noches a llamar por teléfono a su hija y contarle un cuento antes de dormir, del mismo modo que Sherezade lo hizo en Las mil y una noches.

 

Algunos de los Cuentos por teléfono están publicados individualmente en forma de álbumes ilustrados, como Uno y siete o Inventando números.

Sus libros de cuentos cortos se leen con otro ritmo y son muy acertados  para muchos lectores escolares que se vienen  abajo ante el grosor de un libro. Se leen a saltos incluso jugando con el dedo que recorre el índice del libro y elige un título por azar o por la sugerencia de la historia.

  

Los Cuentos escritos a máquina, que aparecieron semanalmente en el diario Paese Sera en 1972, están llenos de pequeñas y sugerentes tramas, generadoras de profundas ideas. 

 

Son historias contadas son sencillez pero intensas en su esencia y repletas de valores que en la escuela no deben faltar: confianza en uno mismo, cordialidad, generosidad, honradez, optimismo, compromiso…

 

 

“Conozco a un pequeño comerciante. No comercia con azúcar ni con café, no vende ni jabón ni ciruelas cocidas. Vende sólo el número treinta y tres.

Es una persona honradísima, vende género de primera y jamás roba al peso. No es de esos que dicen: “Ahí tiene su treinta y tres, señor”, y en cambio a lo mejor es sólo un treinta y uno o un veintinueve…

…Es un tendero honrado. En su pequeñez, es un pilar de la sociedad”. ( Uno para cada mes).

 

 Seguiremos contando más cosas de Rodari… que es inagotable.

 

Rodari y la fantasía.

22 Nov

“Para cambiar la sociedad se requieren personas creativas, que sepan usar la imaginación.”

Rodari se declara un asiduo de la fantasía apoyado en los Fragmentos de Novalis (1772-1801) que tan hermosos le parecían:

”Si tuviésemos una Fantástica, así como tenemos una Lógica, estaría descubierto el arte de inventar”.

En una de sus técnicas para contar historias, en Gramática de la fantasía, Rodari nos pregunta:

“La construcción de una adivinanza ¿es un ejercicio de lógica o de imaginación?”

 

 

Rodari considera que es indispensable el recurso de la imaginación para la formación de una mente abierta en todas las direcciones, incluso para mostrar la realidad escondida por las apariencias. La fantasía se nos presenta como un juego vital, es un ejercicio necesario para establecer una relación activa con lo real.

“La función creadora de la imaginación pertenece al hombre corriente, al científico, al técnico; es esencial para los descubrimientos científicos así como para el conocimiento de las obras de arte; y, por añadidura, condición necesaria para la vida cotidiana…”

La fantasía nos ayuda a liberar a los objetos, a las palabras y a las situaciones de sus circunstancias cotidianas, provocando que podamos acercarnos a ellas con otras miradas, despojándonos de lo establecido y volviendo a ellas con muchos más matices que al principio, provocando que queramos aceptarlas o cambiarlas.

 ¿No es acaso un ejercicio de anticonformismo?. Así lo explica Rodari en Ejercicios de Fantasía:

“Creatividad es sinónimo de pensamiento divergente, es decir, capaz de romper continuamente los esquemas de la experiencia. Es creativa una mente que siempre trabaja, siempre pregunta, y descubre problemas donde los demás encuentran respuestas satisfactorias; está a gusto en las situaciones en que otros sólo intuyen peligros; es capaz de juicios autónomos e independientes (también respecto al padre, al profesor y a la sociedad); rechaza las codificaciones y remanipula objetos y conceptos sin dejarse inhibir por el conformismo. Todas esas cualidades se manifiestan en el proceso creativo”

Aprender a pensar lleva en la maleta una buena dosis de fantasía y sirve en todas las situaciones de la vida. Atreverse a pensar sin prejuicios, sin condiciones, con la valentía de lograr una idea que nos convenza, aunque no sea lo que opinen los demás. Y esta actitud es constante en sus historias:

 

Un joven cangrejo pensó:

“ ¿Por qué todos los miembros de mi familia caminan hacia atrás? Quiero aprender a caminar hacia delante, como las ranas, y que se me caiga la cola si no lo consigo…” ( El joven cangrejo).

 

O en el cuento de El camino que no iba a ninguna parte, en el que el protagonista se atreve a explorar un camino que todos habían aceptado que no tenía destino:

“…Porque ciertos tesoros existen únicamente para quien recorre un camino nuevo por primera vez…”

 

O en Los negocios del señor Gato, que ante el fracaso de la venta de ratones en lata el protagonista concluye:

“- Amigos míos: borrón y cuenta nueva. El negocio de los ratones en lata no cuaja. Quizá el proyecto es demasiado avanzado para la época. Las ideas geniales no siempre son comprendidas y apreciadas inmediatamente. También Galileo Galilei sufrió no pocas persecuciones cuando dijo que la Tierra giraba alrededor del Sol. Y por no hablar de Cristóbal Colón, al que nadie quería dar las tres carabelas cuando intentaba descubrir América. A mí me juzgará la posteridad.”

 

A %d blogueros les gusta esto: