Historia portátil de la literatura infantil y juvenil. Ana Garralón

8 Oct

La intención de este ensayo es ofrecer a los lectores una ordenación histórica y cronológica de los principales acontecimientos referidos al devenir de la literatura infantil y juvenil desde sus inicios hasta finales del siglo XX.

No se trata de un trabajo exhaustivo ni erudito ya que únicamente he pretendido reunir datos e informaciones que en la actualidad se encuentran dispersos o resultan de difícil acceso, darles una unidad y proponer una alternativa asequible para quellos que deseen hacer una primera aproximación a este ámbito de la literatura.

Ana Garralón

 

Historia de la literatura portátil de la literatura infantil y juvenil

Ana Garralón

Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2017

Hace tiempo que leí este ensayo de Ana Garralón, publicado afortunadamente de nuevo este año, y con el que estoy disfrutando aún más con la relectura.

Tal vez no sea demasiado complicado colocar cronológicamente en el tiempo las obras y sus autores, pero sí lo es interpretar, analizar y dar luz en conjunto a las ideas, las influencias, las corrientes pedagógicas de cada época (que no coinciden siempre en el tiempo en todos los lugares), y las publicaciones infantiles y juveniles que sin duda son un reflejo cultural de cada sociedad.

Ana Garralón hace este análisis desde los primeros relatos para niños de la tradición oral, hasta las publicaciones de finales del siglo XX, donde la sociedad, la familia, la escuela y el mundo editorial viven un contexto muy cambiante.

La autora aporta claridad con sus explicaciones sobre los motivos que propugnaron en la historia las diferentes visiones y perspectivas sociales sobre la infancia, y las inevitables consecuencias que esto supuso en las ediciones infantiles. No falta una jugosa exposición de escritores, investigadores y publicaciones de las que no pararás de tomar notas.

Cada lector tomará cuenta de las lecturas que le faltan por leer o las que sienta el deseo de volver a hacerlo. Seguro que recolocas algún autor o libro que se te había escapado por un siglo que no era el suyo, o descubrirás las razones por las que algunos autores se siguen leyendo aunque hayan pasado décadas desde su muerte, y comprobarás cómo va evolucionando la consideración hacia la infancia y la aplicación de modelos educativos que van desde el estricto moralismo de unos, hasta el abierto espíritu liberador de otros.

Cada capítulo finaliza con un Cajón de libros repleto de referencias lectoras.

Para mí, que soy muy de memoria visual y más en estas cadenas históricas de información, me hubiesen ayudado algunos trazos de dibujos de los personajes, escritores o escenarios de las diferentes éspocas, e incluso dibujos que hagan un mapa conceptual o esquemático de lo que la autora va contando. Que por cierto, en un tono y lenguaje muy amable para el entendimiento, sin academicismos  ni virtuosismos ilustrados que suelen confundir más que iluminar.

Hay además una jugosa colección de anécdotas y curiosidades sobre los autores y el proceso de producción de sus obras muy entretenidas y peculiares que se anclan en la memoria del lector.

He terminado con el libro lleno de notas, papelillos de colores, líneas subrayadas y hojas de cuaderno escritas.

Un libro imprescindible para quienes leen a los niños en las escuelas y para quienes hablamos o escribimos de literatura infantil.

Un estudio minucioso, original y exquisito, necesario referente en el conocimiento de la Literatura Infantil y Juvenil.

Esta es la cubierta de la primera publicación del libro en 2001, por la Editorial Anaya.

Resultado de imagen de Historia de la literatura portátil de la literatura infantil y juvenil

Me encantan en el libro las citas que la autora ha elegido para introducir cada apartado y en las que se refleja que ha puesto especial interés en que haya referencias de un lado y otro del Océano. Anoto algunas.

Bien y lealmente deben los maestros mostrar sus saberes a los escolares leyéndoles libros. Alfonso X el Sabio. Las siete partidas, siglo XIII

¿En qué niño, en qué hombre, incluso en los de hoy en día, no se oculta un poco de Robinson? B. Hürlimann.

Sus ojos eran pequeños, vivos, inquietos, de mirada aguda, y no cesaban de moverse y mirar en todas las direcciones mientras hablaba. J.F. Cooper. El último mohicano, 1826.

-Hágame de esto una verdadera novela. Introduzca episodios dramáticos, dele unidad, y le firmaré el contrato. ¿Sabe usted, joven, que tiene talento?. El editor Hetzel a Verne ante su primer manuscrito.

Donde hay un camino para entrar también hay un camino para salir. C. Collodi. Pinocho, 1883.

Toda aquella buena acción/ que enseña la educación/ producía en estos tunantes/ solo risas hilarantes. W. Busch. Max y Moritz, 1865

Y la niña atravesó el umbral de la puerta y la cerró tras de sí, y se quedó mirando a su alrededor, jadeante de emoción, de asombro y de regocijo. Y es que estaba dentro del jardín secreto. F.H. Burnett, El jardín secreto, 1911.

De la pobrecita vieja del bosque hay que ir prescindidendo. Antoniorrobles. 26 cuentos infantiles en orden alfabético, 1930

Yo no fui tan feliz como Pippi, pues mi vida de repente se detuvo. Y crecí. Astrid Lindgrend.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: