Pinocho. Carlo Collodi y Roberto Innocenti.

18 Sep

Cuando comienza el cole y pensamos en una historia de las de siempre, Pinocho aparece como protagonista.

Y si además te gusta tener a los clásicos en buenas ediciones, la editorial  Kalandraka ha mimado esta edición, que es todo un tesoro.

Carlo Collodi, italiano cuyo verdadero nombre era Carlo Lorenzini, publicó en 1881 por entregas para una revista de cuentos infantiles Las Aventuras de Pinocho, que es considerada hoy como una obra clásica de la literatura infantil.

Todos tenemos referencias de esta inolvidable historia y os animamos a leerla porque realmente es muy entretenida, divertida, conmovedora y con muchos mensajes que no han perdido interés para niños y mayores, a pesar de los más de 100 años que nos separan.

Esta edición se hace muy especial porque el ilustrador es Roberto Innocenti, uno de los grandes grandísimos, también italiano y ganador del premio Hans Christian Andersen en 2008.

Poder contar con los ojos y la mano de Innocenti en cualquier historia, es hacerla crecer aún más.

Sus ilustraciones están repletas de asombrosos detalles fruto de un serio trabajo de documentación histórica, de manera que podremos apreciar el ambiente, la cultura, objetos y personajes de la época en que se ideó la narración.

Roberto Innocenti nos permite disfrutar de las callejuelas y viejos edificios, de los atuendos y actividades de las personas, con la habilidad de colocarte como espectador desde diferentes ópticas: un picado, un contrapicado, un primer plano, una panorámica…

Había una vez…

“Un rey”, dirán enseguida mis pequeños lectores.

Pues no, niños; estáis equivocados. Había una vez un trozo de madera que no tenía ningún valor. Era sólo un trozo de leña, de los que echan en las estufas…

… Apareció en el taller de maese Antonio, conocido como maese Cereza, por su nariz colorada. Al desbastarla con su hacha, la madera habló: “No me pegues muy fuerte “.

Así comienza esta potente historia de un trozo de leña, que en manos de un carpintero, Gepetto, al que llamaban Panocha por su peluca amarilla como el maíz, convirtió en un muñeco de madera y que corrió la aventura de transformarse en un niño de verdad.

Desde el inicio, Collodi narra las aventuras dirigiéndose personalmente al lector, o lectores, porque no quiere que perdamos la atención sobre lo que le ocurrió a Pinocho, no sólo para hacernos palpitar en sus vivencias, también porque su experiencia supondrá para todos una lección de vida.

Pinocho es un muñeco de madera insolente y sin educar. Tiene poca voluntad y se arrepiente constantemente de lo que hace. No será fácil el camino de la educación; nunca lo ha sido.

Cuando siente el cariño de Geppetto, se llena de promesas: portarse mejor, ir a la escuela, aprender un oficio o ayudar a su padre… pero !son tan difíciles de cumplir!, ¿cómo resistirse a las tentaciones que le rodean?

Pinocho tampoco comprende a los adultos que en muchas ocasiones son hostiles con él:

Los niños tenemos muy mala suerte. Todo el mundo nos riñe, todo el mundo nos regaña, todo el mundo nos da consejos. Todos hablan como si fueran nuestro padre o nuestra madre…


Tiene Pinocho mucha dosis de ingenuidad e inocencia que le harán confiar en cualquier estafador que se acerque a él. De modo que en estas situaciones, Collodi hace una mezcla perfecta entre el humor y el drama, acercándose con habilidad a la realidad de la vida.

Cuando Zorro y Gato quieren apoderarse de las monedas de oro que Pinocho tiene, le comentan que:

En el País de los tontos hay un lugar: el Campo de los Milagros. Allí escarbas un hoyo pequeño y pones dentro las monedas. Lo riegas, echas una pizca de sal y al día siguiente ha crecido un árbol lleno de monedas.

¿Y qué pensáis que hizo el muñeco de madera? Pues sembró sus monedas de oro, con tristes consecuencias.



Si hay un mentiroso famoso en el mundo mundial, éste es Pinocho. Llegó a mentir tanto, que la nariz le crecía muchísimo, de modo que no podía girarse hacia ningún lado en una habitación, porque la nariz le llegaba al extremo de la pared.

Las mentiras se descubren enseguida, pues sólo las hay de dos tipos: las que tienen las piernas muy cortas y las que tienen las narices muy largas.

En el intenso viaje de Pinocho, un viaje por muchos lugares y un viaje de crecimiento personal, las aventuras y desventuras se suceden sin respiro y le acompañarán variopintos personajes, con los que aprenderá a base de sustos, de llantos o de cariños, la complejidad de las relaciones con los demás.

Conoceremos a un enorme Titiritero cubierto de pelo con un buen corazón, a un Grillo parlante, a un malvado Gato y una perversa Zorra, al Hada de los cabellos azules, a Mecha en el País de los juguetes donde son vacaciones todo el año, las fauces de un Tiburón gigante…

Y también viviremos las transformaciones del muñeco que marcarán etapas de su vida. LLega a convertirse en el perro guardián de un campesino, en un burro con enormes orejas y largo rabo al que solo le salen fuertes rebuznos, en un escolar aplicado hasta que aparecen las malas compañías…

Hay una clara intención educativa en todas sus aventuras, que salpicadas de exageraciones, humor y desdichas sin edulcorar, nos recuerdan las palabras del Grillo parlante:

! Ay de los niños que se rebelan contra sus padres y se escapan de casa! Nunca llegarán a nada en la vida y tarde o temprano se arrepentirán amargamente!.

Es Geppeto quien moldea el leño parlante y asume su paternidad. Es muy muy pobre y siempre está dispuesto a darlo todo por su hijo. Me encanta este párrafo lleno de ternura:

Geppetto que era pobre y no tenía un céntimo en su bolsillo, le hizo a la marioneta un trajecito de papel de flores, un par de zapatos de corteza de árbol y un sombrero de miga de pan.

Y también este otro, lleno de humor, cuando le pregunta el titiritero a Pinocho sobre la profesión de su padre:

¿Cuál es el oficio de tu padre?

Es pobre, gana lo necesario para no tener nunca un céntimo en el bolsillo.

Geppetto está empeñado en conseguir que su hijo sea una persona buena y con voluntad y saldrá en su busca durante largo tiempo hasta que en un naufragio, cae en el abismo de la boca del tiburón gigante (¿pensabas que era una ballena?).

En su barriga estuvo viviendo durante dos años, hasta que Pinocho le rescató.

Una mañana todo cambió y Pinocho se convirtió en un niño de verdad.

Fué un largo y duro aprendizaje para un muñeco que tuvo que aprender a vivir desde el corazón de los demás.

Cuando los niños que han sido malos se vuelven buenos, tienen la virtud de hacer felices a sus familias.

Para saber más:

Roberto Innocenti en Imaginaria .

Las aventuras de Pinocho en Cuatrogatos .

Roberto Innocenti en Biblioabrazo desde aquí y aquí .

Anuncios

9 comentarios to “Pinocho. Carlo Collodi y Roberto Innocenti.”

  1. Inma septiembre 18, 2011 a 2:39 pm #

    Las ilustraciones son preciosas…¡gracias por compartir esta maravilla! Besos.

    Me gusta

  2. Pep Bruno septiembre 23, 2011 a 10:05 am #

    Leímos en casa esta edición maravillosa que, si no recuerdo mal, fue el libro nº100 que publicó Kalandraka. La traducción me pareció estupenda y, recuerdo haber hablado con Chema Heras (autor de Cuando a Matías le entraron ganas de hacer pis la noche de reyes y traductor) del trabajo duro y placentero que supuso.
    El libro es un clásico, el texto de Collodi y las ilustraciones de Innocenti, y la edición de Kalandraka también lo es.
    Igualmente es uno de los textos más desconocidos y manoseados por la factoría Disney y siempre es maravilloso que se recomiende (una y otra vez) leerlo.
    Gracias por tu maravillosa entrada y por alumbrarnos siempre con tu blog.
    Un abrazo
    Pep

    Me gusta

    • Ana Nebreda. Biblioabrazo septiembre 23, 2011 a 2:29 pm #

      Voy comprando los clásicos en ediciones especiales, y ésta es la que tengo de Pinocho. Es preciosa. Cuántas lecturas maravillosas se pierden los adultos, pensando que el destino de esta literatura sólo es para niños.
      Gracias, Pep 😉

      Me gusta

  3. María Jesús Pulido octubre 9, 2011 a 10:22 am #

    Lo he comprado. Una “joyica”. Gracias Ana

    Me gusta

  4. yesid piedrahita diciembre 9, 2014 a 7:05 pm #

    Donde puedo conseguir esta edicion de este libro en medellin, Colombia. Muchas gracias.

    Me gusta

    • Ana Nebreda diciembre 11, 2014 a 12:03 pm #

      Busca en Internet a través de Iberlibro, Amazon o Casa del Libro.

      Un cordial saludo
      Ana Nebreda

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: